“El nuevo Acuerdo Federal Minero servirá según qué diga y si se respeta”


Así lo expresó el ex gobernador de La Rioja, Angel Maza. Alejado de la industria minera y del ruedo político en su provincia, el riojano fue uno de los mentores del Acuerdo Federal Minero firmado por las provincias en el año 1993. Maza era por entonces la autoridad minera nacional designada por su coterráneo, el ex presidente Carlos Menem.

Angel Maza no estuvo demasiado tiempo al frente de la cartera nacional de Minería, porque abandonó el cargo a los tres años de asumirlo al ser electo gobernador de La Rioja. Respecto al nuevo Acuerdo Federal Minero que se planea firmar desde el seno de la Secretaría de Minería nacional, Maza considera que todo acuerdo en sí mismo es bueno pero que depende del contenido.

“Hay que ser optimista. Otro acuerdo serviría dependiendo de lo que diga y si se respeta. Hay cuestiones del actual acuerdo que no son respetadas. Por ejemplo, el artículo 3° dice que todas las empresas del Estado tienen que actuar en igualdad de condiciones que las empresas del sector privado. Y eso no es así, eso depende del comportamiento de las provincias. Hay que darle continuidad jurídica al acuerdo, más allá de que haya nuevos gobernadores, otros actores en la industria. Quienes suscriben, deben respetar lo que se firma”, precisa Maza a Huella Minera, anticipando que la charla sería escueta porque no está empapado en el tema.

El artículo del Acuerdo al que hace referencia el ex funcionario dice textualmente: “Las Empresas Provinciales, Estatales o Mixtas del área de minería no tendrán privilegio alguno en relación con las empresas del sector Privado”.

Claramente, Maza no se atribuye el Acuerdo del ’93 exclusivamente, sino que habla de “nosotros”, al explicar quiénes fueron sus mentores. “Nosotros fuimos quienes impulsamos que la minería fuera política de Estado. Y lo más importante en una política de Estado es que tenga permanencia en el tiempo. Y para que una política tenga permanencia en el tiempo tiene que estar regida por leyes, y esas leyes fueron por unanimidad y por consenso en el Congreso de la Nación y con amplio consenso de las provincias de todos los partidos políticos”, señala.

Según el ex gobernador, el mal que aqueja a la minería hoy es la credibilidad y cambiar la tendencia del nivel de apreciación que tiene la sociedad respecto al sector depende de ella. “La gente no cree en quienes están tomando las decisiones, sean las autoridades provinciales o de cualquier naturaleza. Más que un problema de la actividad es un problema de credibilidad”, indica.

¿Cómo revertirlo?  La receta de Angel Maza parece ser amplia, al decir que “se puede hacer mucho. Primero, teniendo el sector un comportamiento homogéneo. Una gran ventaja es que el sector es pequeño y si todos actuáramos de la misma manera la percepción de la sociedad sería mejor en lo que hace a garantizar transparencia, acceso a la información, y entender rápidamente que el escenario político nacional ha cambiado. La gente demanda otra cosa y yo creo que hay muchos funcionarios, en varias provincias, que siguen con el mismo comportamiento frente a la comunidad”.

Uno de los obstáculos que está teniendo la minería para llegar a las comunidades es, de acuerdo a lo expresado por Maza, la transmisión de información versus la propaganda. Es que, considera que en lugar de transmitir con más información se usó propaganda. “Y eso es muy distinto. A la gente, a los jóvenes, no les preocupa la minería, les preocupa el medio ambiente. Lo que debemos hacer rápidamente es un gran esfuerzo para que toda la discusión se lleve a un plano de razonabilidad, con criterios lógicos. Si están contaminando, cómo contaminan, de qué manera y en qué proporción. Y el Estado también debe colaborar y que, como garante de los derechos ciudadanos, diga que los estudios ambientales de nivel base que se tienen que hacer antes de cada proyecto, deben ser absolutamente difundidos con participación ciudadana. Porque cualquier denuncia que hubiere posterior a este hecho va a tener la certidumbre o la razonabilidad de manejarse con datos ciertos. Pero que no sea algo inmanejable, debe tener una participación razonable y con presencia del Estado. Es todo un proceso que va a llevar tiempo, pero lo que yo aspiro que por lo menos en esta gestión a nivel nacional se cambie la tendencia”, precisa.

Angel Maza lo dejó claro en su comentario anterior, pero ante la duda se le consultó si confía en la nueva gestión nacional y respondió “Sí”.

El costo político

Angel Maza que, hoy por hoy, asesora al sector público y privado en materia política, sin ejercer su profesión de geólogo, sostiene que hay que plantear de qué manera las provincias pueden trabajar en una mejor distribución de la renta del país.

“La renta está centralizada casi en un 80% en la zona de la Pampa Húmeda por su gran potencial agrícola, pero también por la radicación de actividades económicas. Entonces, debemos ser capaces de generar, desde el interior, con un plan con sentido federalista, esta nueva alternativa que puede ser la minería. En muchos lugares, ni siquiera quieren tomar posición sobre estos temas porque tiene un alto costo político y entonces la minería pasa a ser prácticamente ‘desprotegida’ en términos políticos, para llevar adelante esta gran batalla de que tengamos una mejor comprensión social de lo que la minería puede dar para el progreso y el crecimiento en enormes zonas del país”, señala Maza.

¿Acaso La Rioja es uno de esos “muchos lugares” que no se la juegan por el costo político?, se le consultó al riojano. “Y si, todo cae en respuestas comunes, en si hay licencia social. Son cuestiones que, de fondo, son vacías. La licencia social no va a caer del cielo automáticamente, se la tiene que trabajar, que construir, se tiene que establecer un plan, una estrategia, un programa. Lo importante es que le llegue a la gente, y que la gente pueda apreciar esos beneficios. Yo digo que es una gran tarea, pero hay que iniciarla. Esto incluye a La Rioja y a provincias argentinas que son refractarias a la actividad minera”, precisa.

Maza, como ya dijo varias oportunidades, considera que en La Rioja se quiso usar la actividad minera con fines políticos “y hoy estamos pagando las consecuencias de esa actitud. La minería trasciende a las personas, a los hombres, es una actividad noble. Todos estos problemas pasan porque la Argentina no es un país con tradición minera y la sociedad no percibe la magnitud de los beneficios. El sector es pequeño, nos conocemos todos y tenemos que unir nuestras voces para hacernos escuchar en temas importantes para que la sociedad vea una alternativa real de crecimiento para nuestro país que lo puede dar la minería”, concluye.

 

 

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com