Veladero: monitoreo por partida doble


La empresa Barrick asegura que ya cuenta con cámaras que registran lo que ocurre en el valle de lixiviación, pero el Gobierno le ha pedido que instale más en otros puntos para ampliar la cobertura de control. El monitoreo de esas imágenes lo hará tanto el Estado como la minera.

Es parte del plan de trabajo exigido a la compañía, tras el incidente del 8 de septiembre pasado en la mina Veladero, y que apunta a la seguridad. Agregar puntos de monitoreo e incorporar cámaras, son aspectos que Barrick deberá determinar en dicho plan indicando fecha de inicio y finalización.

“Exigimos las cámaras para hacer control de todo el valle de lixiviación en los lugares que consideremos sensibles, que es a criterio de la autoridad de aplicación y sobre la base de fundamentos técnicos”, precisó el ministro de Minería, Alberto Hensel, durante la inspección que hizo al emprendimiento, acompañado del juez de la Segunda Circunscripción Judicial son sede en Jáchal, Pablo Oritja, el flamante secretario de Gestión Ambiental y Control Minero, Eduardo Machuca, Gendarmería y ejecutivos de la empresa minera. El funcionario indicó que durante esta misma semana se hará la segunda inspección en cumplimiento de la medida ordenada en el ámbito judicial.

El costo de las cámaras –como también del resto de los trabajos que deberá dejar a punto la empresa canadiense-lo deberá afrontar la operadora de Veladero porque “no sería lógico que, encima, el Gobierno debiera hacer erogaciones en cuestiones que debe cumplir la empresa”, dijo Hensel.

Según el gerente de Comunicaciones de Barrick Argentina, Miguel Martín, ya hay instaladas cámaras “y la idea es completarlo a la brevedad posible. Todo el valle estará monitoreado con cámaras, es difícil decir cuántas. Se pide algo más completo e integrado. Es una decisión que tomó el Gobierno, y entiendo que serán operadas por el Gobierno porque colocará cámaras propias”.

Las bermas, un 300% más altas

Durante la inspección, las autoridades pudieron ver que la berma del valle de lixiviación que tiene 7,5 Km de perímetro se incrementó 1,30 metros adicional, sumando ahora una altura de 1,5 metros, y en ciertas zonas alcanza los 2 metros.

Así lo indicó Rodolfo Espinel, que participó del recorrido que hicieron los periodistas invitados por el Gobierno de San Juan para ver el avance de los trabajos que hizo la empresa.

En la berma de todo el valle se usaron bolsas Trap bag y se recubrieron con geomembranas. La vida útil de estas bolsas, que se usan en Estados Unidos para que evitar inundaciones, es de 5 años “pero nosotros, voluntariamente, a pesar de que la bolsa de por sí es una medida de contención, adicionalmente le pusimos geomembrana para alargar la vida de la bolsa para todo el tiempo de operación que será más de 5 años”, indicó Espinel y remarcó que los 5 años de vida útil es solamente frente a la exposición de rayos ultravioletas.

Este material fue elegido por las características de impermeabilidad. Es plástico de alta resistencia a químicos en general y rayos ultravioletas. “Además, por la sencillez con la cual podemos desplegar y cubrir un área larga, podemos crecer, extenderlo, unirlo, incluso contornear”, dijo el ejecutivo.

La colocación de las bolsas se hizo manualmente y para ello destinaron a casi todos los trabajadores de la mina que está frenada hasta tanto no cumpla con las medidas de seguridad exigidas. El juez Oritja indicó que, tras recibir el informe técnico de Policía Minera que demoraría 48 horas –a contar desde ayer-, podría levantarse la suspensión de actividades de Veladero. Siempre y cuando sea un informe favorable.

Las bolsas fueron rellenadas para que tengan estabilidad y peso. Al ser cuadradas se asientan en terreno y ofrece una superficie de contacto muy íntima que es prácticamente impermeable. Se colocaron sobre la anterior berma.

El porque de no hacerlo antes

Espinel señaló que este trabajo no se hizo antes porque “no se contemplan elementos como un bloque de hielo ahí, el valle está hecho solo para contener solución cianurada y esos 20 cm son suficientes. En ningún momento pensamos que iba a haber un deslizamiento de material húmedo con tal energía cinética, con tal velocidad que fuera capaz de eso. Teníamos las indicaciones de hacerlo para ciertas zonas, porque eran más propensas a una fuga y la autoridad quiso que lo hagamos, y lo hicimos. Escapó a nuestro control”.

Respecto a cómo se preparan para que el próximo invierno no enfrenten una situación similar, el gerente señaló que usarán la pileta sur en la parte oeste del valle de lixiviación, que colecta todos los drenajes del valle de la naciente de la Quebrada Potrerillos. “Eso busca aliviar la cantidad de agua que posiblemente ingrese al valle, no queremos exceso de agua, queremos controlar”, concluyó Espinel.

 

 

 

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com