Fracking y minería: dos caras de una misma moneda


 

Por Eddy Lavandaio

El 9 de setiembre de 2005, en una nota del diario Los Andes, la Asociación Geológica de Mendoza advirtió que en el departamento San Carlos se había difundido información carente de toda seriedad acerca de la actividad minera, con la finalidad de infundir miedo a la población y generar una “pueblada” en contra de esa actividad..

Tanto el Gobierno de Julio Cobos como los integrantes de la Legislatura Provincial decidieron sumarse políticamente a la “pueblada”. Se sancionó la Ley 7.422, hecha exclusivamente para impedir el inicio de una exploración minera en la zona del Arroyo Papagayos, y se anunció la ampliación de áreas naturales protegidas con el objeto de desalentar la actividad minera (diario UNO, 8 de setiembre de 2005). Como dato anecdótico cabe recordar que cuando se aprobó la Ley, el Intendente de San Carlos gritó ¡Viva la Patria! en el recinto de la Legislatura.

El 6 de noviembre de 2006, en otra nota del diario Los Andes, la AGM decía haber verificado la difusión de información de dudoso origen y dudosa calidad técnica, con datos falsos en materia de actividades mineras, en las zonas de influencia de los Departamentos San Rafael y General Alvear. El fin perseguido era, otra vez, infundir temor a la población, incluyendo a los niños de la escuela primaria, para que reaccionen y se opongan al trabajo de los mineros.

En esa nota la AGM advertía que los Organismos de Gobierno encargados de informar seriamente a la población no lo estaban haciendo. Y tampoco lo hicieron después, como se verá mas adelante.

Nuevamente el miedo infundido por hábiles activistas autodenominados ambientalistas derivó en otra “pueblada” a la que se sumaron políticamente la mayoría de los funcionarios y legisladores. Como resultado de estas acciones y adhesiones, se sancionó la Ley 7.722 que puso punto final a la inversión minera en la Provincia.

Estas citas describen de manera muy breve de qué manera se generó una alianza tacita entre los activistas antimineros y los políticos de Mendoza. Cada partido político quiso acercarse mas a esas “puebladas” con el objetivo de conseguir mas votos hasta llegar al colmo protagonizado por Francisco Pérez que, siendo candidato, pidió públicamente que se rechace el proyecto San Jorge para mejorar sus chances de ganar la gobernación (MDZ, 24/08/11).

Por eso, el 01 de abril del 2012 (diario UNO) la AGM explicó detalladamente la forma en que los líderes políticos apoyaron la lucha contra los mineros y le asignaron credibilidad, legitimando toda la información falsa o distorsionada que le llegó a la comunidad. Con semejante apoyo, los que estuvieron en esas puebladas quedaron sinceramente convencidos de que participaron en una lucha por una causa justa en contra de una actividad que amenazaba con perjudicarlos. Ese convencimiento quedó definitivamente evidenciado cuando la propia esposa del actual Gobernador mostró con orgullo y en forma pública, su participación en esa lucha (diario Los Andes, 06 de marzo de 2016).

Dejando de lado algunos argumentos realmente disparatados, el tema central de esa lucha fue la “defensa del agua” dando por entendido que la actividad minera le quitaría el agua a la producción agrícola tradicional de Mendoza”.

Ahora, si el Gobierno hubiera querido poner las cosas en su lugar, informando correctamente a la población, hubiera sido muy fácil hacerlo. Por ejemplo:

1.- Los abogados idóneos del Gobierno les hubieran explicado a los viñateros y demás productores que la Ley de Aguas Nº 322 (artículos 27 y 28) y los artículos 194 y 195 de la Constitución de la Provincia garantizan a los productores agrarios que nadie les puede quitar el agua.

2.- Si los legisladores les hubieran explicado a esos productores que solamente ellos, por ley, pueden autorizar o no el uso de agua, seguramente se hubiera podido neutralizar la preocupación demostrándoles que seguirían teniendo el agua de riego que necesitan sus fincas.

