Hoja de ruta muestra cómo la industria del cemento puede lograr reducciones de CO2


 

Una combinación entre tecnología y soluciones de políticas podría proporcionar un camino para reducir las emisiones directas de dióxido de carbono de la industria del cemento en un 24% por debajo de los niveles actuales para 2050, según un nuevo informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE) y la Iniciativa de Sostenibilidad del Cemento (CSI).

El CSI es el proyecto sectorial emblemático del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) que actualmente reúne a 24 grandes productores de cemento que operan en más de 100 países y que han integrado el desarrollo sostenible en sus estrategias y operaciones comerciales.

La Guía de la tecnología, denominada Transición de bajas emisiones de carbono en la industria del cemento, proporciona una actualización de la Hoja de ruta mundial de tecnología del cemento, producida en 2009 como la primera hoja de ruta sectorial. El objetivo de la nueva edición es identificar y desarrollar esfuerzos de colaboración internacional y proporcionar evidencia sólida para la toma de decisiones tanto en la industria como en las políticas para seguir avanzando hacia un sector de cemento sostenible que contribuya al esfuerzo de limitar el aumento de la temperatura global a 2°C .

El sector del cemento es el tercer consumidor de energía industrial más grande del mundo, responsable del 7% del uso de energía industrial, y el segundo emisor industrial de CO2, con aproximadamente el 7% de las emisiones mundiales de CO2.

A medida que la población mundial aumenta y más personas se mudan a las ciudades, la producción mundial de cemento crecerá entre un 12% y un 23% para el año 2050 y, a pesar de las eficiencias crecientes, las emisiones directas de carbono de la industria cementera aumentarán un 4% globalmente en 2050.

La hoja de ruta utiliza un enfoque ascendente para explorar una posible vía de transición basada en el análisis de tecnología de menor costo para que la industria del cemento reduzca sus emisiones directas de CO2. Alcanzar este objetivo requeriría una combinación de soluciones tecnológicas, políticas de apoyo, colaboración público-privada, mecanismos de financiación y aceptación social.

La hoja de ruta limita el aumento de la temperatura media global a 2°C a largo plazo. La hoja de ruta incluye un recuadro que analiza el impacto global del mayor nivel de ambición en n escenario que cae dentro de la categoría de los escenarios “bien por debajo del 2 grados centígrados” del IPCC.

“Mejorar la eficiencia energética y cambiar a combustibles alternativos, en combinación con reducir el contenido de clinker en cemento y desplegar tecnologías emergentes e innovadoras como la captura de carbono y el uso de materiales alternativos vinculantes, son los principales métodos de mitigación de carbono disponibles en la fabricación de cemento”, informa la guía.

“Se pueden lograr ahorros de emisiones adicionales teniendo en cuenta el ciclo de vida general del cemento, el hormigón y el entorno construido. Esto puede incluir la optimización del uso del hormigón en la construcción maximizando la vida útil de los edificios e infraestructuras, fomentando la reutilización y el reciclaje, reduciendo los residuos y aprovechando las propiedades del hormigón para minimizar las necesidades energéticas de calefacción y refrigeración de los edificios”.

La hoja de ruta describe las prioridades de política y las recomendaciones normativas, analiza los mecanismos de estimulación de la inversión y describe los desafíos técnicos con respecto a la investigación, el desarrollo y la demostración.

ComunicaRSE

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.