Controlarán más la calidad de agua de la Reserva San Guillermo

 

En la actualidad se hace un control fijo anual, más lo que se solicitan especialmente. Llevarán los controles a 4 anuales y sumarán otros 10 puntos de control.

La provincia dará un gran salto en la cantidad de controles regulares a los cauces de agua en la Reserva San Guillermo. En lugar de un monitoreo anual, harán 4 y sumarán 10 puntos nuevos de control en los afluentes del Río Jáchal, sobre todo en el área de influencia de los emprendimientos mineros.

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable espera que dentro de dos meses, aproximadamente, comiencen a recoger nuevas muestras. Los controles permitirán conocer la calidad del agua tanto en parámetros microbiológicos como fisicoquímicos, incluyendo la presencia de metales pesados. Los técnicos recolectarán muestras de agua, de los sedimentos de los causes y también musculares de los peces. De esta manera la totalidad de los ríos estará cubierto y monitoreado.

En total, según explicó el subsecretario de Desarrollo Sustentable Jorge Scellato, se sumarán 10 puntos de muestreos a los que ya existen y además se harán recolecciones de muestras estacionales, sumando un total de 4 al año en lugar del único que se hace actualmente. Este sistema de recolección debería estar totalmente activo en el plazo de un año, pero esperan seguir sumando más áreas geográficas y cantidad de muestras.

Con la información recogida, Ambiente realizará una base de datos en la que se cruzarán los resultados obtenidos a lo largo del tiempo y así tener información real de cómo se encuentra calidad del agua de los cauces que desembocan en el Río Jáchal. A estos muestreos y análisis programados se suman los que la Secretaría solicita en situaciones especiales.

La información se convertirá en parte de la base de datos de Ambiente de la provincia, pero también podrá ser solicitada por la ciudadanía. La recolección de las muestras las hará la Secretaría con sus técnicos y el análisis estará a cargo de laboratorios privados.

Es justamente la intervención de los laboratorios el último paso que queda por definir. Para eso existe un llamado de licitación en el que los privados podrán competir para hacerse cargo del análisis fisicoquímico y microbiológico de las muestras. Una vez terminado este proceso podrían poner en marcha el nuevo sistema, que generará un flujo de información sobre el estado de aguas mucho más preciso y abarcativo que el que existe en este momento.

Tiempo de San Juan

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.