Marinelli ve «muy difícil» que haya agua para la minería en el corto plazo


Luego de conocerse el desértico Pronóstico de Escurrimiento de Aguas Superficiales de los ríos de Mendoza 2018-2019, el «gobernador» del Agua, Sergio Marinelli, se refirió al posible uso del agua para el desarrollo minero en la provincia. En un contexto, en el que se han reflotado dos proyectos de Ley del peronismo que buscan retocar en un caso y reformar en otro la Ley 7722 para habilitar la actividad minera en Mendoza, el Superintendente del DGI dejó una advertencia en la puerta de entrada a otro «año seco».

 

 

En un momento en el que la emergencia hídrica se ha convertido en un estado natural de Mendoza y en el que el Departamento General de Irrigación pronosticó un «año seco», hablar de desarrollo minero, actividad para la cual  se requiere una importante cantidad de agua, parece complicado.

A propósito, ante la consulta de MDZ, el «gobernador» del Agua, Sergio Marinelli, observó: «Si usted me pregunta si le vamos a dar agua a una minera este año para hacer un emprendimiento, le digo desde ya que no; si lo veo factible a futuro, y… lo veo muy difícil».

Ayer, el superintendente del DGI presentó el Pronóstico de Escurrimiento de Aguas Superficiales de los ríos de Mendoza para el período 2018-2019. En líneas generales, la conclusión del informe es desoladora: «La sequía es la nueva normalidad», se afirmó.

«La sequía es la nueva normalidad», remarcó el Gobierno del Agua.

En primer lugar, se observa que el pronóstico de volumen de agua para la temporada 2018-2019 para todos los ríos de la provincia es de un año seco, lo que significa que hay un escurrimiento menor del 65 por ciento de un año medio o normal. «Casi todos los ríos van a estar entre el 50 y 60 por ciento, presentando además una baja del 15 por ciento en promedio en relación al año pasado», explicó Marinelli.

Si bien hacia el verano está previsto que se registre el fenómeno de El Niño, no se cree que las lluvias vayan a ser mayores a las normales; asimismo, si dicho fenómeno se extendiera hacia el próximo invierno, podrían esperarse mejores nevadas, pero nada de ello está confirmado.

Otro factor que complica aún más el diagnóstico es que este año ha sido el más cálido de la serie de temperaturas registradas para la región. «Hay una nueva normalidad que pasa por la variabilidad climática, que hace que tengamos menos nieve, menos disponibilidad de recursos hídricos, fenómenos climáticos fuertes fuera de época y temperaturas muy extremas. A propósito, en los últimos 10 años, 7 han sido los más cálidos de los registros que tiene la provincia, lo cual genera además una demanda adicional de agua para los cultivos», amplió el exsecretario de Servicios Públicos.

Bajo este panorama y teniendo en cuenta que en ciertas comisiones legislativas del Senado provincial se están por debatir y analizar dos proyectos de Ley, surgidos del peronismo pero con un silencioso apoyo del Gobierno de Alfredo Cornejo, orientados a habilitar el desarrollo de proyectos mineros en la provincia, para lo cual se está pensando en, sino derogar, modificar puntos clave de la Ley «antiminera» 7.722, Marinelli dejó su observación.

 

«Es posible (que la minería vuelva a ponerse en agenda) en la medida en que no altere la normalidad de la Ley de Aguas ni afecte a terceros. Creo que hay que discutirlo y hay que ser permeable a una economía que permita crecimiento y fuentes de trabajo», arrancó diciendo el «gobernador» del Agua.

No obstante, ante la repregunta de MDZ sobre si no resulta contradictorio que en la puerta de entrada a un «año seco» se esté ponderando el desarrollo de una actividad que requiere una importantísima cantidad de recurso hídrico, Marinelli apuntó: «Ustede me preguntó otra cosa; pero si usted me pregunta si le vamos a dar agua este año a una minera para hacer algún emprendimiento le digo desde ya que no; si lo veo factible a futuro, lo veo muy difícil», reforzó.

Luego, moderando su alocución y tomando en cuenta el reflote de tales iniciativas normativas, las que buscan, por un lado, impulsar la creación de «parques industriales mineros controlados» (proyecto de Ley del peronista ortodoxo Juan Antonio Agulles) y, una segunda más ambiciosa que persigue la reforma de la 7.722 (del senador camporista Alejandro Abraham), Marinelli añadió: «Ahora, hay que ver qué emprendimiento es y qué tipo de acción va a llevar a cabo. Nosotros lo que tenemos que hacer, es ser más eficientes en el uso del agua. Esa es nuestra preocupación. Y cuando exista una demanda distinta, si no afecta a terceros que son los que hoy están usando el agua, estará la posibilidad de dársela, de lo contrario, no».

«No podemos seguir actuando detrás de la emergencia», subrayó Marinelli.

En este marco, la semana próxima Marinelli le presentará a Cornejo un proyecto de Ley que contempla un Plan de Sequía Provincial. El mismo prevé la implementación de indicadores para los casos en los que baje la disponibilidad de agua y considera una serie de escenarios -normal, de alerta y crítico- para que se activen protocolos de acción correspondientes. «No podemos seguir actuando detrás de la emergencia; tenemos que poder prevenirla y por eso hace falta nuevos instrumentos», justificó esta iniciativa.

Repitió una y otra vez que hay que detectar en dónde se está derrochando o usando mal el agua y corregirlo de inmediato: «Por ejemplo en el área metropolitana hay un uso exorbitante del agua potable producto del consumo pero también de pérdidas. De lo que elevamos del río Mendoza a las plantas potabilizadoras de Aysam, Luján y Maipú la mitad solamente llega a las plantas cloacales mientras que la otra mitad se pierde porque se riega o porque están rotas las cañerías; no hay otra explicación».

Además del uso de medidores que ya se viene ponderando, Marinelli remarcó que en caso de ser necesarias, se tomarán medidas excepcionales tales como tomar agua de perforaciones privadas: «Si hubiera algún lugar en particular en donde no llegue el agua por razones de infraestructura sumado a la escasez del río, se pueden llegar a tomar las perforaciones privadas utilizarlas de manera pública y volcar ese caudal al canal respectivo para reforzar la dotación correspondiente», dijo.

Y, por último, repitió: «Si estuviéramos en un escenario extremo se le cierra el camino a cualquier otro uso que no fuera poblacional o agrícola, como petrolero o minero».

 

 

 

Mdz

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com