El georadar es un aliado en prospección


Es un instrumento basado en la emisión y propagación de ondas electromagnéticas. En minería puede utilizarse para la delimitación de cuerpos mineralizados.

Para quienes no están vinculados al rubro, a simple vista su forma puede asociarse a la de una cortadora de césped. Pero no, se trata de un georadar o Ground Penetration Radar (GPR) tal sus siglas en inglés, un instrumento de prospección basado en la emisión y propagación de ondas electromagnéticas. Gracias a un transmisor se genera un tren de impulsos, es decir, de ondas electromagnéticas que al atravesar diferentes capas del subsuelo, provoca una reflexión de parte de la energía del frente de onda. El receptor detecta entonces estas reflexiones, generando un registro o imagen bidimensional ‘profundidad-distancia’ del subsuelo, a lo largo de toda la línea de desplazamiento.

Este instrumental puede utilizarse en minería para la delimitación de cuerpos y vetas mineralizadas, además de tener una aplicación vinculada a la seguridad de la mina. Mediante un GPR se pueden detectar con precisión estructuras en el subsuelo antes de la perforación y voladuras y así evitar colapsos. En aplicaciones profundas, el GPR es primordial para identificar características geológicas que pueden ser zonas potenciales de ruptura de roca, tales como fracturas y fallas. También puede utilizarse en la detección de fugas en repositorios de efluentes o fugas en diques de cola.

La última feria internacional minera realizada en San Juan permitió conocer algunos de los modelos mas recientes en el mercado de GPR, como lo es el caso de DRM Latinoamérica (Radef SRL su subsidiaria en Argentina). Los modelos pueden variar según sea las antenas con las que dispongan (baja, media o alta frecuencia), lo que determinará su utilización para estudios profundos de 30 a 40 metros o superficiales pero con alta resolución. “La principal ventaja de un georadar tiene que ver con que quizás sea el método de mayor velocidad de relevamiento con mayor densidad y cantidad de información. En este sentido genera imágenes radar del subsuelo con alta resolución y gran cantidad de información en muy poco tiempo. Por el contrario su desventaja sería que su alcance en profundidad es menor al de otros métodos geofisicos, pero es un excelente complemento”, explicó Carlos Conti, director regional de la firma y además Dr. en Ciencias Geológicas de la UBA.

Aún así su versatilidad le ha ganado un lugar en diferentes segmentos que van desde la ingeniería civil a otras más peculiares como la arqueología o criminología, por ser un método no invasivo ni destructivo que revela gran cantidad de detalles.

Diario de Cuyo

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com