El sueño del cobre


Por Eddy Lavandaio. En agosto de  1980, la edición extraordinaria Nº 40 de la revista Panorama Minero nos mostraba un singular contraste. Por un lado, el director de la revista, Enrique González, suscribía una nota titulada «Nuestra minería sigue siendo pequeña, insuficiente y escasamente desarrollada», describiendo a la perfección la cruda realidad de ese momento.

Por otro lado, en el mismo volumen, con textos en español e inglés, se describían dos ambiciosos proyectos de gran minería del cobre que nos auguraban un futuro desarrollo minero e industrial: El Pachón, en San Juan, y el Bajo de la Alumbrera, en Catamarca.

En ambos casos se preveía una integración vertical desde la explotación minera y la producción de concentrados hasta la fundición y refinación para obtener cátodos de cobre y ácido sulfúrico, dos insumos industriales básicos para el desarrollo del país, para la creación de miles de puestos de trabajo en provincias relativamente pobres y para terminar con una crónica dependencia de la importación.

Para nosotros era un verdadero sueño.

Pero pasaron los años y el sueño seguía sin concretarse.

Hubo que esperar quince años para que comenzara la construcción del proyecto Bajo de la Alumbrera pero en una versión disminuida con respecto a nuestro sueño. En efecto, en 1997 inició la producción de concentrados destinados a la exportación para ser fundidos y refinados en otros países.

Paralelamente el Gobierno Nacional hizo hacer estudios de viabilidad para instalar una fundición y los resultados coincidieron en que, de instalar una fundición debía hacerse en un puerto para que pueda comprar y recibir concentrados de cualquier otro país.  La alternativa de fundir en la misma provincia productora fue desalentada.

Mientras tanto, Pachón siguió en la “lista de espera”.

No obstante, como resultado de la política de aliento a la exploración minera vigente desde 1993, las reservas de cobre de San Juan (incluído Pachón) se han incrementado de una manera significativa. En efecto el panorama actualizado muestra que las reservas (por todo concepto) son las siguientes:

Si fuera posible una producción escalonada y se trabajara al ritmo de producción del Bajo de la Alumbrera, que es de unas 250.000 toneladas de cobre por año, se podría establecer que San Juan, con las reservas actuales, puede producir cobre durante mas de 120 años.

Estos datos permiten soñar de nuevo con la integración vertical y la industrialización en la misma provincia. Para hacerlo, para elaborar cobre de alta pureza y terminar fabricando cables y componentes eléctricos en la misma zona, dando trabajo a miles de personas y a cientos de proveedores, solo hace falta inversión, energía, infraestructura, y políticas adecuadas de largo plazo. No es poco pero es posible si se planifican bien las cosas. Además, soñar no cuesta nada.

 

Yacimiento

 

Cobre en millones de toneladas

 

José María

 

3,5

 

Altar

 

5,08

 

Pachón

 

13

 

Los Azules

 

8,87

 

TOTAL

 

30,45 millones de toneladas

 

Eddy Lavandaio

Vocal Asociación Geológica de Mendoza

 

 

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com