Japón proyecta inversiones mineras


 

Una importante delegación de empresarios japoneses visita diferentes regiones del país, buscando oportunidades en esos sectores. El gobierno argentino les presenta un programa de inversiones planificadas de u$s 20.000 millones en los próximos 10 años solo en hidrocarburos y minería.

Durante toda la semana, empresarios y diplomáticos de Japón analizaron las oportunidades de inversión para el desarrollo de hidrocarburos, minería y agroindustria. Inicialmente recibieron, durante un Seminario sobre “Recursos Mineros e Hidrocarburos en la Argentina”, en la sede de la Cancillería de ese país, toda la información sobre los sectores de interés, con el objetivo de abordar el desarrollo entre ambos países de estos sectores, de enorme potencial de negocio.

El secretario de Comercio Internacional de la Cancillería argentina, Horacio Reyser, afirmó que el potencial de inversión japonés en la Argentina en minería e hidrocarburos, podría elevarse a nivel mundial a u$s 20.000 millones en diez años, en extracción de minerales como oro, cobre y litio y en la explotación de petróleo y gas en el yacimiento de Vaca Muerta.

Reyser destacó la “gran experiencia” de Japón en hidrocarburos y sostuvo que los proyectos avanzan a paso firme en los últimos dos años: “Las inversiones de empresas japonesas se pueden dar en forma directa o asociadas a empresas argentinas para desarrollar el potencial minero nacional que está subexplotado”.

Según fuentes de la embajada de Japón en Buenos Aires, la delegación comercial está formada por 20 empresas japonesas, entre ellas JX Nippon Mining & Metals; Marubeni; Chiyoda Corp.; Mitsui & Co.; JX Nippon Oil & Gas Exploration; Nippon Koei Co.; Mitsubishi Materials; Sumitomo Corporation; HANWA Co.; Toyo Engineering Corp.; JOGMEC; Maxell; INPEX Corp.; Itochu; y Sojitz, que tienen interés “en el desarrollo y adquisición de litio, cobre e hidrocarburos no convencionales”.

La misión comercial fue organizada por los ministerios de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina y de Economía, Industria y Comercio de Japón (METI) con la coordinación de la embajada de ese país en la Argentina a cargo del embajador, Noriteru Fukushima.

“Hoy hay confianza en invertir en la Argentina. Los japoneses somos un poco cautelosos, pero si ya hay aquí una delegación de tantas empresas es porque tardó dos años [construirla], pero la confianza está”, fueron las declaraciones al diario La Nación, del embajador Fukushima, sobre el actual clima de negocios en el país.

Reyser agregó que el comercio bilateral es de u$s 1.200 millones, “muy por debajo de lo que podemos concretar…y la inversión de cartera directa japonesa en el país se eleva a u$s 700 millones, nivel que puede ser incrementado en forma importante”.

Para el embajador japonés en Argentina, gracias a las reformas que está llevando a cabo el nuevo gobierno argentino “tenemos mucha confianza y por eso, ya hemos concluido negociaciones sustanciales para el tratado de inversión y estamos iniciando otros acuerdos”. “Después de dos años, ya anunciamos u$s 1.600 millones de inversiones en la Argentina y ojalá en cuatro años sea el doble o triple. Aquí en Argentina, los japoneses queremos trabajar mucho y contribuir al desarrollo en estos sectores”.

“La Argentina tiene un gran potencial y nos interesa también mucho invertir en infraestructura. El número de empresas japonesas en el país que había caído a 50, en estos últimos dos años duplicó ese número”, añadió el diplomático.

Con ese objetivo, la delegación japonesa visita tres provincias: Catamarca (minas de cobre), Salta (salar para la extracción de litio) y Neuquén (yacimientos de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta).

Los beneficios que ofrece Argentina van desde la libre importación de bienes de capital durante el tiempo que duren los proyectos, reducción de IVA y otros beneficios fiscales, la no imposición de un número de trabajadores por proyecto -una preocupación que dejó expuesta uno de los inversores presente en el evento-, entre otros.

Para los empresarios japoneses, la Argentina ofrece hoy condiciones atractivas para que los inversores confíen en la nueva etapa del país, que busca una “inserción inteligente en el mundo. En 2017 se celebran los 120 años de relación bilateral con Japón y ambos países están interesados en intensificar el potencial de su intercambio comercial. Y se pretende hacerlo con las oportunidades que ofrece el litio y el cobre. Como señala en embajador  Fukushima, “hoy Japón importa el 50% del cobre que necesita de Chile. ¿Por qué no de Argentina, si tiene la capacidad de producirlo?”. El otro gran interés de la delegación nipona se centra en los hidrocarburos que su país es importador neto.

En ese contexto, el embajador de Japón destacó que la Argentina sea el quinto exportador latinoamericano a su país y evidenció que el interés nipón por invertir es ambicioso: “Estamos en una nueva etapa, una nueva dimensión. La presencia económica de Japón va a aumentar muchísimo más; el primer ministro Shinzo Abe ya vino y por el G-20 volverá, por lo que continuarán las relaciones, constantes visitas que harán más fácil trabajar en el tratado de inversión, en el tratado que busca evitar la doble tributación, de e-commerce, servicios, entre otros. Queremos tener la presencia que tenemos en Brasil, Perú o Chile, retomar esa presencia para entablar una nueva relación por otros 100 años”.

Pero las dudas de los empresarios japoneses se centran en los altos costos laborales y logísticos de la Argentina. El representante de una de las empresas interesadas en explotar litio y cobre, señaló que los costos laborales son más baratos en Perú y Chile. El otro problema es la logística, porque el acceso a los puertos desde el lugar de producción en la Argentina es muy lejos. Al respecto, el subsecretario de Desarrollo Minero, Mario Capello, mencionó los acuerdos que la Argentina está gestionando con Chile para tener acceso a sus puertos y aprovechar la ruta del Pacífico, además de la reactivación ferroviaria.

Para Shingo Ando, gerente de la petrolera japonesa Inpex, “Vaca Muerta sería de nuestro interés, y también podríamos pensar en la posibilidad de explorar offshore. Si la industria de excavación y compresión en la Argentina se desarrolla estaríamos hablando de una gran oportunidad… como lo hacemos junto a Shell en Australia y ahora en Estados Unidos, pero los costos (aquí) aún no son competitivos, por lo que todavía no hay una línea clara de qué hacer con la Argentina”… “El costo de explotación en EEUU, por ejemplo, es bajo, entonces si la Argentina logra bajar los costos podríamos hablar del mismo nivel de competitividad”.

 

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com