Energía nuclear: empresas frágiles y realidades ambiguas


 

Por FABIÁN RUOCCO Presidente Ejecutivo del Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica (CEDYAT).

El sector nuclear en Argentina es uno de los que más se destacan mundialmente por la producción de hitos científico tecnológicos como referencia en la gestión del conocimiento junto a la innovación tecnológica de los últimos setenta años.

Desde el CEDyAT divisamos que no se ha debatido adecuadamente sobre el rol de la energía nuclear en la matriz energética en la Argentina, ha dependido históricamente de los hidrocarburos tanto para la producción de combustibles y gases destinada al consumo, como para la generación de energía eléctrica.

Diversificar la matriz eléctrica, descentralizando la generación y asegurando un mix tecnológico que garantice el abastecimiento en calidad y costo, es el gran desafío actual.

El desarrollo nuclear es un estratégico polo de desenvolvimiento industrial, científico y tecnológico de invalorable impacto y efecto multiplicador en la actividad económica y el empleo; a nivel de sistema energético es seguro, moderno, accesible y asequible. Argentina tiene la mayor tradición en América Latina en energía nuclear.

En julio de 2016 el ex ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren firmó en China un acuerdo para la construcción de Atucha III y la Quinta Central, dos nuevas centrales nucleares fallidas que estaban proyectadas por equipos profesionales argentinos con alto reconocimiento internacional.

Luego, el presidente Mauricio Macri acordó con el líder de China National Nuclear Corporation (CNNC), Wang Shoujun, la pronta construcción de la central nuclear Atucha III; mientras el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, anunció un crédito para la realización de las obras por un plazo de “20 años, con un período de gracia de ocho”. Nada de esto sucedió.

La Argentina, que preside el G20 este año, busca auxilio del FMI para estabilizar su economía sometida a fuertes presiones cambiarias, 17 años después de la mayor crisis de su historia. En este contexto, el gobierno nacional canceló el acuerdo con China para construir Atucha III en Zárate que iba a dar trabajo a 5000 personas, afectando directamente a las empresas del sector de la región patagónica particularmente en la PIAP y el INVAP.

Un cuadro de situación complejo, frágil y ambiguo.

Tomar decisiones desacertadas sobre proyectos que llevaron años desarrollar desde la ciencia y la tecnología, sustentados con los impuestos ciudadanos provoca daños colaterales más penosos que los percibidos por esos mismos ciudadanos.

De acuerdo a un informe de la compañía norteamericana CG/LA Infrastructure, la construcción de Atucha III representaba el 3º proyecto de ingeniería más importante para el país, sólo superado por el conjunto de obras de desarrollo social y productivo contempladas en el Plan Belgrano y en la expansión de la infraestructura hídrica en la provincia de Buenos Aires.

Según lo estipulado Atucha III iba a funcionar con tecnología “Candu”, mientras que la segunda emplearía uranio enriquecido y agua liviana con tecnología China.

El frustrado proyecto de Atucha III requeriría como recurso la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), de la localidad neuquina de Arroyito, dependiente de la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI).

Conformada por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la provincia de Neuquén, es una empresa del Estado argentino que opera la planta de agua pesada más grande del mundo. Se trata, además, de una de las pocas proveedoras de dicho recurso a escala global.

Mediante sus dos líneas de producción de 100 Tn cada una, la PIAP tiene una capacidad de obtención total de 200 Tn anuales de agua pesada, un elemento indispensable para moderar y refrigerar el funcionamiento de los reactores nucleares.

Es capaz de elaborar “agua pesada grado reactor” con el más alto nivel de pureza. Su equipamiento electromecánico y de estructuras pesa más de 27.000 Tn. Incluye 300 bombas, 250 intercambiadores de calor, 240 recipientes de presión, 90 compresores de gases, 13 reactores, 30 columnas de destilación, ocho hornos y más de 500 motores eléctricos.

Toda esta tecnología ha sido comprada y sostenida con los impuestos de la ciudadanía argentina. Hoy totalmente paralizados.

La PIAP venía transitando una crisis profunda desde hace años, pero la posibilidad -hoy fallida- de la construcción de una nueva planta nuclear con agua pesada le dio una oportunidad más. Tenía un largo camino productivo para abastecer las necesidades de una planta durante 30 o 40 años.

Hoy nada garantiza la continuidad laboral de los 450 trabajadores de la planta y los cientos de empleos indirectos que genera. Incluso el negativo efecto en las industrias PYMEs locales y regionales de base tecnológica, que ya comienza a hacerse evidente.

El gobierno provincial de Neuquén hace años que busca una la salida de emergencia para no perder las fuentes de trabajo. Dejar de producir agua pesada para pasar a hacer urea y amoníaco se analiza como alternativa, que la planta produzca fertilizantes para el campo. No obstante, esa posible reconversión requiere de un presupuesto financiero estimado en 525 millones de Euros.

