Desconocer la realidad minera


Editorial D. de Cuyo / Afirmar que la quita de retenciones al sector no tuvo efectos positivos, es por ignorancia o especulación política.

Las retenciones a la minería fue el tema dominante en la última sesión de la Cámara de Diputados de la Nación donde la oposición unida impuso el proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias, y calificó la media sanción como un golpe contundente a la gestión del presidente Mauricio Macri. Por eso la demagógica norma votada por amplia mayoría tiene más de estrategia política sectorial que de protección a los ingresos alcanzados por el mínimo no imponible.

En principio poner en el mismo nivel contributivo a la minería y al juego peca de ignorancia sobre la realidad económica y social sustentada por los grandes emprendimientos metalíferos y el oscuro negocio de la timba.

Condenar a la minería es una afrenta al federalismo y en particular a las economías regionales que han logrado recuperarse con los miles de empleos directos y los generados por el efecto multiplicador de los insumos y servicios requeridos por la gran minería.

Como ha señalado Macri, “para el sanjuanino, para el catamarqueño, para el jujeño, que no tienen soja, ni maíz, ni trigo para sus ingresos, Dios les dio como recursos a la minería”. Por eso la minería, como toda inversión de riesgo, requiere previsibilidad fiscal y jurídica, es decir reglas claras, para mantener los desarrollos y reactivar minas paralizadas por la incertidumbre política.

Es absurdo asegurar que la quita del impuesto a las exportaciones del sector no tuvo efectos positivos como alegó el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, ya que la eliminación de las retenciones permitió sostener el empleo por dos años para más de 12 mil familias argentinas. Además muchos capitales que se fueron por la presión tributaria del kirchnerismo volvieron a invertir, precisamente porque este Gobierno mostró seriedad fiscal y eso lo comprobaron los sanjuaninos en la última exposición de Toronto.

Más deplorable es la posición de los legisladores que conocen los enormes beneficios de la minería en San Juan -y la defendieron como gobernantes- hayan votado a favor de la exacción impositiva por disciplina partidaria y cómplices en la estrategia de poner palos en la rueda para que al Gobierno le vaya mal. Ni siquiera diferenciaron la minería de la timba financiera.

Es de esperar que el atropello a las provincias mineras se revierta en el Senado, o el veto ponga las cosas en su lugar.

 

 

 

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com