El control de China en tierras raras y los aranceles de la Casa Blanca


 

 

A medida que los Estados Unidos y China comienzan a imponer aranceles por decenas de miles de millones de dólares en productos comerciados, Estados Unidos ha barrido una de sus propias vulnerabilidades de seguridad nacional en la mezcla: elementos de tierras raras (REE por las siglas en inglés de Rare Earth Elements). La administración Trump ha agregado tierras raras y cobalto a su lista de aranceles de represalia. Los REE, al igual que otros minerales críticos como el cobalto y el litio, son ingredientes necesarios para tecnologías “limpias” avanzadas, particularmente en los sectores de defensa y energía limpia. No está claro por qué se incluyeron las tierras raras, pero Estados Unidos depende en gran medida de China para esas materias primas.

La Casa Blanca identificó correctamente la dependencia de Estados Unidos con China como una vulnerabilidad, pero la promulgación de aranceles limitará aún más el suministro disponible para Estados Unidos. En su lugar, Estados Unidos debería diversificar sus importaciones de minerales fuera de China, aumentar la oferta promoviendo la producción nacional e invirtiendo en alternativas y sustitutos de la tecnología intensiva en REE.

En 2011, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, el organismo de planificación económica de China, identificó el desarrollo de los elementos de tierras raras como un recurso estratégico. Cuatro años más tarde, el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información publicó su plan quinquenal para REE, estableciendo ambiciosos objetivos de producción y de cuota de mercado.

 

La ambición de China y las tierras raras

El interés de China en minerales críticos está ligado a sus ambiciones más grandes en el comercio global de energía limpia. Casi todos los productos de energía limpia, desde paneles solares hasta vehículos eléctricos, requieren cantidades considerables de REE, así como de litio y cobalto. Debido a los grandes beneficios que ofrecen estos productos, desde cero emisiones a independencia energética, la demanda de tecnologías de energía limpia se disparará en las próximas décadas: se espera que los países de todo el mundo inviertan $ 8,4 billones en energía eólica y solar en 2050. Para lograr esto, Se agregarán 1,291 gigavatios de almacenamiento de batería a la red durante el mismo período.

En otras palabras, el mercado mundial actual de energía limpia es pequeño en relación con su potencial. China, el mayor fabricante de energía limpia del mundo, se está preparando para el crecimiento del mercado. El año pasado, el gobierno chino solicitó a sus fabricantes de baterías duplicar su capacidad para 2020 y comenzar a invertir en instalaciones de producción en el extranjero.

Reconociendo la oportunidad de controlar un mercado aún más grande, China está invirtiendo fuertemente en el acceso a los minerales de tierras raras, monopolizando materiales críticos para el futuro del comercio global de energía limpia.

Como es bien sabido, casi el 90 por ciento de los elementos de tierras raras del mundo se extraen de China. Pero el gobierno chino no ha terminado, tienen mayores ambiciones para REE. Para el año 2020, China quiere aumentar la producción doméstica de REE en un 15 por ciento anual, al tiempo que también reduce la proporción de materias primas primarias destinadas a ser exportadas del 57 por ciento al 30 por ciento. La intención de Pekín de controlar el flujo externo de REE crearía cuellos de botella que limitarían la capacidad de las empresas no chinas para fabricar sus productos fuera de China.

Como resultado de un crecimiento acelerado en el sector de energía limpia, la escasez de cobalto ya se espera para principios de la década de 2020. Si la escasez llegara a afectar a cualquier mineral crítico, las firmas chinas de energía limpia serán las últimas en sufrir a nivel mundial.

 

Lo raro de las tierras raras

Los elementos no son tan raros como los metales preciosos, si bien pueden ser difíciles de extraer y refinar, y a menudo se encuentran en regiones inestables, lo que aumenta su costo. El suministro de litio y cobalto, otros elementos cruciales en las baterías que China también espera monopolizar, también son limitados y pueden ser difíciles de extraer.

Además de reducir sus exportaciones de elementos de tierras raras y aumentar la producción nacional, China también está adquiriendo acceso mineral crítico fuera de sus fronteras, centrándose en metales como el litio, el cobalto, el níquel y el cobre, elementos esenciales en la producción de baterías.

La empresa minera China Molybdenum anunció en 2016 que estaba comprando la mina Tenke en la mayor inversión privada que se haya hecho en la República Democrática del Congo. Tenke es una de las mineras de cobre más grandes de África y posee importantes reservas de cobalto. En 2007, dos empresas estatales, Sinohydro Corporation y China Railway Construction Corporation, firmaron un acuerdo de minerales por infraestructura, que les permitió acceder a grandes reservas de cobre y cobalto por el precio de algunas carreteras y hospitales.

 

 

 

Minería en Línea

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com