Los hombres de Casposo: tres historias con un mismo destino


 

 

Leonardo Deymie, (32) superintendente de Ingeniería y Ernesto Nielson (29), jefe de Turno de Minería Subterránea, hace más de dos años que trabajan en Mina Casposo, ellos como tantos otros empleados vivieron el momento de transición en que un proyecto casi a punto de cerrar se reactivó y hoy continúa con su producción. Su miedo se convirtió en optimismo y creen que hay mucho camino por recorrer. Oscar Aciar (39), de los tres, es el que tiene mayor experiencia en la industria. Es Ingeniero Electromecánico y hace pocos meses que ingresó en el área de Ingeniería de Mantenimiento de Casposo, pero dice que se siente “como en casa” muy cómodo con el equipo de trabajo y los desafíos que despierta la minera en el día a día.

 

Leonardo Deymie: “Apuesto 100% al desarrollo de la minería”

De San Juan capital y habiendo estudiado en un secundario con orientación en Minería, se enganchó con la actividad y decidió dedicarse a eso. Fue así como estudió Ingeniería de Minas y desde muy temprano comenzó a trabajar en mina Gualcamayo, San Juan, donde arrancó como ingeniero junior en minería a cielo abierto y después continuó en operaciones de mina subterránea en la parte de planificación.

“Cuando estudiaba la minería se encontraba en pleno auge y teníamos la expectativa de trabajar en esto. Para mí la minería ocupa un lugar importante en mi vida, me ha permitido ser todo lo que soy y es impagable trabajar en lo que uno se especializó y además le gusta”, resalta.

Actualmente hace más de tres años que trabaja en Casposo y con la reactivación de la Mina a Leonardo le llegó un cambio importante. De Ingeniero de Planificación pasó a ser nombrado como Superintendente de Ingeniería, a lo que se le sumaron más responsabilidades, entre ellas las áreas de topografía y geomecánica.

“Antes teníamos una gerencia de Servicios Técnicos y se crea este puesto como un intermedio que permite agrupar todas estas áreas de ingeniería para poder trabajar mejor”, señala.

Dentro de las tareas que desarrolla se encuentra la de planificar la vida de la mina, lo cual le permite tener una visión global de la empresa desde el corto, mediano y largo plazo. “A mediano plazo estamos planificando los futuros cuerpos que vamos a explorar y a largo plazo los cuerpos nuevos, sectores nuevos de la mina”.

En su trabajo diario interactúa con otros profesionales como ingenieros, geólogos y agrimensores y sostiene que como Superintendente del área se le presenta un gran desafío que es aprender a liderar su equipo de trabajo, porque no solo se presentan situaciones laborales sino también personales, con las cuales se convive todos los días, por el solo hecho de trabajar lejos sus familias.

“Me gusta lo que hago, las aspiraciones que tengo son poder seguir trabajando en esta actividad con un grado mayor de responsabilidad en el futuro y abarcando más áreas”.

Respecto al futuro de Casposo, tiene muchas esperanzas porque es una empresa de capitales argentinos, trabaja en San Juan que es su provincia natal y apuesta 100% al desarrollo de la  minería en su provincia.

En lo personal, si bien Leonardo está casado, aún no tiene hijos. “Cuando tenga un hijo me tendré que adaptar y mi esposa también, ya que me conoció en este rubro y está acostumbrada a que esté días fuera de casa”, concluye.

 

Ernesto Nielson, un apasionado minero

Llegó a Casposo en diciembre del 2014 y  se desempeña como Jefe de Turno en Mina Subterránea.

Enfatiza en uno de los momentos dificiles que le tocó vivir y fue la transición de parar o seguir la producción de Casposo. “Cada vez éramos menos, hubo muchos despidos y bastante incertidumbre, pero por suerte seguimos adelante y tenemos mucha esperanza con los nuevos profesionales que están encabezando la empresa”.

Ernesto es Ingenierio de Minas recibido en la Universidad de San Juan y subraya la importancia que le dan en Casposo a la capacitación constante. Actualmente realiza un Diplomado para el cual estudia en sus tiempos libres dentro de la mina.

“Es una empresa a la que estoy muy agradecido porque me dio la oportunidad de crecer profesionalmente y al ser más chica que el resto puedo abarcar distintas areas de conocimiento, probar distintos procesos. Trabajar en Casposo es muy agradable, los equipos de trabajo son muy unidos y por eso las labores son más llevaderas”.

Con un régimen de trabajo de 14 días en la mina,  (14×14 según la jerga minera), cree que es un enorme desafío equilibrar la vida personal con el trabajo, ya que le falta poco para la llegada de su primer hijo y quiere estar presente, pero sin relegar su trabajo minero que lo apasiona.

 

Oscar Aciar: “La minería no es para cualquiera”

 

Tiene un amplio curriculum minero, ya que en sus 12 años de profesión Oscar pasó por caleras; trabajó 8 años en Gualcamayo, primero en la planta industrial y después en mantenimiento de equipos pesados en Mina Subterránea; más tarde se fue para Catamarca,  donde asumió el cargo de Superintendente de Mantenimiento de Farallón Negro; y hace poco más de cuatro meses que integra el equipo de Mantenimiento en Casposo junto con otros 54 profesionales.

Su día comienza muy temprano a la mañana donde realiza las charlas de seguridad respecto a los equipos que va a intervenir su área. Se encarga de presentar los procedimientos que realizarán para cada una de las reparaciones. Básicamente su función se centra en planificar el mantenimiento día a día y a futuro de cada uno de  los equipos, coordinando todas las tareas de logística y abastecimiento para que los repuestos se encuentren en tiempo y forma.

Su familia está compuesta por su señora y sus dos hijos, de 5  y 7 años, a quienes considera como su “gran apoyo” porque soportan la ausencia. En relación a esto sostiene que “el trabajo en mineria no es para cualquiera, si no se tiene una familia que lo apoye y una mujer que sea padre y madre en la casa y que lleve las cosas del hogar, se complica bastante”.

Oscar siente que mantener la seguridad es un punto crítico dentro de su trabajo, desafío que se plantea diariamente en el área. “Es fundamental cuidar el medioambiente con orden y limpieza en cada una de las tareas. Además se necesita un permanente seguimiento en el stock de los repuestos para poder planificar la reparación, se requiere de trabajo en equipo, concientizar a las personas sobre el manejo de las herramientas y elementos de trabajo”.

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.