Lindero tendrá 500 trabajadores a mitad del 2018

El próximo mes arranca la construcción del emprendimiento aurífero Lindero, ubicado en Salta, propiedad de Fortuna Silver Mines. En una primera etapa, serán cerca de 150 los empleos que generen las obras alcanzando los 500 en el segundo semestre del 2018.

El Proyecto Lindero está ubicado en la puna argentina a unos 4.000 msnm y a 260 km al oeste de la ciudad de Salta. El acceso se realiza a través de la Ruta Nacional 51, que pasa por las localidades de San Antonio de Los Cobres y Olacapato, y por la Ruta Provincial 27, que cruza por las comunidades de Pocitos y Tolar Grande. Tolar Grande es la ciudad más cercana al proyecto, ubicada a 75 kilómetros al noreste.

“En enero comienza la construcción, ahora se está trabajando en algunos temas para armar el campamento. Estamos trabajando mucho lo de contratistas y cómo se va a manejar la ingeniería, es todo un tema previo al movimiento de campo pero se está trabajando activamente en lo que será la construcción que se estima durará un año y unos meses más”, indica Facundo Huidobro, ejecutivo de Mansfield Minera S.A, la empresa subsidiaria de la minera canadiense Fortuna Silver Mines.

Tal como está previsto, la Provincia norteña tendrá en el año 2019 su primera mina metalífera en operación. El costo total del capital se estima en US$ 282 millones. El producto obtenido serán barras doré que contienen un promedio del 84% de oro. El envío semanal de doré para refinar durante los primeros 13 años de producción tendrá un promedio de 2.740 onzas troy. Luego la tasa estimada de producción semanal de doré disminuye.

“Actualmente estamos reclutando, capacitando, pero para la construcción hay mucha mano de obra con la que se puede contar. El año que viene vamos a empezar a trabajar pensando en lo que es operación en base a la gente que está en construcción. Priorizando ante todo la mano de obra local. Esto será uno de los temas más importantes para la empresa, el desarrollar contratistas locales, formarlos, como ya se está logrando”, señala Huidobro.

Según el ejecutivo, para la construcción hay que empezar de cero “porque la zona de Puna es inhóspita, no hay ni infraestructura de caminos incluso para transportar los bienes y los insumos más adelante”.

El fuerte de la construcción será a mitad del 2018 y será entonces cuando haya mayor cantidad de empleos. “En ese momento, se requerirán unas 500 personas. Se irá incorporando de a poco la cantidad de gente que sea necesaria, será progresivo. Irá de 20 que son ahora a 140 dentro de un par de meses y de ahí se sigue sumando hasta el pico máximo. Luego entra a bajar al iniciar la etapa de operación que quedarán entre 250 personas”, concluye.

 

 

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.