Histórico: comenzó la remediación del plomo en San Antonio


 

Tras una espera de décadas, comenzó el saneamiento del terreno de ingreso a San Antonio Oeste. Paso a paso cómo se hace.

La localidad está viviendo un acontecimiento histórico, porque tras décadas de demandas a través de un crédito del BID la firma Taym está saneando un pasivo ambiental compuesto de plomo y otros metales pesados que abandonó la ex empresa fundidora Geotécnica.

Una escoria altamente nociva para la salud de la población, sobre todo en el caso de los niños, que aspiran los contaminantes junto al polvo en suspensión y al metabolizarlo como si fuera calcio lo fijan a sus huesos.

El plomo y los otros metales, les provoca dolencias en los riñones, la médula ósea y trastornos asociados a la alteración de las funciones cerebrales, como bajo coeficiente intelectual y dificultades de aprendizaje.

Las obras se centran en esta planta urbana, porque Geotécnica tenía instalada su sede aquí. Tras su cierre, el acopio del material que traía de Mina Gonzalito quedó abandonado a cielo abierto en 4 sectores claves.

La principal concentración se encuentra ubicada en el ingreso, a la altura donde se emplazaba tiempo atrás el monolito que sostenía la estructura de una estanciera. Las pilas de tóxicos 2 y 3 se hallan a metros de la 1ª, mientras que la 4ª está ubicada en un barrio.

Esa barriada se levanta donde estaba la fundidora. Es que con los años el lugar se urbanizó, y sobre el suelo impactado se construyeron viviendas y calles. Se trata de un amplio sector que incluye la zona del automóvil club y las calles Beltrán y Alvarado.

Allí viven cerca de 80 familias, 30 de ellas con niños, que deben convivir con las labores de saneamiento que efectúa la firma de 7 a 19. Para ello se efectuó un censo y se instruyó a los habitantes acerca de las pautas a seguir para evitar la exposición a los tóxicos.

Sin embargo allí se está dando la labor más compleja, y recientemente, incluso, intervino sobre el tema la defensora gral. de niños y adolescentes de la Provincia, porque se detectó que deambulaban chicos mientras los expertos cumplían sus labores y se creó un protocolo para estos casos.

¿Cómo se procede en ese barrio? se actúa casa por casa.

En cada una se remueve el suelo contaminado que está presente en los sectores donde no se construyó ni se realizó un contrapiso.

“El tema es donde hay suelo” informó el ingeniero Marcelo Cacciabue, que es un inspector de obra dependiente del programa de minería nacional (Geamín) en cuyo marco se desarrolla la remediación.

La metodología de trabajo fijada, según detalló Cacciabue implica “hacer los trabajos (de remoción de tierra) a mano y llenar bolsas, que después se llevan al Paraje Mancha Blanca, donde se realiza la disposición final”.

Una vez hecho esto, el lugar “se rellena con suelo limpio, que se trae de ese sector en el que está la celda (o foso) de seguridad (que contendrá los tóxicos)”.

Para evitar la voladura de polvo durante los trabajos el sector a sanear se mantiene humectado. Luego, se cubre con una malla, que se retira al retomar las tareas. Esta misma dinámica se emplea en las otras concentraciones de escoria.

Mayor cantidad

Un punto importante es que en el barrio citado se descubrió una contaminación mayor a la informada en un informe técnico realizado en 2010.

Debido a esto los trabajos insumirán más tiempo e incluso se cambiará, en algunas casas, la modalidad de remoción.

“Es que en estos años las condiciones cambiaron. Se nivelaron terrenos, y se usaron partes de las pilas de tóxicos para hacer rellenos.

Donde indicaban que tenían que sacarse 10 cm se encontró con que se tenía que ir a mayor profundidad, por caso, 30 o 40 cm” dijo el profesional.

Como en algunas viviendas la construcción está detrás o delante de un vasto espacio de terreno sin construir se autorizó que el movimiento de suelo se realice “con una minicargadora o con una cargadora más grande, para que el trabajo sea más eficiente” informó el inspector.

Circuito de trabajo

Los camiones que trabajan para la empresa Taym (promedian los 35 y podrían llegar a emplear 41) realizan un recorrido que comienza, según informó el ingeniero Marcelo Cacciabue (que supervisa la obra) “en el sector de la pila 1 (la de la zona donde estaba el monolito de la estanciera)”.

”Una vez que se carga la escoria, esa unidad sale y hace un recorrrido por un circuito de suelo contaminado”. La carga va humedecida y cubierta, para que durante el posterior trayecto o existan voladuras.

“Llega al sector donde se instaló el lavadero, compuesto por 2 bateas, le lavan el chasis y las ruedas y sale por un circuito limpio”.

Ese circuito “es un camino alternativo que no va directo a la ruta, sino que toma por un desvío, y sale a la altura donde está emplazada la garita de la policía . Recién allí ‘engancha’ la rotonda por ruta 3 , viaja por ella, empalma la ruta 23 y llega a Mancha Blanca (ubicada a alrededor de 50 km de San Antonio)”. Ése es el lugar donde se efectuó el foso para la disposición final del producto.

“Cuando el móvil ingresa (al paraje) entra por un sendero limpio a la celda de seguridad. Allí pisa escoria de lo que se va descargando, se vacía, sale de suelo sucio y entra a otro lavadero (que también posee dos bateas, como el de SAO). En él no sólo se lavan chasis y ruedas sino también las bateas por dentro, porque en ellas se cargará material limpio (suelo extraído de la zona para usar de relleno de lo que se sacó del área impactada). Tras esto, el camión entra nuevamente por el camino descripto”.

El lugar se urbanizó, y sobre el suelo impactado se construyeron viviendas y calles. Allí viven cerca de 80 familias, 30 de ellas con niños.

Río Negro Online

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com