Desarrollan aplicaciones biotecnológicas basadas en el renio


Chile. El Grupo de investigación UNAB ha trabajado para desarrollar nuevos compuestos químicos basados en minerales estratégicos de nuestro país, incluyendo al renio, con el objetivo de encontrar nuevos biomarcadores con diversas aplicaciones biológicas.

La extracción de minerales es uno de los pilares fundamentales de la economía nacional, siendo el cobre y el litio los más reconocidos en este campo.  Sin embargo, existen otros minerales que, si bien son menos conocidos, presentan un gran potencial para el desarrollo científico y biotecnológico del país. Uno de ellos es el renio, un subproducto de la extracción de molibdeno que a su vez es subproducto de la extracción de cobre.

Los mayores yacimientos de renio en el mundo se encuentran en Chile y Kazajstán (país transcontinental con territorio en Asia Central y Europa), donde se extrajeron, en el año 2007,  22.900 y 8.000 toneladas respectivamente. En nuestro país, este mineral se encuentra desde la Región de Parinacota hasta la Región de Los Lagos, en minas ubicadas principalmente en la cordillera de los Andes. Actualmente, se considera que todas las minas chilenas productoras de cobre también producen renio.

Renio: de las minas al laboratorio

Es en este contexto que un destacado equipo de investigación multidisciplinario de la Universidad Andrés Bello, financiado por el Núcleo Milenio de Ingeniería Molecular para Catálisis y Biosensores (RC120001) y por el Núcleo UNAB, ha demostrado a través de estudios aplicados en el renio que es posible utilizar metales estratégicos de Chile para generar nuevos compuestos útiles como biomarcadores (compuestos utilizados como indicadores de un estado biológico).

Al mismo tiempo, este trabajo ha permitido caracterizar otras propiedades útiles para la biología que estos y otros compuestos presentan, lo que abriría el campo de aplicación biotecnológica.

El grupo de trabajo está integrado por el Dr. Ramiro Arratia y el Dr. Alexander Carreño, de la Facultad de Ciencias Exactas; la Dra. Carolina Otero, de la Facultad de Medicina; el Dr. Rubén Polanco y el Dr. Juan Fuentes, de la Facultad de Ciencias Biológicas, junto a colaboradores nacionales como el Dr. Manuel Gacitúa (CAPES) e internacionales como el Dr. Gerald J. Meyer (EE.UU.) y el Dr. Elies Molin (España).

Para el investigador de la Facultad de Ciencias Biológicas, Dr. Juan Fuentes, el principal aporte de estos estudios radica en que «el encontrar nuevas aplicaciones a complejos de renio será fundamental para incrementar el interés de nuestro país en invertir en tecnologías basadas en nuestras propias materias primas», explica.

Actualmente, no existen más de tres equipos de investigación en Chile concentrados en las potencialidades biotecnológicas del renio, lo que propicia un buen escenario para aportar al desarrollo científico en dicha área.

«La divulgación de nuevos complejos de renio con propiedades atractivas en diversos campos podría incrementar el interés en este mineral o, lo que sería mucho mejor, incrementar el interés en nuevos complejos de renio desarrollados y patentados en nuestro país, demostrando que Chile no tiene por qué limitarse solo a la producción de materias primas, sino también dedicarse a la producción de tecnología basada en sus materias primas, lo que constituye un claro valor agregado», complementa el Dr. Fuentes.

Hacia nuevas aplicaciones biotecnológicas

De acuerdo a los últimos hallazgos del equipo de investigación UNAB, los biomarcadores de renio tienen diversas aplicaciones biotecnológicas, incluyendo el uso como fluoróforos en microscopía de fluorescencia como tinciones rápidas y generales, o como tinciones específicas si los complejos de renio se conjugan con anticuerpos específicos (tinciones diferenciales, ELISA, etc.).

Una tinción es una técnica de coloración utilizada en microscopía para generar mayor contraste en la imagen bajo el microscopio. De esta forma, permite resaltar determinados aspectos del objeto de observación de acuerdo a las distintas necesidades de estudio.

«Por otra parte, algunos complejos de renio pueden ser utilizados como sondas de detección en áreas contaminadas con mercurio, ya que las propiedades luminiscentes varían en presencia de este metal. Todas las aplicaciones de estos complejos tienen un potencial uso en las áreas de las ciencias básicas (biología, bioquímica, química), así como en ciencias aplicadas como la biotecnología o incluso la medicina si se idearan nuevos procedimientos para aprovechar las cualidades de los complejos de renio en diagnóstico, por ejemplo», señala el Dr. Juan Fuentes.

Existen, además, otros biomarcadores que pueden ser utilizados para otras aplicaciones, las cuales están siendo desarrolladas por el equipo de investigación.

 

 

 

El Mercurio

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com