El otro caso emblemático en la región es la reconfiguración del INVAP Sociedad del Estado, situada a la entrada de San Carlos de Bariloche, provincia de Río Negro. Una empresa que emplea a más de 1.300 personas, entre las que se cuentan profesionales altamente experimentados en el desarrollo de sistemas tecnológicos, así como en el manejo de proyectos de alta complejidad.

Enfocada en el sector nuclear, que debe incursionar en diferentes sectores para generar nuevas fuentes de financiamiento. Si bien, en enero pasado logró un contrato con Fundación Pallas de Holanda por el diseño y construcción de un reactor de investigación y producción de radioisótopos para usos medicinales, su situación sigue siendo complicada.

La relevancia de INVAP hoy no pasa por el potencial impacto económico de su facturación -muy importante a nivel local como generador de fuentes de trabajo, pero de volumen económico discreto en comparación con instituciones del Estado Nacional referentes del área de Ciencia y Tecnología-, ni tampoco por los servicios que la empresa puede brindar socialmente canalizadas esencialmente a través de la novel Fundación INVAP.

La trascendencia de INVAP radica en que representa simultáneamente un “paradigma” tecnológico, incluso es una “vidriera” del ecosistema de Ciencia y Tecnología argentino en el mundo. INVAP se ha nutrido históricamente -cumpliendo así con las condiciones establecidas en el Estatuto de su formación que es la generación de fuentes de trabajo genuinas en el ámbito de la provincia de Río Negro- de Ingenieros Nucleares y Físicos formados en el Instituto Balseiro, cuyas instalaciones se encuentran dentro del Centro Atómico Bariloche (CNEA).

Asimismo, hace poco se sumaron ingenieros mecánicos y en telecomunicaciones.

A la vez, integran sus planteles profesionales graduados de muchas universidades e instituciones terciarias provenientes de todos los rincones del país. Eso le permite, ante los diferentes escenarios poder, repensar continuamente su menú de servicios.

En el área de la tecnología espacial, el INVAP, es la única empresa argentina calificada por la NASA (EEUU) para la realización de proyectos espaciales y como tal ha demostrado su capacidad para el diseño, construcción, ensayo y operación de satélites, abocado a los proyectos de CONAE SAOCOM-1A, SAOCOM-1B, SARE, Tronador-II y SABIA-MAR, aunque los últimos tres sufrieron importantes restricciones presupuestarias.

Al discontinuarse el proyecto “ARSAT Plan 2015-2035”, aprobado por la Ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital actualmente vigente pero sin avances, una medida incompresible en el mundo científico, ya que Argentina se convirtió en un integrante del selecto grupo mundial que componen solo ocho países en el desarrollo satelital en la carrera espacial, INVAP quedó sujeto al fallido modelo nuclear.

Esto produce el retiro y también la emigración de muchos de sus equipos profesionales más calificados. También participa de proyectos diversos como: la asistencia técnica al sistema de radares para asegurar la vigilancia aeroespacial durante la Cumbre de Líderes del G20 (del 30 de noviembre al 1 de diciembre de 2018 en Buenos Aires) a través de la renovación y modernización de diversos.

Ciertamente, el INVAP es un articulador que vincula recursos humanos y laboratorios tecnológicos. Pero también una suerte de “vidriera internacional” que expone las capacidades profesionales y tecnológicas de la Argentina, que son canalizadas en proyectos tecnológicos de alto valor agregado.

La cartera internacional de INVAP abarca desde el diseño y construcción del reactor de investigación OPAL en Australia, hasta una planta de producción de radioisótopos en El Cairo, Egipto, así como proyectos de investigación y desarrollo para Westinghouse Nuclear en Estados Unidos.

Es un ejemplo para la comunidad científica de la posibilidad real de generar núcleos de conocimiento estratégico que brinden la capacidad de encarar desarrollos tecnológicos autónomos, y convergentes en términos productivos.

Una línea de desarrollo que permite atender de manera colaborativa y equilibrada, tanto las oportunidades comerciales en mercados tecnológicos específicos a nivel internacional, como las necesidades tecnológicas del Estado Nacional en áreas de alta complejidad como el caso de los radares de vigilancia para el G20.

En la práctica cotidiana, en ambos casos -la PIAP y el INVAP- vemos que son empresas capaces de consolidar los logros alcanzados pareciera que muchos de los éxitos obtenidos resulten esfuerzos fugaces, islas momentáneas que sucumben en las aguas de un mar político siempre acechante y espinoso. Esta realidad ambigua, muestra avances y retrocesos.

Logros increíbles para un país como el nuestro y a la vez una ola reversa de confrontación con el desarrollo nacional. Parecería como si se hubiera abandonado la idea de crear  sociedad normal en el cual ahora “la norma es la anormalidad”.

Un sutil juego de esperanza y de desolación afloran en un escenario que comprende a todos los involucrados en el sector y a la mayor parte de sus principales protagonistas. De esta manera Argentina no está bien preparada para el desafío del futuro en un mundo centrifugado por la incertidumbre que reportan las ambivalencias políticas.

Resignificar una política de Estado sería una propuesta superadora a la coyuntura actual en el sector energético nuclear.

El Ciudadano

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com