Un borrador de la minería mendocina


En la primera jornada del Espacio de Diálogo, convocado por el Gobierno de Mendoza, los participantes aportaron más de cien aspectos para trabajar en seis espacios que son Agua, Económico, Ambiente, Social, Legal, y Transparencia y Control. Propusieron temas que se convertirán, hasta ahora, en trece espacios más.

La película  “El Camino del Agua” que relata el origen, paso a paso, de la Ley 7722 propiciada por asambleístas, cerró el primer bloque del Espacio de Diálogo que se hizo en la Provincia de Mendoza. Y un video donde cientos de mendocinos dicen “Sí a la Minería, sí al trabajo” se mostró al final, cuando concluyó el encuentro que busca abrir el diálogo entre quienes están a favor de la industria minera y quienes no, con la finalidad de diseñar una agenda de contenidos respecto a qué minería quieren los mendocinos.

Esto sucedió en una sala donde, al mismo tiempo, concurrían actores sociales promineros y miembros de organizaciones que rechazan la minería metalífera a cielo abierto. Nadie sabe a ciencia cierta si esta iniciativa, encarada por el gobernador Alfredo Cornejo (UCR-PRO), llegará a buen puerto. Lo cierto es que nunca antes se los vio compartir un espacio de mutuo respeto durante un tiempo tan prolongado. Al menos, no que recuerde esta cronista.

“Espacio de Diálogo. Política de Estado para una Minería Sustentable” es el nombre de esta especie de taller donde “no decidimos, ni buscamos consenso o negociación. No se le pedirá que cambie de opinión, sino que explique la suya en un formato que la haga comparable a la de los demás”, decía en las consignas que recibieron los participantes anexado al formulario de inscripción donde dejaron constancia si van por cuenta propia o representando a una organización -con autorización de ésta-, en cuál espacio participará y si lo hará como expositor (presenta públicamente sus posiciones y proyectos) u oyente (puede escuchar y preguntar). Igual, puede estar en más de un espacio y con cualquiera de estos roles.

Nadie podía ignorar las quince reglas estipuladas por escrito y que se resumían en cuatro conceptos: transparencia, respeto, buena fe e integridad. Todos los participantes debían mantener respeto verbal y gestual porque, de lo contrario, “cualquier comportamiento agresivo” sería motivo de su retiro inmediato de la sala.

Marita Abraham, experta en procesos de diálogo y facilitación, lidera el equipo del Espacio de Diálogo y tiene en sus manos la misión de terminar el 2016 con un modelo listo de qué minería y cómo podría desarrollarse en la provincia cuyana. Lo que surgió en esta jornada fue un primer borrador, un bosquejo, que será depurado, alimentado y abordado puntillosamente hasta convertirse en el trabajo final que llegará al escritorio de Cornejo.

La coach del optimismo se paró frente al público y explicó lo más esperado de la jornada: de qué manera los asistentes iban a ser los protagonistas. Dos paredes de la sala tenían láminas pegadas, de un lado había seis con el nombre de cada espacio (Agua, Económico, Ambiente, Social, Legal, y Transparencia y Control) y, en otro muro, seis más en blanco para agregar los espacios sugeridos.

Poca teoría y más pragmatismo. Esa era la idea. Por ello, Abraham solo explicó que la metodología a utilizar se llama Metaplan y es una herramienta de diálogo participativo para que muchos participen en poco tiempo. Claro que antes de comenzar con la dinámica, aparecieron las preguntas y observaciones del público.

Un vecino autoconvocado del distrito Uspallata propuso que le cambien el nombre al Espacio, porque tal como está planteado “da por hecho que queremos minería a cielo abierto. Tendría que ser Foro para un Desarrollo Sustentable y no para una minería sustentable”. Esta apreciación fue vista con buenos ojos por los organizadores y dijeron que iban a modificarlo. Sin embargo, aclararon: “No se habla de buscar una minería a cielo abierto. La minería es un vector de crecimiento que se está analizando en Mendoza. Es un método práctico y de buena fe. Bajemos la guardia”, indicó Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, que no se perdió ni un minuto la jornada.

 

Es que, también hubo quejas por ciertos ítems del formulario que tenían que completar y los asambleístas pidieron que, para hacer un espacio más abierto a la discusión, invitaran a más organizaciones afines. Además, quieren que el Estado colabore con el traslado de quienes viven lejos de la ciudad y se quedaron sin asistir.

