Rio Turbio bajo la lupa por corrupción


 

La firma Fainser SA, cuya apoderada es Romina Mercado, sobrina de Cristina Kirchner, iba a hacer la obra de siete kilómetros, por 500 millones de pesos. El juez Rafecas realizó varios operativos en Santa Cruz, para investigar un millonario fraude al Estado.

El juez Daniel Rafecas ordenó una serie de allanamientos en Santa Cruz, en el marco de una nueva denuncia por fraude contra las autoridades de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT). Se trata de una obra para la pavimentación de un camino, presupuestada en 500 millones de pesos, financiada por el extinto ministerio de Planificación. La pavimentación nunca se realizó y la empresa Fainser SA cobró un anticipo de obra de 50 millones de pesos. La sociedad tiene de apoderada a Romina Mercado, sobrina de Cristina Kirchner.

Zeidán sostuvo ante la Justicia que pocos días antes del recambio del Gobierno nacional, en diciembre de 2015, Fainser SA recibió 50 millones de pesos por parte de YCRT a través de un convenio con el municipio y fondos nacionales para la readecuación de la avenida.

Después de los tres primeros pagos hechos a Fainser por 50 millones de pesos -el último realizado un día antes de la finalización del gobierno de Cristina Kirchner- las nuevas autoridades de YCRT suspendieron los desembolsos. Así y todo, Fainser SA envió una carta documento a las autoridades locales, ya que la obra se hacía en convenio con el municipio e YCRT, de que para comenzar necesitaban un anticipo más de 25 millones de pesos.

Al detectar una serie de irregularidades, se abrieron sumarios administrativos y radicaron la denuncia penal que recayó en el juzgado de Rafecas y el fiscal Guillermo Marijuan quien el viernes pidió una serie de medidas a las que dio lugar el magistrado.

Así, se realizó un allanamiento en el municipio de Río Turbio donde se secuestró, según confirmaron fuentes judiciales a Clarín, “toda la documentación vinculada a la obra”. En la denuncia,el actual interventor de YCRT indicó que el precio fijado para el camino que no se realizó, supera ampliamente el de obras de similares características. Algo que también buscará determinar la justicia.

Fainser SA fue una subcontratista de Isolux Corsán, la firma española que tuvo a su cargo la construcción de la usina termoeléctrica que impulsó el gobierno kirchnerista. Su valor inicial fue de 957 millones de dólares. Sumadas las once variantes analizadas por el actual Gobierno, su costo ascendió a 1.726.251.980 dólares.

La obra es parte de la denuncia contra De Vido por malversación de fondos por $ 26.000 millones. Esta suma representa el presupuesto volcado durante el gobierno kirchnerista desde Planificación Federal a YCRT, para la reconversión y modernización de la mina de Río Turbio. La justicia investiga el destino de los fondos que, según las actuales autoridades, “nunca fueron a las obras comprometidas y recibimos una mina destruida”.

Clarín

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.