Dethier: “carecemos de un plan de desarrollo industrial nacional”


Ante la caída en la producción de los diferentes sectores y su impacto en la provincia del Chubut, Oscar Dethier, empresario y titular de la Cámara Industrial de Puerto Madryn (CIMA), enfatizó su preocupación general y particularmente en el sector petrolero y la industria metalmecánica y manifestó: “carecemos de un plan de desarrollo industrial nacional , que considere la potencialidad de las diferentes regiones y que además equilibre las asimetrías de costos con respecto a la región centro, cuestión que en los últimos años se viene planteando ante las autoridades nacionales en forma directa y también a través de CAME y UIA”.
En relación a la caída de la producción del acero crudo a nivel nacional dijo que “obedece a la caída de la demanda general, ya que el acero es uno de los insumos básicos que evidencian los niveles de actividad, junto con el cemento y el aluminio por ejemplo, y esto se explica por la recesión económica que afecta a todas las actividades”. “Hay recesión, hay menor demanda y por ende hay menor producción”, agregó.
En este sentido, el titular de CIMA explicó: “El aumento de la demanda va a suceder a causa de la esperada reactivación del mercado nacional, debido a inversiones a partir de las anunciadas obras públicas en infraestructura y la demanda de nuestro principal socio Brasil, que ojalá ocurra pronto”.
“Hay una recesión muy fuerte en todos los sectores industriales que repercute en la pérdida de empleos, en los niveles de salarios, en el cierre de comercios, en la recaudación tributaria, entre otros, multiplicando los efectos negativos” aseveró Dethier.
También, destacó que “para lograr una competitividad a nivel global, es necesario encontrar los aspectos donde hacernos fuertes, para especializarnos en eso” y concluyó: “en la Patagonia tenemos que concentrarnos en la minería, en el petróleo y en los recursos naturales, innovando a través del conocimiento, con las políticas de Estado”.Un sector emblemático

El último informe dado a conocer por la Cámara Argentina del Acero, en relación a la producción siderúrgica nacional correspondiente a julio de 2016, precisó que la producción de acero crudo se derrumbó un 17,4 por ciento en julio, respecto del mismo mes del año pasado, al bajar a 356.100 toneladas, y en lo que va del año acumuló un retroceso del 15,7 por ciento.
La actividad industrial de la cadena de valor del acero argentino continúa atravesando un escenario de estancamiento, y se sitúa en niveles de utilización “muy bajos, cercanos al 60 por ciento de la capacidad instalada”.
Por ello, las empresas que integran la Cámara Argentina del Acero aclararon que siguen con la “necesidad de mantener vigentes las medidas vinculadas a la reducción de turnos de producción”, con suspensión de trabajadores.
En relación a las expectativas de producción para el segundo semestre del año, en el sector de la cadena de valor del acero prevalece “la idea de una futura recuperación del nivel de actividad, aunque de manera heterogénea”.
A nivel mundial, la siderurgia continúa inmersa en una crisis profunda, con exceso de oferta internacional frente al magro crecimiento de la economía, provocado especialmente por la actuación de China en el comercio, y sin expectativas de resolución en el corto plazo.
La sobreoferta mundial de acero ronda los 700 millones de toneladas y de ese total, el gigante asiático aporta 400 millones de toneladas. “La presión de las exportaciones chinas a precios de dumping ponen en riesgo la sustentabilidad de la industria del acero”, dijo la Cámara en su informe.
La producción acumulada del primer cuatrimestre de 2016 fue de 1.305.100 toneladas, un 17,2 por ciento inferior a la del mismo periodo del año anterior. La industria siderúrgica continúa frente a un escenario que se mantiene complejo en el corto plazo debido a que la persistente caída del precio del petróleo sumado a la baja demanda de los productos de acero en los mercados doméstico y de exportación impacta desfavorablemente en la actividad sectorial.

Las cifras que preocupan

Según la Cámara Argentina del Acero, la caída se debe a la baja demanda tanto a nivel local como internacional y la continuidad de la crisis petrolera. La actividad industrial Argentina de los sectores clientes del acero no se recupera y el nivel de actividad de las plantas productoras se encuentra operando a niveles de utilización muy bajos promediando un 60 por ciento de la capacidad instalada.
La producción de acero crudo en el mes de junio del año 2016 fue de 372.400 toneladas, resultando 1,8 por ciento inferior respecto de los valores de mayo del mismo año (379.100 toneladas), y 16,2 por ciento menor con respecto a la del mes de junio del año 2015 (444.600 toneladas).
La producción acumulada de los primeros seis meses del 2016 fue de 2.056.600 toneladas, resultando 15,4 por ciento inferior a la del mismo período del año anterior (2.431.700 toneladas).
La crisis del sector se enmarca en un exceso de oferta de acuerdo a nivel mundial en la caída del precio internacional del petróleo, la recesión de Brasil y una menor demanda de las empresas locales de la cadena metalmecánica.
En la ciudad de Buenos Aires publicaron a través de un Boletín Oficial el Decreto N° 823/16 el cual establece la suspensión temporaria de la exportación de chatarra ferrosa por el plazo de un año. Esta chatarra representa un insumo fundamental y estratégico en la producción de acero argentino. Esto se debe, no sólo al ahorro de divisas que produce la sustitución del mineral de hierro, sino también a la optimización de las operaciones. De esta manera, se genera una menor utilización de energía primaria y se evita la emisión de 1,4 toneladas de CO2 por tonelada de acero producido.
A su vez, el informe referencia a la posibilidad de que reconozcan China como una economía de mercado a fin de año, lo que despertó la inquietud de sectores manufactureros del acero y el aluminio en los Estados Unidos, los cuales formaron una coalición ante tal reconocimiento, presentaron un documento de protesta ante el Departamento de Comercio estadounidense y alertaron sobre el riesgo que esto supondría para más de 800 mil puestos de trabajo, como consecuencia de “la competencia desleal de las firmas chinas”.
Esto aumenta las preocupaciones sobre el estado de la economía global, los mercados están en modo pánico y la caída de la demanda global acelera el hundimiento general de los precios.

Diario de Madryn

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com