3.- Desde el Gobierno se hubiera podido informar, con datos del INV, lo ocurrido en la vecina San Juan, que siguió produciendo la misma cantidad de vides, de vinos y de mostos que producía antes de la puesta en marcha de la minería metalífera.

4.- También se hubiera tenido que informar que el Gobierno no debe autorizar la ejecución de ninguna operación o trabajo minero que no esté a cargo de un profesional con título habilitante, debidamente matriculado de acuerdo a la legislación vigente en Mendoza (Decreto Ley 3.485 y Ley 2.955), sobre el que pesa la responsabilidad de la corrección técnica de las operaciones y trabajos.

5.- Por último, el Gobierno hubiera podido hacer pública su mora en la obligación de cumplir con los artículos 267 y 268 del Código de Minería referidos a la educación y defensa ambiental.

 

Pero no quisieron hacerlo y no lo hicieron. Nuestros líderes políticos (en su mayoría) prefirieron legitimar la información que los activistas transmitieron a la gente y tomar decisiones funcionales a la idea de imponer el miedo a la minería.

Ahora, varios años después, se plantea el tema de la fracturación hidráulica, una técnica de recuperación de hidrocarburos en rocas de baja permeabilidad, también llamada “fracking”, que es una forma de hacer minería porque extrae recursos minerales del subsuelo. Aparecen de nuevo los activistas y se distribuye información sesgada, distorsionada y carente de seriedad entre la población para infundirles miedo y generar otra protesta, ahora antifracking.

Aunque esto es muy notorio vale la pena decir que los activistas antiminería y los antifracking son los mismos y las poblaciones movilizadas por ellos también.

Sin embargo la reacción de nuestros líderes políticos es diferente, tan diferente que resulta opuesta a lo que vinieron diciendo y haciendo desde el 2005 hasta ahora.

El gobernador Alfredo Cornejo, defendiendo a la utilización del fracking, criticó a quienes “mienten y meten miedo a la ciudadanía” (Los Andes, 25/04/18).

El Subsecretario de Energía y Minería de la Provincia, Emilio Guiñazú, que en cada aparición pública se encarga de ratificar la vigencia de la antiminería, se refirió a un audio antifracking que circuló por internet, señalando que alguien pudo haber “producido y guionado el audio con la expresa intención de sembrar miedo”. Dijo que …”El ambientalismo paga muy bien políticamente: “Todos van a estar siempre a favor del ambiente, pero cuando ocurren estas cosas se desvían las preocupaciones legítimas y se genera un fanatismo o miedo, producto del desconocimiento”.

Y sin perder tiempo, el Gobierno generó videos explicativos para informar correctamente a la población acerca de la utilización del fracking.

Cabe preguntarse.. ¿Por qué ahora salen a deslegitimar a los mismos que legitimaron durante tanto tiempo? . ¿Por qué antes no quisieron informar a la población y ahora lo hacen? ¿A qué se debe este repentino cambio?

Las universidades argentinas forman geólogos e ingenieros que, como profesionales idóneos, intervienen en diferentes fases de la actividad minera y petrolera, poniendo sus conocimientos al servicio de la exploración y de la producción, y la cuota de responsabilidad que corresponde para que todos los trabajos se hagan de acuerdo a las reglas del arte y a las normas vigentes.

Sería interesante, y sobre todo constructivo, que los líderes políticos que han venido tomando decisiones sobre estos temas consulten o se reúnan con geólogos e ingenieros para intercambiar opiniones y tratar de encontrar la mejor forma de lograr que la política, la ciencia y la tecnología vayan de la mano, en la misma dirección, para bien de la Provincia.

 

Eddy Lavandaio

Geólogo – Matrícula COPIG 2774A

Miembro de la Asociación Geológica de Mendoza

 

 

 

Mdz

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com