Mendoza apuesta al fracking para duplicar las inversiones


 

Este jueves el Gobierno realizará una audiencia pública para reglamentar el procedimiento de fractura hidraúlica para la extracción de petróleo no convencional. De esta manera, la Provincia apunta a duplicar la producción de crudo – que va en declive- y las inversiones de las petroleras en la cuenca neuquina de Vaca Muerta, pero también en las formaciones Cacheuta y Potrerillos. De acuerdo con los cálculos oficiales, la producción de crudo podría llegar a duplicarse en los próximos años, entre el petróleo convencional y no convencional.

Con el antecedente de Puesto Rojas, el Gobierno elaboró un proyecto de decreto reglamentario que se dará a conocer en Malargüe -lugar de la audiencia- y donde se informarán los requisitos para explorar los reservorios subterráneos.

La prueba piloto del fracking de Puesto Rojas va a dimensionar el potencial de Mendoza en materia de petróleo no convencional. La fractura hidráulica o fracking es una metodología que consiste en inyectar agua, productos químicos, ácidos corrosivos y arena a miles de metros de profundidad, con la intención de producir microfracturas en la llamada roca madre o en las arenas compactas y extraer los hidrocarburos de yacimientos no convencionales.

Pese a la resistencia de los grupos ambientalistas y de la Federación Argentina de Espeleología -que presentó un amparo a la Justicia para fenar la estimulación de las rocas madres con esta técnica-, el decreto abrió la puerta a nuevas empresas que ya estén explotando petróleo convencional y que quieran ir más allá de la superficie.

Según el Gobierno, El Trébol tuvo positivos resultados en la exploración de petróleo no convencional y aguarda la salida del decreto para pedir la concesión del área. La firma petrolera garantizó el desembolso de 70 millones de dólares para los trabajos de exploración.

Emilio Guiñazú, secretario de Energía y Minería de Mendoza, señaló que hay mucho interés por parte de las petroleras en la exploración y la explotación de petróleo no convencional. Incluso, adelantó que Mendoza está preparando una licitación internacional para la exploración de 12 áreas de petróleo, donde las interesadas deberán presentar una propuesta de exploración no convencional.

“Estamos tratando de terminar los pliegos para que la ronda licitatoria salga próximamente. Apuntamos a empresas con capacidad y con la tecnología necesaria para trabajar en hidrocarburos. Pero además que también puedan hacer exploración no convencional para saber qué es lo que tenemos en la provincia”, manifestó el ex Director General de IMPSA.

La intención del gobierno es que se presenten las principales petroleras del mercado, es decir, YPF, Pluspetrol, Panamerican Energy, entre otras.

Audiencia pública

Por su parte, Miriam Skalany, Directora de Protección Ambiental de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, destacó la importancia de la audiencia pública y señaló que se trata de un “paso trascendental que está realizando la provincia en materia ambiental porque en el país no hay legislación de este tipo”.

La funcionaria añadió que “este jueves vamos a someter a consideración el proyecto de evaluación de impacto ambiental para la exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales”.

Mendoza tomó parte del marco regulatorio de Neuquén, pionero en la utilización de fracking. Esta norma únicamente contempla el impacto ambiental en el recurso hidríco. Es por ello que Skalany subrayó que el decreto va más allá y considera el potencional daño a la flora, a la fauna, al aire y establece los requisitos para cuidar estos elementos de la naturaleza.

Cabe destacar que la iniciativa de regular la actividad y de fijar los términos, como también las prohibiciones, surge de un aporte desde la Fiscalía de Estado de la provincia en el marco del amparo presentado por ambientalistas y que fue rechazado por la Justicia.

Los puntos del decreto reglamentario

En el decreto se detallan una serie de requistos para la etapa previa a la estimulación por fractura hidraúlica, durante el procedimiento y después.

Skalany aclaró que este procedimiento se hace una sola vez y luego, la extracción es igual a la del petróleo convencional.

De acuerdo al proyecto de decreto reglamentario “la fractura hidráulica se presenta como una técnica de estimulación para la exploración y/o explotación de hidrocarburos en formaciones no convencionales, y por sus características peculiares, debe ser sujeta a una reglamentación específica que tenga primordialmente en cuenta el uso controlado del recurso hídrico, estudios de sismicidad, utilización de productos químicos permitidos, protección de capas subsuperficiales y superficiales”.

