Crece el debate por la construcción de la planta nuclear


 

La central nuclear programada para Río Negro pertenece a un nuevo diseño chino. Su montaje en Argentina será la segunda fuera del país oriental, con un antecedente en Paquistán.

Su localización todavía es una incógnita. Pero, la presencia del subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano en Viedma acercó pistas, incluyendo relatos de pavimentar la Ruta Provincial N° 51 porque será su matriz comunicacional. Ese camino -hoy de ripio- tiene 83 kilómetros, iniciándose en la capital provincial y llegando a La Lobería. Entonces, el lugar -según esas especulaciones- habría que buscarlo entre ese balneario a Caleta de Los Loros, ingresando 25 a 30 kilómetros en el continente. La temperatura más cálida del mar en SAO y Sierra Grande sería la principal razón en la elección de aquellas costas, considerando que la planta se refrigerará con aguas marítimas y, después de esa utilización, se devuelve al mismo. Primera preocupación. Los impulsores afirman que su circulación estará en un circuito cerrado y terciario para “extraer calor residual”, sin contacto directo con los otros circuitos. Así, dicen que el volcado llega “sin ningún tipo de contaminación”.

Actualmente, la mayor precisión radica en el diseño, que pertenece a la empresa china CNNC y conforma un proyecto de nueva generación. Las dos primeras centrales de ese tipo se construyen en la región de Fujian, y otras dos en Pakistán. En su reciente viaje, el gobernador Alberto Weretilneck recorrió las plantas chinas. “Será idéntica a la que se emplazará en Río Negro. Energía más limpia y menos contaminante”, replicó en un twitter. Unos días después, la CNNC -según el diario China Daily- completó la primera central, con una “cúpula de contención, de 340 toneladas y 46,5 metros de diámetro, instalada en la Unidad 5”. La ejecución comenzó en 2015 y se prevé su funcionamiento a partir de 2020.

A principios de ese año, esa firma china debería iniciar la estación rionegrina, según los contratos. Antes, en enero próximo, tiene previsto el comienzo de la tercera Atucha en la ciudad bonaerense de Lima. Su construcción será indicativo de la proximidad y cumplimiento del proyecto rionegrino.

Quedan 30 meses por delante. Será un tránsito de fuerte debate, con voces de rechazos. Viedma ya es un reflejo de ese estado. Reunidos en la Catedral, vecinos se organizan en oposición. El obispo Esteban Laxague explicó que hay “muchas preguntas, mucha incertidumbre y necesitamos claridad y respuestas”.

Nación y provincia machacan con las ventajas del proyecto. El Invap -contratada por Energía para la “identificación” del sitio- dispone de un informe (en su página www.invap.com.ar) en un plan de concientización, con respuestas a interrogantes básicos. Así, ofrece sus argumentos por qué en Río Negro, por qué una central china, quién la controlará, qué ocurre con los combustibles gastados, cómo se abastecerá de uranio, por qué no parques eólicos o solares, por qué se dice que la energía nuclear es muy segura y, entre otras, qué impacto tiene.

Ya firmados los contratos “generales”, los compromisos restantes se rubricarán en noviembre, estima Gadano. El acuerdo “técnico de la planta rionegrina será sencillo”, pues “el diseño es chino” y la contratista será CNNC. Hacienda queda por resolver para ese mes también el entendimiento financiero, proyectando una inversión de 7.000 a 8.000 millones de dólares y los bancos chinos financiarían del 85 al 90%. El crédito tendrá un período de gracia de 8 años, estimando el inicio del pago con el comienzo de la propia generación de la central.

Nación promete -según la ley vigente- la realización de una “audiencia pública” pero existen voces reclamando una consulta popular. El legislador del FpV, Jorge Vallaza presentó un proyecto para su implementación vinculante.

En principio, el oficialismo no rechazó esa posibilidad, salvo que esa opinión popular debería estar solventada en un alto porcentaje de votantes. También, el legislador de JSRN, Facundo López entendió que el debate debería quedar para después de las elecciones frente a ciertas posturas políticas intencionadas.

La ley pretendida por Vallaza “busca garantizar la participación ciudadana en materia ambiental”, con la “incorporación de instrumentos para asegurar esa intervención”.