Las disertaciones previas se habían extendido más de lo programado y había que ajustar el tiempo. Cada mesa, integrada por dos o más personas, tuvo veinte minutos para escribir con un fibrón negro qué temas quería ingresar en la agenda. Un grupo de universitarios actuó de facilitador mesa por mesa y retiró los papeles que precisaban temas específicos o genéricos para agregar a los espacios en los cuales participará cada uno; como también aquellas hojas que contenían nuevos espacios propuestos.

Luego, las láminas iban siendo llenadas con los temas que correspondían a cada uno de los seis espacios. En total, fueron 136 los puntos escritos por los asistentes y el espacio que tuvo más fue Legal (34), le siguió Económico (26), después Ambiente, Social, Transparencia y Control (21 cada uno) y, al final, Agua (13). Es importante mencionar que de este total, algunos temas se repiten en varios espacios, ya sea redactados de la misma manera como es el caso de la Planificación Temprana del Cierre de Mina, o escritos de forma distinta pero que aluden a lo mismo. Seguramente, cuando el equipo procese toda la información unificará los temas que coincidan.

Hay que aclarar que aún pueden agregarse temas porque la gente que quiera asistir al taller tiene un plazo de quince días para inscribirse (a contar desde el 29 de junio), y hay tiempo de anotarse en los espacios durante diez días más a partir de la misma fecha.

Una vez que cada integrante de las mesas aportó sus temas y quedaron pegados en las láminas, Marita Abraham los leyó uno por uno (Ver “Los Espacios”) y algunos llamaron la atención como, por ejemplo, la relación de la minería con la pérdida de valores, prostitución, drogas y hasta trata de personas. Claramente, el desconocimiento de la industria quedó reflejado en un planteo ligado a la licencia social porque hacía alusión a los “trámites para obtenerla, quién la otorga y cómo”.

De todas maneras, la impresión es que casi no quedó ningún tema afuera de este borrador que será el punto de partida de una futura agenda. El compre local, ampliar la matriz productiva tal cual lo hizo Chile conviviendo minería y agroindustria, Ley de Regalías Mineras, minería en la currícula escolar, accesibilidad de información sobre estudios de impacto ambiental y contingencias, y participación ciudadana, fueron unos de los tantos temas que los mendocinos quieren aclarar ante una posible política minera.

En cuanto a la Ley 7722, aparece el planteo de derogarla o extender su aplicación a otras actividades productivas, también se postula reglamentarla y, por otro lado, hacer una zonificación en los departamentos de la provincia en función de la normativa.

“El caso Jáchal”, así fue mencionado el derrame de cianuro en la mina Veladero, operada por Barrick Gold en la provincia de San Juan. El tema más repetido fue el Planeamiento temprano del cierre de mina: aparece siete veces en cinco de los espacios. La explotación de uranio fue mencionada explícitamente (también puede abordarse en temas como pasivos ambientales, etc.) haciendo referencia a Sierra Pintada y también pidiendo que se exceptúe de la Ley 7722 para poder producirlo.

Los espacios sugeridos que se agregarán a los seis originales fueron trece y, entre ellos, está el procesamiento de minerales, la investigación de nuevas tecnologías en separación y remediación, comunicación, infraestructura, energía y logística.

 

QUÉ SIGUE

El esquema de trabajo del Espacio de Diálogo contemplaba originalmente dos grandes jornadas, siendo la segunda donde se presentarán las opiniones y posiciones respecto a la minería en Mendoza.

Pero, a pedido de los participantes, sobre la marcha decidieron agregar un encuentro más, a mitad del proceso, para que entre todos se puedan evaluar los avances.

Es que, como estaba programado, los participantes iban a reunirse de nuevo para una presentación y conocerse, y una vez más al finalizar. El 15 de julio se abren las mesas de reuniones y cada espacio tendrá tres, pero serán por grupos separados.

Todos presentarán sus posiciones de la misma manera y con el mismo tiempo de exposición.  Las organizaciones que necesiten apoyo para documentarse y trabajar sus temas, tienen a disposición los estudiantes universitarios. El equipo de trabajo mantendrá contacto vía e-mail con cada inscripto para tenerlo al tanto de las fechas de las reuniones y para enviarle el material que se vaya elaborando en grupo. La información de la primera jornada (temas en cada espacio y fotografías) también será distribuida.

 

LEER ACÁ CADA UNO DE LOS ESPACIOS

 

 

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.