¿Qué relación hay entre el bitcoin, las monedas fiduciarias y el oro?

El vínculo más evidente entre el bitcoin y el oro está en el elevado precio al que cotizan frente a las monedas tradicionales estatales. Este paralelismo no es fruto únicamente de la especulación desatada en torno a la criptomoneda, sino de la similitud entre algunas de sus características con la del preciado metal.

La agitación política que hoy en día sacude el planeta es la principal razón de fondo que ha espoleado la cotización del bitcoin, como lo ha hecho también con el oro y otros activos considerados refugio de ahorro e inversión. Así lo considera Martin Arnold, analista de ETF Securities, que señala además el “sentimiento de que la intervención de los bancos centrales está devaluando las monedas fiduciarias”.

Este escenario proclive a la búsqueda de valores seguros, se ha combinado con el convencimiento del gran potencial de expansión en uso y aceptación con que sigue contando el bitcoin frente a su actual cota de empleo cotidiano, según el experto. Así, como ocurre con el oro, la cantidad máxima de bitcoin existente es limitada, razón que respalda el hecho de que su cotización haya subido tan abruptamente y lo siga haciendo ante la previsión de un manejo más extendido.

Sin embargo, no todo son buenas noticas, según Arnold. En su informe titulado “¿Es el bitcoin un regreso al patrón oro?” señala que como ocurría con esta materia prima, llegado cierto punto no se puede generar más dinero corriente, con lo que se “el crecimiento de la economía global estará teoréticamente limitado” si la criptodivisa triunfa como método preferente de pago, ahorro e inversión. La tendencia a una emisión cada vez menor de bitcoins terminaría por “inhibir” el crecimiento económico.

Este escenario final no se requiere para ver un “colapso” en la valoración del bitcoin más allá de las caídas que en los últimos meses han venido motivadas por las restricciones al uso de la divisa digital en países con economías tan potentes como China. En opinión del experto, cualquier “eventual retroceso en el crecimiento económico” se traduciría en una brusca pérdida de valoración de una moneda cuya cotización actual se fundamenta precisamente en su potencial de desarrollo con una economía favorable. Lo que, es más, la caída “podría exacerbarse por la falta de un prestamista de último recurso”, como son los bancos centrales para las divisas estatales tradicionales, advierte.

Este es el principal motivo por el que, según el experto, “el patrón oro ha fallado”. En este sentido, los supervisores financieros se ven con las manos atadas para lidiar con una caída de la economía. En el caso del bitcoin, además, no hay posibilidad de salir en respaldo de la moneda, pues los logaritmos matemáticos con los que está creado digitalmente impiden la emisión de más volumen monetario del previsto inicialmente. La inexistencia de un organismo de control imposibilita además la retirada de monedas en circulación y cambios forzosos en su valoración.

Por lo que se refiere a este último punto, sí que recientemente se ha extendido la idea de un “patrón bitcoin” mediante el cual, las divisas tradicionales estarían referenciadas al valor de la criptomoneda. Su ideólogo fue el economista Warren E. Weber en el año 2015. Si bien la volatilidad quedaría mucho más demarcada, el problema de la emisión se duplicaría, mientras que los inversores “no verían ganancias de precio ya que el bitcoin estaría respaldando las divisas fiduciarias”.

 

Invertia

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.