La hipocresía ambientalista


Editorial Diario de Cuyo / La especulación electoralista, junto a la demagogia populista y los activistas ideológicos buscan réditos en la minería.

El tratamiento parlamentario del conflictivo proyecto de modificación del Impuesto a las Ganancias en el Congreso, y la presentación en San Juan del espacio político del Frente Renovador, ponen en escena a la industria minera, blanco sometido al ataque sistemático de ideólogos ambientalistas y del oportunismo politiquero.

Las estrategias son claras y lo expresan los activistas que llegan desde Buenos Aires periódicamente para montar piquetes y hacer escraches con repercusión mediática. También los acompañan conocidos defensores de la ecología que se espantan ante la potencialidad de una tragedia ambiental en la cordillera, pero se mantienen callados ante el drama de la cuenca La Matanza-Riachuelo que afecta en forma directa a más de cuatro millones de habitantes junto a la Capital Federal.

Tampoco se sensibilizan por la contaminación de las aguas del Río de la Plata donde se vuelcan los mayores efluentes del país, ni se conocen movimientos políticos que obliguen a ejecutar las obras de saneamiento ordenadas por la Corte de Justicia de 2008, que compromete a los gobiernos nacional, porteño y bonaerense en la fallida actuación de Acumar.

“Nosotros tenemos la obligación de mirar a la clase media trabajadora”, dijo a este diario Sergio Massa, justificando su fervor reivindicatorio por los asalariados ante un impuesto creado en 1973 por Juan D. Perón y congelado en el mínimo no imponible durante más de una década por el kirchnerismo, donde él fue jefe de Gabinete. Massa, como la mayoría de los últimos candidatos presidenciales, observaron que ningún país con yacimientos aplica retenciones a sus exportaciones mineras. Y también entendieron la importancia de mantener la seguridad jurídica para atraer inversiones a largo plazo.

Pero el massismo crea sus propias cifras para sostener el relato demagógico antiminero: afirma que el precio del oro subió este año el 16% en el mundo, cuando en realidad es del 5%, de acuerdo a una evolución que tuvo una suba a mediados de año y cayó al porcentaje actual. También reniega de los casi 1.500 puestos de trabajo creados a partir de la eliminación de las retenciones mineras y estimó que con retenciones es una excusa de los empresarios para no pagar mejor a los trabajadores.

La única verdad es que Sergio Massa y Facundo Moyano están en sintonía contra las economías regionales.

 

 

Diario de Cuyo

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com