Minería: llega la hora de la discusión


Por Esteban Gallo. En las últimas semanas se ha instalado otra vez en la opinión pública, el debate sobre el desarrollo minero en Chubut. Particularmente, los representantes de la empresa Pan American Silver han brindado profusa difusión sobre las características del proyecto Navidad que intentan desarrollar en la Meseta Chubutense. Consiste en la extracción de plata, cobre y plomo en una zona ubicada entre Gan Gan y Gastre, con una producción de minerales estimada en 95 mil toneladas.

No hay en el mundo un yacimiento de plata no desarrollado como el que ofrece el suelo de nuestra Meseta.

Estamos hablando de una inversión de mil setecientos millones de dólares que convertiría a la Argentina en el quinto productor de plata del mundo.

La iniciativa no produciría un impacto tan fuerte en la sociedad si no estuviera ligado al gran desafío que hoy afrontan nuestros gobernantes ; combatir el desempleo y modificar la matriz productiva de una región, que ya no puede sostenerse únicamente con lo que produce el petróleo.

Los datos son contundentes. En la primera etapa, el Proyecto Navidad generaría 4.250 puestos de trabajo directos e indirectos y en la etapa de operación llegaría a 2.350.

Del total, un 80% sería cubierto con trabajadores de la provincia de Chubut, lo que implica un 3,8% del total de los puestos de trabajo registrados públicos y privados en la provincia.

En la segunda etapa se proyecta crear un adicional de 400 empleos para la etapa de construcción y 200 más para la etapa de operación. Esto implicará la creación de 2.100 puestos de trabajo indirectos, con lo cual totalizan 2.700 empleos directos e indirectos para esa fase del proyecto.

Cuando hablamos de empleos indirectos, nos referimos al impulso que el plan producirá en los cientos de proveedores que se verían beneficiados con el desarrollo minero en la Meseta. Los empresarios, industriales y representantes pymes no se enamoran de ilusiones ópticas o espejitos de colores, perciben de manera taxativa que el desarrollo minero ofrece una oportunidad real y enorme para reformular sus actividades y hacer frente a una crisis que los tiene en terapia intensiva.

Hay más datos interesantes. El Proyecto Navidad incrementará las exportaciones de la provincia en un 15 por ciento, derramará anualmente 140 millones de dólares en mano de obra y servicios, es decir, 3 mil millones de dólares en 20 años. Además, establecerá un fondo para el desarrollo de las localidades de la Meseta que contempla el 1.5 por ciento de las ganancias que genere el emprendimiento.

Hay un 3 por ciento de regalías para la provincia más el porcentaje de impuestos coparticipables que distribuye el gobierno nacional.

Y algo que tiene una importancia mayúscula. El proyecto Navidad puede ser la punta del iceberg para la actividad productiva en la Meseta, que además de plata y plomo, también cuenta con un depósito de uranio para desarrollar.

Hay dos aspectos que preocupan a los chubutenses: cianuro y agua.

La polémica del cianuro se termina muy rápido, porque se ha explicado hasta el cansancio que el proyecto no contempla su utilización, no se necesita este producto químico para extraer plata, plomo y cobre, no se utilizará cianuro en el Proyecto Navidad.

Con respecto al agua, el ingeniero Horacio Gabriel, de Pan American Silver, aseguró la semana pasada en nuestro programa que tampoco se utilizará agua dulce sino agua subterránea para la producción. Añadió que se utilizarán 100 litros por segundo, lo mismo que utiliza una chacra de 100 hectáreas pero con una generación de empleo 500 veces superior.

Ninguna de estas definiciones han sido rebatidas con argumentos científicos y las críticas parecen estar más ligadas a posicionamientos dogmáticos que a otra cosa.

Por supuesto que el impacto del desarrollo minero debe ser analizado y todos los posicionamientos deben ser escuchados, es lógico que no todos piensen igual. Pero la discusión debe plantearse en términos técnicos y racionales, porque en cuestiones de semejante trascendencia para la provincia no pueden primar ni el fanatismo ni la intolerancia.

Detalles

El desarrollo de la minería en Santa Cruz llegó de la mano de Néstor Kirchner y los resultados positivos están a la vista. El gran impulsor de la minería en el país es el presidente Mauricio Macri pero lo mismo ocurriría si Daniel Scioli hubiese ganado las elecciones porque durante la campaña electoral se posicionó como un dirigente pro minero. Es decir, dirigentes políticos ubicados en las antípodas del pensamiento, han coincidido en la importancia de avanzar con la producción de la minería a gran escala.

Algunas voces sugieren que en la provincia no se puede habilitar el desarrollo minero porque no hay forma de controlarlo. Que esta sea la excusa para desactivar un proyecto de semejante envergadura es inaceptable y por lo menos, debería darnos un poquito de vergüenza. ¿Con qué eficiencia se supervisa entonces la actividad del aluminio en Puerto Madryn o la industria petrolera en Comodoro Rivadavia?

Una provincia que funciona responsablemente debe contar con recursos humanos capacitados y honestos para hacer lo controles que sean necesarios.

Factible

La factibilidad técnica y económica del Proyecto Navidad ya fue presentada a las autoridades provinciales. El debate sobre el desarrollo minero no debe plantearse solamente en los medios de prensa.

Es hora de que la discusión forme parte de la agenda de los grandes temas y de que se instale definitivamente en todos los frentes con una firme presencia del Estado provincial pero también de los intendentes, los empresarios, los sindicatos, las ONG, los pobladores de la Meseta y la sociedad en su conjunto.

Ningún sector puede quedar al margen de una cuestión que es trascendente para el futuro de todos los chubutenses.

 

Diario Jornada

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com