Vaca Muerta está más viva que nunca


Alejandro Nicola describe a Letra P las expectativas del plan para relanzar el yacimineto. Defiende a su par de la Nación, Juan José Aranguren, y critica políticas del kirchnerismo.

El ministro de Energía, Servicios Públicos y Recursos Naturales de Neuquén, Alejandro Nicola, recibe a Letra P en su despacho de calle La Rioja. Luego de un acto en la Casa de Gobierno provincial, explica cada detalle del acuerdo para reactivar la producción de hidrocarburos. “Como plantea el gobernador, la Vaca Muerta está más viva que nunca”, dice con una sonrisa al utilizar una frase de Omar Gutiérrez.

Con números, describe la perspectiva que se maneja en el proyecto que divide aguas en la provincia y el país. “Algunos se oponen a todo, estamos acostumbrados a eso”, advierte sobre la oposición al Movimiento Popular Neuquino (MPN).

–En concreto, ¿cuál es el impacto de la crisis petrolera internacional en Neuquén?

–El impacto, en el caso de nuestra provincia, es relativo por dos motivos. El precio del petróleo no se rigió por el internacional sino por el barril criollo, hasta ahora una muy buena política para mantener el precio y que la actividad no se viera resentida por el impacto de la baja a nivel mundial. El otro tema, que es muy importante, es el potencial de Neuquén en el gas. En la actualidad, con más de 12 años de declinación en la producción hasta la aparición del no convencional (Tight más Shale), hay una producción de casi el 40 por ciento proveniente del Tight más Shale. Tuvimos muchos años de declinación y, así y todo, la producción neuquina es el 50 por ciento de la producción nacional en gas. En petróleo, estamos en el entorno del 20 por ciento. Siendo el 3 por ciento del territorio argentino, con la mitad de la producción del gas nacional, eso muestra el potencial y el peso que tiene el gas para Neuquén. Y justo da la casualidad de que, en recursos no convencionales, Argentina tiene la segunda reserva mundial de gas. Realmente hay un potencial muy grande.

–¿Y qué se hizo durante el tiempo más complejo?

–Cuando se empieza a desarrollar Vaca Muerta, nosotros nunca paramos de analizar proyectos que presentaban las empresas. Fue porque la mirada de las firmas es a largo plazo y no por la coyuntura. Las definiciones de proyectos se toman con miradas de 30 a 40 años. Durante la crisis, las empresas verificaron la calidad de la geología y plantearon nivel de recursos. Tenemos que ver cuánto se puede pasar a reservas y cuánto se puede extraer, pero esto evolucionó favorablemente. Desde finales de 2013, cuando se firmó Loma Campana, tenemos 19 contratos. El impacto se sintió por la actividad de YPF. La actividad convencional siguió declinando. Cuando arranca Loma Campana empieza un desarrollo masivo y en 2016 ocurren dos cosas.

–¿Cuáles fueron?

–Primero, después de dos años completos de experiencia empiezan a revisar el horizonte, buscar cómo redireccionar las inversiones. Segundo, el cambio del Directorio de YPF, que lógicamente produjo un parate. El resto de las operadoras siguieron su trabajo. Pasamos de un escenario de 5 mil millones de dólares de inversión en 2015, 4 mil y pico en 2016 y, este año, antes del acuerdo, esperábamos 4 mil millones. Igual, hay una particularidad en la evolución de todas las operadoras sacando la empresa de bandera; en los últimos cinco años han venido con un sostenido crecimiento (de 700 millones al año a 2 mil millones) de las inversiones. Igual, YPF es la que lidera la inversión, con más del 50 por ciento.

–Hace una gran diferencia entre la empresa nacional y el resto…

–Remarco la cuestión del impacto porque YPF estaba en la etapa del desarrollo. Los otros (en esa instancia) son pilotos y la inversión (en cada etapa) es muy diferente. En la piloto, es más acotada porque los pozos son más caros. Cuando se ingresa a la etapa de desarrollo, se va de un pozo detrás de otro.

–¿Cuánto beneficia a la provincia el acuerdo que anunció el presidente Mauricio Macri para “revivir” a Vaca Muerta?

Es cierto que bajaron actividades, equipos, pero lo que se nos permitió plasmar en este gran acuerdo es el aprendizaje de lo hecho

–Yo diría que es relanzar. Como dice el gobernador, la Vaca Muerta está más viva que nunca. Nosotros nunca paramos, seguimos trabajando, basta recorrer Añelo y otras localidades. Es cierto que bajaron actividades, equipos, pero lo que nos permitió plasmar en este gran acuerdo que involucra a los gobiernos nacionales y provinciales, a los gremios y a las operadoras. Es el aprendizaje de lo hecho.

–¿Y cómo sería eso?

–Si a tres mil y pico de metros tengo la mejor geología del mundo, el recurso está ahí. Si cometo el error de comprar todo lo que me falta afuera sin analizar la seguridad energética, o gasto 50 mil millones de dólares para abastecer el consumo, es una locura. Con 10 mil millones de dólares volcados acá (en Neuquén) generabas los 30 millones de metros cúbicos de gas para abastecer el consumo. Con un 20 por ciento, se generaba.

–¿Qué fue lo que sucedió en el medio?

–Pasó que Vaca Muerta estaba arrancando, durante mucho tiempo se castigó el precio de gas en boca de pozo y, fundamentalmente, que con el aprendizaje se entendió que hay que crear las condiciones económicas para poder utilizar ese recurso. Si se hubieran puesto esos 10 mil millones de dólares, no sólo iban a generar los 30 millones de metros cúbicos de gas: quedaban acá. Mientras, se ponían 50 mil millones de dólares a mano de obra de afuera para pagar sueldos en el extranjero. Acá la ventaja es el recurso.