Esta regla general surge en el artículo 4: “Todos los proyectos de exploración y explotación en formaciones no convencionales en el marco de lo establecido por Artículo 4° de lo establecido por el art. 27 bis de la ley Nacional 17319 deberán contar con una Evaluación Ambiental previa a su ejecución que será categorizado por la Autoridad de Aplicación según su alcance en:

– Manifestación General de Impacto Ambiental para todas las áreas nuevas a concesionar

– Aviso de Proyecto para áreas con concesiones ya existentes, prorrogadas o convertidas.

– Informe Ambiental Específico para el desarrollo de un plan piloto que permita evaluar el potencial de la formación.

La Autoridad de Aplicación solicitará como mínimo Dictamen Sectorial del Departamento General de Irrigación y del Municipio donde se realizará la explotación.

Por otro lado como se indica en el artículo 5, las peticiones deberán contar con una declaración jurada de información de volúmen estimado y fuente de provisión de agua a utilizar durante las etapas de exploración, explotación y terminación de los pozos, debiendo acreditar fehacientemente la autorización al Departamento General de Irrigación.

También se deberá informar detalladamente cómo se realizará el procedimiento de estimulación, la profundidad de los acuíferos de la zona, los productos químicos que se utilizarán, la disposición final del agua utilizada para la fractura y si es una zona de sismos. Esta particularidad es porque los estudios del tema vinculan la generación de movimientos telúricos a la técnica de la fractura hidráulica.

La sismicidad producida por el hombre, conocida como sismicidad inducida, puede ser ocasionada por remoción de material, detonación de explosivos, adición de fluidos en el subsuelo, vaciado o llenado de presas, construcción de diques, remoción de hidrocarburos de yacimientos de petróleo y gas, generación de energía geotérmica y pruebas nucleares, entre otras actividades.

En las investigaciones sobre esta vinculación dan cuenta de que la fracturación hidráulica o fracking puede causar sismos de baja magnitud no perceptibles para la mayoría de la gente. Normalmente los epicentros de estos sismos se encuentran cerca de la superficie porque la extracción de los hidrocarburos generalmente se hace a profundidades no mayores a 2 mil metros.

En ese sentido, Guiñazú ahuyentó a los fantasmas de la generación de movimientos telúricos ocasionados por la técnica.

“Hemos hecho las pruebas y para generar ese tipo de efectos tendríamos que ocasionar millones de veces la energía que se utiliza para esto. Hay malas experiencias en el mundo, pero si la técnica está controlada se minimizan los riesgos”, explicó Guiñazú.

Los avales

El proyecto de decreto tiene el aval científico de la Fundación Cricyt del Conicet, con los aportes técnicos de la Dirección de Exploración y Explotación Petrolera de la Nación y el Departamento General de Irrigación.

Los cuestionamientos

Las organizaciones ambientalistas en Defensa del Agua Pura y el medio ambiente pusieron en tela de juicio la realización de la audiencia pública en los últimos días de diciembre para terminar de definir algo que para ellos ya es inexorable.

Uso del agua y generación de empleo

La promesa del desembarco definitivo del fracking en Mendoza es la generación de empleo y de desarrollo económico para la provincia, tomando como ejemplo la experiencia del mega proyecto de Vaca Muerta en Neuquén. El pueblo neuquino de 6.000 habitantes ya cuenta con un shopping y emprendimientos inmobiliarios para dar confort a los técnicos y a los ejecutivos que trabajan en el petróleo.

“Nosotros apostamos con el petróleo no convencional, primero, a repuntar la actividad que está en declive y por otro lado, a dar oportunidades a la gente, sino de qué futuro estamos hablando”, defendió el proyecto el secretario de Energía y Minería.

“Comparando el uso de unidades de agua con actividades económicas que tiene Mendoza, podemos decir que hay rubros que utilizan más el recurso hidríco para generar menos puestos de empleo y con salarios bajos. Lo que estamos haciendo es repensando la matriz económica y dónde queremos usar el agua”, detalló.

De acuerdo a un estudio que será presentado en la audiencia pública para el informe de impacto ambiental del fracking en Mendoza, para cultivar dos hectáreas de ajo, se necesitan 99 unidades de agua; mientras que para el petróleo no convencional se necesitan tres. No sólo es menos volúmen del recurso, sino que emplea para el funcionamiento de un equipo a unas 70 personas en forma directa y 200 de manera indirecta.

Mientras que para las dos hectáreas de ajo, se genera un puesto de trabajo de salario mínimo. En el caso del petróleo, un sueldo promedio es de $40.000.

“Hay otras actividades que usan más agua y que implican un menor crecimiento en puestos de trabajo y en la economía global, estamos empezando a tomar medidas para replantear el cambio de matriz productiva”, remarcó el funcionario.

El Sol

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com