Mejoran las previsiones sobre el precio del oro, que podría estar preparando un rebote


 

¿Se prepara un rebote en el precio del oro? Algunos analistas consideran que sí. Debido a la fortaleza del dólar estadounidense de los últimos meses, los precios del metal dorado cayeron cerca de un 10% en los últimos noventa días y permanecen ahora en la parte más baja de su rango de 218 meses, los 1.230 dólares, lo que supone también un descenso del 7% en lo que llevamos de año.

Sin embargo, analistas como los de la gestora estadounidense Pimco, consideran que las previsiones sobre el oro podrían estar mejorando, sobre todo si las últimas declaraciones del presidente Trump sobre los perjuicios de un dólar fuerte reinician el interés de los inversores en el metal dorado.

El presidente recientemente manifestó que no estaba feliz con las subidas de tipos de la Reserva Federal y, posteriormente, argumentó en una serie de tweets que China y la Unión Europea (UE) estaban manipulando las divisas y manteniendo bajos sus tipos de interés. El dólar bajó a un mínimo de dos semanas tras las declaraciones del presidente.

Y aunque es complicado adelantar su impacto real sobre el dólar, los mensajes del presidente podrían tener también un efecto sobre el oro y otras clases de activos, así como sobre la inflación, especialmente con los últimos acontecimientos sobre el comercio internacional.

Ventas sorprendentes en el oro

Nosotros pensamos que la magnitud de la última oleada de ventas en el oro ante la fortaleza del dólar es algo sorprendente, en particular dado que las rentabilidades reales sobre los bonos públicos a diez años no se han movido. Como hemos escrito anteriormente, el oro tiene por naturaleza una rentabilidad real de cero, así que de la misma manera que los movimientos de las divisas están impulsados por los diferenciales de rentabilidades, lo mismo debería ocurrir con el precio del oro.

Los expertos señalan que hacen referencia a las rentabilidades reales más que a las rentabilidades nominales porque los precios del metal dorado históricamente han tendido a subir cuando lo hacía la inflación.

Hemos observado que, en los últimos diez años, el oro se ha negociado como un activo con una duración de casi 30 años (los que implica que un movimiento de 100 puntos básicos a la baja en las rentabilidades de los bonos se ha trasladado a un 30% de subida en el precio del oro).

Puesto que las rentabilidades en los bonos públicos estadounidenses suben, un esperaría que los inversores preferirán esos activos, moviéndose fuera del oro y comprando activos públicos. Los precios del metal dorado deberían caer durante el proceso y viceversa, cuando las rentabilidades de los bonos caigan.

La caída de los precios del oro en la ausencia de subidas en las rentabilidades reales de los bonos indica que el oro se ha abaratado frente a otros activos de calidad denominados en dólares. De esta manera, nuestra percepción sobre el oro se ha modificado.

En nuestra opinión, los recientes movimientos en los precios han estado impulsados por los inversores poniendo demasiado énfasis en el valor del dólar y poco en las rentabilidades reales. Finalmente, pensamos que las ventas en el oro serán transitorias y que prevalecerán la relación entre las rentabilidades reales y el oro de la última década.

 

 

 

Iforex

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com