La norma prevé una consulta cuando se “proyecten obras o actividades que modifiquen el ambiente de manera irreversible, mencionando la “construcción de represas, diques u obras de infraestructura de gran escala”, “obras de infraestructura y producción de energía nuclear”, “explotación de hidrocarburos por sistemas no convencionales”, o “explotación minera a gran escala o a cielo abierto”.

En estos casos, el Poder Ejecutivo “deberá convocar la consulta” y podrán participar los electores habilitados. “Los resultados serán vinculantes”.

Pakistán y Reino Unido

En la costa de Pakistán, en Karachi (Sindh), desde 2015, la china CNNC construye dos centrales, similares a las proyectadas para Río Negro. Son reactores llamados Hualong-1, diseñado por chinos y basado en un prototipo francés. Sus inicios se demoraron. El aval definitivo llegó en 2013 pero en diciembre “se produjo -dice un informe de World Nuclear Association- la ruptura en el sitio cerca de Paradise Point”, a 25 km al oeste de Karachi” entonces, frente a reclamos, la Justicia detuvo en el 2014 su puesta en marcha por “motivos ambientales”. El proyecto fue relanzado en agosto de 2015 y ambas plantas (KANUPP-2 y KANUPP-3) estarían operativas en 2012 y 2022.

En su política de exportación núclear, China -conjuntamente con capitales de Francia- también financia una planta nuclear en Somerset (suroeste de Inglaterra), llamada Hinkley Point C. En cambio, los reactores son franceses y el costo sumará 23.000 millones de dólares. Su aprobación final llegó el año pasado después que la primera ministra inglesa, Theresa May había puesto inicialmente en dudas su concreción.

El Invap explica por qué China en el desarrollo nuclear argentina. Sus “diseños -dice- son los más modernos de la actualidad”, basados en “tecnología de Francia y EEUU”, y con “mejoras aprovechando todas las nuevas tecnologías disponibles”. Agrega que es “el líder mundial de tecnología nuclear” porque es quién más centrales construyó en la “última década y tiene más planeadas”, operando hoy 36 plantas y llegará a 110 en 2030.

El martes 13 a las 16 la Catedral de Viedma será escenario de una nueva asamblea popular en la que sus participantes expresarán su rechazo, sus cuestionamientos, sus inquietudes y, en algún mínimo caso, sus expectativas en torno de una central nuclear.

La Iglesia, como institución, se constituyó en la anfitriona. El martes pasado se desarrolló el primer encuentro, convocado por el párroco Luis García y la Pastoral Social, al que acudieron cientos de personas.

La feligresía local, a través de las redes, aportó al debate, ya que muchos de los fieles criticaron con que Iglesia se oponga a la radicación de la planta atómica.

Sin embargo, el obispo de la diócesis de Viedma, Esteban Laxague explicó su mirada sobre el tema y aclaró cuál es el rol de la institución religiosa como espacio para la discusión pública. “Como sociedad estamos involucrados pensando este tema, es importante la reflexión que nos estamos dando, porque estas decisiones no las tendría que tomar el gobierno solo ni ningún iluminado”, expresó.

“La Iglesia reafirma una postura esencial que es que las grandes decisiones de un pueblo se tienen que tomar entre todos, con conocimiento, tenemos que conocer más de las grandes decisiones y hacernos cargos de los destinos de esta comunidad”. La clave para el obispo es que aún existen “muchas preguntas, mucha incertidumbre y necesitamos claridad y respuestas, por eso es fundamental este movimiento instalado en la comunidad de Viedma”.

Su máxima preocupación está puesta en el destino “de los residuos del uranio que se utilizan para la combustión, No vemos que esté resuelto y la experiencia mundial demuestra que los residuos son tóxicos y peligrosos”.

También generó alerta en que “en otros temas de contaminación el gobierno no tomó medidas urgentes como con los residuos de la mina Gonzalito, en San Antonio Oeste que aún están, la contaminación del río Negro, que aún no se toman las medidas pertinentes para cuidar el agua, son todos temas que quitan crediblidad”.

Laxague pidió a las autoridades y a la comunidad “sincerarnos” e invitó, citando al Papa Francisco, a “un debate honesto y transparente para que las necesidades particulares o las ideologías no afecten al bien común”

De Viedma

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com