Efecto Tesla impulsa la demanda de litio


Los vehículos eléctricos de Tesla Motors Inc. no sólo han sacudido la industria automotriz, sino que también están reconfigurando los mercados de metales. La automotriz del empresario Elon Musk y otros fabricantes de autos eléctricos están demandando grandes cantidades de este material liviano, apodado “petróleo blanco” por su uso en las baterías de iones de litio con las que funcionan los vehículos eléctricos.

Los precios del carbonato de litio subieron 47% en el primer trimestre frente a la cotización promedio de 2015, según los datos más recientes de Benchmark Mineral Intelligence. El año pasado, los precios del litio avanzaron 28% pese a que la mayoría de los metales y las materias primas estaba por los suelos, según Benchmark.

Un informe del banco de inversión neoyorquino Goldman Sachs Group Inc. estima que la demanda de litio podría triplicarse hasta 2025, a 570.000 toneladas, impulsada fundamentalmente por su uso en los autos eléctricos y los teléfonos inteligentes.

Tesla proyectó la semana pasada ventas de 500.000 automóviles para 2018 y la producción de un millón de unidades para 2020, gracias en parte al lanzamiento de su Model 3, que valdría en Estados Unidos unos US$35.000, alrededor de la mitad del precio de su sedán Model S. La compañía informó que los pedidos de su Model 3 se acercan a 400.000.

Esos vehículos requerirán grandes cantidades de litio. “Para fabricar medio millón de unidades al año (…) necesitaríamos básicamente absorber toda la producción mundial de iones de litio”, dijo Musk el 31 de marzo, cuando presentó el Tesla Model 3. Goldman Sachs calcula que una batería del Model S contiene más litio que 10.000 smartphones.

Aunque la corteza terrestre contiene enormes cantidades de este metal —el más liviano de la tabla períodica—, es difícil extraerlo. La mayoría de los yacimientos se encuentran en lugares remotos y plantean desafíos técnicos y logísticos importantes. En todo el mundo hay alrededor de media docena de grandes depósitos de litio en producción, distribuidos entre Chile, Argentina y Australia.

A diferencia de otras materias primas, el litio carece de un mercado al contado y no se negocia en ninguna bolsa. Los precios se acuerdan directamente entre compradores y vendedores.

Buena parte de la demanda proviene de China, donde el gobierno está usando baterías de litio en buses eléctricos y otros vehículos. NextEV, un fabricante chino que planea presentar su primer auto eléctrico el próximo año, podría aumentar el consumo de litio.

Cinco cosas que hay que saber sobre el litio

En poco más de un año, el precio del equivalente a una tonelada de carbonato de litio se disparó de US$6.000 a principios de 2015 hasta un máximo de US$20.000, dice Anthony Tse, director gerente de Galaxy Resources Ltd., una compañía que opera depósitos de litio, con activos en Argentina, Australia, Canadá y China.

Galaxy posee en Argentina Sal de Vida, un depósito ubicado entre las provincias de Salta y Catamarca que se halla dentro del denominado “triángulo del litio”, un área que comprende partes del norte de Chile, el sudoeste de Bolivia y el noroeste de Argentina.

China y el resto de Asia están impulsando la demanda. De acuerdo con un informe de Nomura, China representó 68% del consumo mundial de baterías de litio en 2015. Se prevé que esa cuota crezca debido a que el país se está volcando cada vez más a las baterías de litio para alimentar su sector de transporte. Beijing ha dicho que para 2020 quiere tener en las carreteras cinco millones de vehículos con nuevas fuentes de energía y 200.000 autobuses eléctricos. “Eso implicará un fuerte crecimiento continuo de la demanda de litio en ese país”, señala Tse, de Galaxy.

El litio, en todo caso, no es el único beneficiario de lo que algunos han pasado a llamar “el efecto Tesla”. La demanda de aluminio, que se usa para fabricar autos más livianos, y de cobre, un conductor de electricidad, también podría crecer. Un auto eléctrico, por ejemplo, usa 60 kilos de cobre, cuatro veces más que uno con motor diésel, según el productor cuprífero Mantos Copper. Por otra parte, los analistas advierten que la demanda de platino y paladio podría disminuir. Estos metales se usan principalmente en convertidores catalíticos, pero no en las baterías de los vehículos eléctricos.

A pesar de la voraz demanda de litio de parte de los fabricantes de autos eléctricos, algunos advierten que el metal podría más adelante ser víctima de un exceso de suministro, como suele suceder con otras materias primas. Algunos ejecutivos del sector sostienen que la demanda podría ser robusta durante tres a cinco años. Después, sin embargo, la oferta podría exceder la demanda.

Graham Kerr, presidente ejecutivo de South32 Ltd., se muestra cauteloso a la hora de invertir en un mercado basado en una tecnología de baterías de rápida evolución. “(El litio) es uno de esos típicos commodities de nicho que pueden ser la sensación del momento, pero si la tecnología se mueve en otra dirección, no tiene usos [alternativos] múltiples”, enfatiza.

Algunas grandes mineras mundiales miran con atención el alza de los precios del litio, pero no han decidido si es hora de ingresar. “Vamos a observarlo (…) pero incluso en algunas de las proyecciones más optimistas, es un mercado relativamente pequeño”, dice Andrew Mackenzie, presidente ejecutivo de BHP Billiton Ltd. Agrega, no obstante, que es un mercado que la mayor minera del mundo probablemente no explotará.

Diario El Zonda

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com