3 proyectos interesados en nuevos protocolos

Se reactiva tratado minero con Argentina: tres proyectos interesados en nuevos protocolos

El último en ser recomendado por parte de la Secretaría Ejecutiva, es Los Azules, que apunta a una inversión sobre los US$ 3.900 millones.

A falta de la firma de los presidentes de Chile y Argentina para oficializarlo, próximamente serán siete los proyectos bajo el amparo del Tratado de Integración y Complementación Minera creado en 1997 por ambos gobiernos, con el objetivo de facilitar la exploración y explotación de proyectos en la zona fronteriza, con permisos de libre tránsito y medioambientales que necesitan este tipo de obras.

En la última reunión de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión, entidad que reúne a las autoridades de ambos países, se recibieron dos nuevas solicitudes para la creación de protocolos: una en el área Vicuña en Atacama que considera tres nuevos proyectos, y Los Azules.

Este último es uno de los más importantes que hay en la cartera de iniciativas, e incluso es considerado como uno de los pórfidos de cobre más grandes del mundo, ubicado en la zona fronteriza en la Provincia de San Juan. Los cálculos apuntan a que se requerirán inversiones por US$ 3.900 millones para viabilizarlo y en él existirían también reservas de oro y plata.

“Este es un proyecto importante porque es un pórfido cuprífero, un yacimiento grande de cobre y la recomendación es que se acceda a la solicitud de la empresa, pero la decisión final la toman los presidentes de los países en base de lo que recomendemos”, comentó el subsecretario de Minería, Erich Schnake, quien lidera la comisión binacional.

La autoridad agregó que Los Azules, a cargo de la canadiense McEwen Mining, y operada por la subsidiaria Andes Corporacion Minera, está en una fase de exploración avanzada, recabando la información previa para el desarrollo del proyecto.

El subsecretario adelantó que la gigante Río Tinto desistirá del protocolo que tienen a su nombre por el proyecto Amos Andrés, para que próximamente se reingrese una nueva iniciativa, la que sigue siendo atractiva por el territorio nacional, bajo el nombre de Fénix, y que dadas las condiciones geográficas, sólo se puede acceder por Argentina, a pesar de gran parte de los recursos se encuentra en Chile.

 

Otros yacimientos

A veinte años de la creación del tratado, pareciera ser que los proyectos tomarán un nuevo aire con las reformas impulsadas para el sector de la mano de la administración del presidente Mauricio Macri, a pesar de que a la fecha ninguno de los yacimientos que son parte de la cartera están siendo explotados.

 

En cuanto a una de las obras emblemáticas, y con la que se dio el vamos al tratado en 1999, es Pascua-Lama, que actualmente se encuentra paralizado. Sin embargo, los controladores comunicaron a la comisión la necesidad de realizar algunos ajustes al protocolo aprobado, que se trata de dejar un campamento fuera del área permitida, trámite que de todas maneras tiene que hacerse formalmente.

Respecto al botadero que debe retirar Minera Los Pelambres por haber traspasado la frontera, Schnake adelantó que la empresa no ha realizado ninguna solicitud formal para ampararse en el tratado, pero que eventualmente podría hacerse un protocolo para facilitar tanto el tránsito, como los permisos.

“Una vez acordada la solución, podría esa solución verse facilitada a través de un protocolo especial”, dijo el subsecretario.

“La evaluación es positiva, pese a que no existan proyectos en explotación”

En noviembre y luego de un período sin reunirse, la Comisión Administradora retomó la revisión de solicitudes para impulsar nuevas obras en los terrenos fronterizos. Por el lado chileno, quien lidera estas tratativas es el subsecretario de Minería, Erich Schnake, quien apunta a que este tratado ha venido a entregar certezas jurídicas a los inversionistas.

 

– ¿Cuál es el objetivo de este instrumento?

– Lo principal es facilitar el funcionamiento de un proyecto. Si no estuviera el tratado, cuando se tenga que pasar de un lado a otro habría que pasar un control fronterizo y entregar documentación. Además, se define cuando se está explotando de un lado o del otro, para ver el pago de impuestos, royaltys y normativas de cada país. También tiene que ver con los permisos ambientales, porque tenemos legislaciones diferentes y con los temas de seguridad, lo que se suma a que se crean mecanismos que permiten seguir trabajando y resolviendo temáticas de esta naturaleza que van surgiendo.

 

– ¿Cuál es la evaluación a 20 años del tratado?

– La evaluación es positiva, aunque a la fecha no existan proyectos en explotación. El hecho de que hayan tantos protocolos firmados, da cuenta de que en el futuro van a haber inversiones al amparo del tratado, en ese sentido la evaluación es buena, porque a las empresas les da certeza jurídica, les facilita el desarrollo de sus trabajos y labores y no ha perdido vigencia, porque si bien en los últimos años la comisión no se reunió, ha habido un contacto permanente entre ambos países a efecto de facilitar estos desarrollos. Si no existiera el tratado, cualquier riqueza que existiera en la frontera de ambos países sería imposible de explotar.

 

– ¿Cuál es la señal con la recomendación de dos nuevos proyectos?

– Esto demuestra que para los inversionistas está más vigente que nunca el tratado y ellos lo ven como una herramienta que les facilita el desarrollo de las actividades, sobretodo en estos proyectos transfronterizos, porque los yacimientos no reconocen fronteras y nosotros compartimos más de 5 mil kilómetros con Argentina y hay alto potencial minero en esta área.

 

 

 

Diario Financiero

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.