El dólar se encarece a medida que baja la tasa


Con el efecto del Brexit menguando y el Central bajando tasas, el dólar se convierte en el centro de atención. Dicen que la inflación se reduce.

La semana pasada se vivió un despertar del dólar durante el jueves que fue seguido de una fuerte apreciación de la moneda norteamericana tras las elecciones de Gran Bretaña por la salida de la Comunidad Europea. El dólar y el oro subieron fuertemente de precio tanto el viernes como el lunes. Por el contrario, el resto de la semana, tras una recomposición de los mercados por la sobreexageración inicial del Brexit, el dólar volvió a ubicarse en torno a los $15 en el mercado mayorista de cambios.

La brusca volatilidad del dólar tuvo un impacto directo en el mercado de bonos, con un fuerte volumen de compra en los días de suba y otro similar de venta para los días de baja del dólar. Naturalmente, los costos de cobertura frente a movimientos del tipo de cambio aumentaron en los días de suba y se flexibilizaron en los días de baja.

El Banco Central, por su parte, no se inmutó demasiado por los vaivenes del tipo de cambio y continuó con su ritmo descendente de la tasa de interés de las Lebac que licita todos los martes. El descenso continuó derivando liquidez de las letras al resto de los instrumentos en pesos y en particular se vieron con una fuerte demanda los bonos ajustables por CER.

El PR13 constituye una buena alternativa de inversión conservadora para obtener una renta real mensual, mientras que los bonos más largos como el DICP y PARP son una opción para el inversor con mayor apetito de riesgo apostando a la reducción del nivel real que pagan estos bonos.

Por el lado de los bonos en dólares, el Gobierno nacional sorprendió con una licitación fugaz buscando colocar dos nuevos títulos a 12 años y 20 años con legislación Nueva York y rendimientos de alrededor del 6,75% y 7,25% anual.

Desgraciadamente para los inversores minoristas, el Gobierno volvió a repetir el uso de un mínimo de láminas de 150.000, con lo cual la inversión mínima de estos papeles estará rondando los 150.000 dólares. Tanto el Gobierno Nacional como la Provincia de Buenos Aires vienen realizando colocaciones con esta metodología, especialmente pedida por los inversores externos para evitar la cotización minorista de papeles. En la bolsa se espera estén circulando para la semana que viene o la siguiente a más tardar.

La fuerte volatilidad del dólar encareció los instrumentos dollar-linked, y bonos provinciales como el NDG21 o los mendocinos PMD18 y PMO18 tienen poco atractivo para ofrecer al haber emparejado su rendimiento respecto de los soberanos en dólares. Los inversores más conservadores pueden salir de estos títulos e invertir en bonos un poco más largos pero de similar rendimiento, como el AO20 y AY24, o bien asumir un riesgo mayor apostando al PARY y PARA que aún mantienen un importante potencial de apreciación a medida que la economía argentina va normalizando sus cuentas.

 

Clarín

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com