El impacto de la economía china en el mercado global de las materias primas


Para los inversores que realizan trading con materias primas (petróleo, oro, gas natural, acero, etc.) la evolución de la economía China es especialmente relevante, pues puede marcar el devenir de su cartera. Así ha sido en los últimos meses, cuando se ha venido hablando de una posible ralentización de su economía y de las consecuencias que podría tener en el mercado global de las materias primas.

Sin embargo, los expertos consideran que el crecimiento de China es poco probable que caiga del 6%, pues Beijing ha estado ajustando su política de gestión de la demanda para crear un equilibrio entre la sostenibilidad del crecimiento y las reformas estructurales, así como una reducción de la deuda. Además, sus políticas fiscales y monetarias están en zona neutral, preparadas para suavizar cualquier potencial signo de caída en el PIB.

Las materias primas, sobre todo el hierro y el carbón están muy presionadas por el ciclo de la construcción en China que, a su vez, se ve afectado por las condiciones del mercado inmobiliario.

Las importaciones de metales han caído desde 2017, reflejando un mercado inmobiliario débil. Por lo tanto, la debilidad del ciclo de la construcción no es una buena noticia para los precios de los metales. Sin embargo, la oferta local ha estado restringida desde 2015, cuando Beijing empezó a reducir exceso de capacidad, mientras que la demanda de metales no ha caído tanto, lo que ha creado un cuello de botella que ha ayudado a impedir un desplome de los precios.

El ciclo de la construcción en China no es sólo la clave para la demanda de los países exportadores de materias primas. También impulsa las exportaciones de muchos países desarrollados, pues la UE, EE.UU. y Japón son los mayores exportadores de bienes de capital y sus envíos registran los cambios en la actividad en China.

Sin embargo, una ralentización moderada en la actividad de la construcción en China podría no causar daños en el crecimiento de los mercados desarrollados, tal y como sucedió en 2015. EE.UU. sufrió entonces, pero fue como resultado del desplome de los precios del crudo que perjudicaron la inversión local.

Será un impacto moderado

Por tanto, explican los expertos, el impacto cíclico de la ralentización económica en China sobre los precios de las materias primas es probable que resulte moderado. El riesgo para los mercados de materias primas y para los que hacen trading en ellos es más la combinación de una ralentización en China, las fluctuaciones del precio del petróleo y factores de riesgo geopolítico tales como la incertidumbre política en Europa y los conflictos comerciales entre Estados Unidos y sus socios comerciales.

La demanda de materias primas desde China está sufriendo un cambio desde los metales a la energía y los alimentos, reflejando un proceso de cambio de una economía impulsada por la inversión a otra impulsada por el consumo.

La industrialización de China en los últimos treinta años creó una enorme demanda de metales y energía. Sin embargo, desde su llegada al poder en 2013, el presidente Xi Jinping ha cambiado el objetivo de la economía de priorizar la calidad del crecimiento frente a la cantidad a través de reformas estructurales. La moderación del crecimiento resultante implica que, en las próximas décadas, la demanda de materias primas desde China cambiará desde metales a energía y a alimentos de alta calidad, al aumentar los niveles de renta.

 

 

Iforex

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.