Se dice que hay gas para abastecer la demanda de 500 años. ¿Cómo voy a estar comprando afuera? Somos seres pensantes, tenemos que analizar errores y no volver a cometerlos. Nosotros, hoy, analizamos operadora por operadora los proyectos. Este gran acuerdo involucra a los sindicatos porque tenemos que aggiornar esta actividad lo que tienen. Aportando todos, generamos las condiciones para que vengan los 10 mil millones de dólares. Si se aumenta la cantidad de trabajo, no habrá despedidos, se necesitará más gente. Es tal la dimensión que, según un estudio de planteamiento del Copade (Consejo de Planificación y Acción para el Desarrollo), se duplica la población de la provincia en diez años con el desarrollo masivo. Es muy fuerte eso.

 

–Hace pocos días se autorizó la exportación de gas. ¿Eso no será perjudicial para el país?

–A (el ministro de Energía y Minería, Juan José) Aranguren le pegaron mucho cuando trajo el gas de Chile pero no tuvieron en cuenta que no había otra posibilidad. No se podían traer más barcos porque no había dónde regasificar; los gasoductos del sur ya venían con lo que podían y desde Bolivia venía lo que vendían ¿De dónde vas a traer entonces? De Chile. El otro concepto, que algunos toman un poco a la ligera, es el autoabastecimiento. La demanda de gas, como la eléctrica, varía a lo largo del año. Cuando hablamos de seguridad energética, hablamos de tener definido un balance de producción en el país para poder abastecer compensando. Sustituyendo alguna fuente de energía o exportando e importando se hace el equilibrio. Si me dicen la posibilidad de exportar… Para poder hacer ese balance, que sea neutro, tengo que liberarlo pero eso no tiene que ser una barrera. Incluso, si uno abre más la mente pensamos en la regionalización. Nosotros, por ejemplo, con Brasil tenemos un balance de intercambio de energía eléctrica. Uno tiene que ir mirando eso, porque, en definitiva, uno tiene que eficientizar el uso energético en todos lados.

–Entonces, para usted, está demonizada la decisión del ministro Aranguren…

–Buscaron pegarle porque estaba de moda hacerlo. Independientemente de la cuestión ideológica, que uno puede compartir o no, la técnica es técnica. Hay que buscar el fundamento técnico, porque Aranguren ya se fue de Shell.

–¿En qué cambió la gestión nacional actual, respecto de la anterior, sobre la proyección de Vaca Muerta?

-El gobierno actual visualizó este proyecto como la base de desarrollo para el país.

–Usted habla con representantes de las empresas. ¿La expectativa es muy buena?

–Nosotros, en 2016, hicimos una gira junto al gobernador por Estados Unidos. Noté una altísima expectativa en el cambio de las condiciones generales desde lo macro en el país. Eso generaba las posibilidades de inversión, estaban ansiosos de que el cambio les generara posibilidades. Todo lo que se ha venido haciendo ha reconfirmado la calidad del yacimiento (por Vaca Muerta) y, si se acomodan las condiciones, el desarrollo viene.

–¿Es la instancia más positiva en materia de hidrocarburos de hace varios años?

–Lo amplío a todo. La posibilidad de reconocer los costos, empezar a trabajar el sinceramiento de tarifas, es un cambio importante porque, si no tenemos claro el tema del subsidio, se puede distorsionar todo. Nosotros llegamos a una situación que en Buenos Aires se pagaba una décima parte de lo que se paga en el interior del país. Eso sí o sí te termina impactando en el servicio.

–¿Hay algún número estimado de las regalías que puede obtener Neuquén?

–Está claro que con el esquema de Barril Criollo se produce una baja de los ingresos de regalía por petróleo porque hay un sendero decreciente hasta llegar a 55 en julio, agosto. Eso genera una expectativa de menor ingreso pero hay que ver qué pasa con la producción porque la regalía está relacionada a precio, producción y tipo de cambio. Creemos que tenemos una muy buena proyección si esto empieza a moverse como está previsto y este acuerdo rinde su fruto. En gas ya viene creciendo en un orden del 7 al 9 por ciento. La expectativa está dada en el incremento de la producción de gas y el sostenimiento del precio del Plan Gas. Quizás, con el aumento de las regalías de gas, compensamos lo del petróleo.

–¿Cuánto terminará influyendo que éste es un año electoral? La oposición al Movimiento Popular Neuquino (MPN) habla de flexibilización laboral.

–Es el juego que hacen los distintos actores. Desde nuestro partido, el MPN, enfrentamos siempre distintos tipos de oposición. Por un lado, tenemos la oposición de nuestro gobierno y del gobierno nacional (el Frente para la Victoria/PJ); esa gente tiene preparada una gacetilla para rechazar todo. Y hay otro espacio que es opositor (en Neuquén) pero aliado de la Nación (Nuevo Compromiso Neuquino, del intendente Horacio “Pechi” Quiroga). Son dos opositores de afuera; el MPN también ha tenido sus internas, es algo que nos fortalece.

–El invierno pasado, con la readecuación tarifaria, fue complejo. ¿Cómo será el que viene?

–Si tuviera la bola de cristal…

–¿No habrá problemas con la demanda?

–No puedo hacer futurismo. Hay lugares donde la demanda bajó y si, aumenta la producción, vamos a estar mejor que el año pasado.

 

Letra P

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.