Ya se cierran contratos para proveer energía eólica y solar


Los privados se quieren adelantar al Estado en el terreno de las renovables, y ya están cerrando contratos de venta de energía tanto eólica como fotovoltaica a 90 dólares el kw, un precio que está muy por debajo de lo que Argentina venía pagando por este tipo de generación. Y esto es así, entre otras cosas, por la existencia de un mercado cautivo de 8100 empresas, el 70 por ciento de ellas pymes, que para fin del año que viene tienen que comprar el 8 por ciento de la energía que utilizan de fuentes limpias.

“Hay efervescencia en el sector”, confesó Juan Bosch de SAESA, una compañía que se encarga de negociar los contratos de energía (conocidos en la jerga como PPA o “Cover”) entre grandes consumidores y los desarrolladores de los parques eólicos y solares. Hay capitales nacionales y extranjeros involucrados en estos proyectos, que estarán diseminados en Bahía Blanca, Trelew, Rawson (viento) y San Juan, Catamarca y Salta (solar), y que ya cuentan con la habilitación ambiental.

Sólo para toda la demanda privada, deberán generarse 1000 MW de forma limpia en menos de dos años, lo que equivale a todo lo que el gobierno acaba de licitar a través del plan RenovAr. Pero esa electricidad será comprada por Cammesa para abastecer a toda la demanda, exceptuando a los grandes consumidores.

Según la ley 27.191, aprobada en los últimos días del kirchnerismo, quienes consuman por encima de 300 kw deberán comprar energía limpia en el mercado o generarla ellos mismos. El ministerio de Economía, entonces conducido por Axel Kicillof, había determinado 113 dólares el kw como precio máximo, lo que estaba muy por encima de lo que estaban pagando los países vecinos. Pero, según Bosch, ya se están cerrando tratos por 90 dólares, un precio que seguirá a la baja.

El Estado apuesta a pagar mucho menos que eso por la generación eólica y solar, pero como en el paquete de RenovAr se contemplan también proyectos de biomasa e hidráulicos de pequeña escala, el precio promedio terminará rondando más o menos los 90 dólares, estima Bosch. Pero, para saberlo, habrá que esperar a la adjudicación de los parques, que se concretará recién en agosto.

Bosch dijo que la ley tomó por sorpresa al sector privado, pero que esa visión fue “evolucionando” y ahora hay entusiasmo. “Tienen la oportunidad de elegir la fuente de energía, el precio y el plazo. Es algo enorme. Van a terminar ahorrando”. Como se necesita tiempo para estructurar un plan de autogeneración, muchos están firmando contratos ahora para poder estar en regla para fines del 2017. Sin embargo, hay empresas que ya están pensando en tener su propia energía. Dow y Aluar ya anunciaron planes en ese sentido. Pero en la fila también hay compañías aceiteras, de bebidas, supermercadistas, inmobiliarias y cementeras, entre otras.

Entre los que están trabajando en la apuesta de la autogeneración figura Goodenergy, una pyme de La Plata que en cinco años, cuando el mercado era prácticamente inexistente, logró construir una red de 42 proveedores de insumos solares en el interior del país. Ahora, indica Pablo de Benedictis, uno de sus socios fundadores, están haciendo paquetes técnicos y de financiación para que las empresas puedan pensar en tener su propia energía in situ.

Según de Benedictis, las renovables ya están empezando a dar trabajo de manera directa e indirecta, ya que para el armado de los proyectos se necesitan no sólo electricistas, sino también albañiles, vendedores y hasta plomeros. Su propia empresa, ya está contratando gente para ampliar su negocio.

“La ley es una oportunidad para presentar proyectos y hacerlos en red”, indicó de Benedictis. La norma establece que la matriz limpia de la Argentina deberá ampliarse al 20 por ciento para 2025.

Clarín

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com