¿Han sido un éxito las megafusiones de compañías en el sector de la minería de oro?


El final del año 2018 y el comienzo de 2018 ha sido el de las megafusiones en el sector de la minería de oro. Unas operaciones que afectaron a las principales compañías del ránking. Meses después, con el precio del oro y las acciones de las mineras por las nubes, comienzan las valoraciones sobre si este nuevo modelo de industria ha ofrecido los resultados esperados.

En su último informe semanal Precious Metals Weekly, la consultora británica Metals Focus analiza la situación de las compañías mineras que protagonizaron las macrofusiones en el sector del oro entre finales de 2018 y principios de 2019.

Según este informe, la motivación que condujo a las compañías a encarar esta oleada de fusiones fue la situación de estancamiento de su producción, que amenazaba con comprometer su crecimiento futuro: “los resultados de la mayoría de ellas eran decepcionantes y la mayor parte del sector estaba registrando una revalorización inferior a la del propio precio del oro. Muchos inversores creían que había llegado el momento de cambiar algo”, apuntan desde Metals Focus.

Las dos principales operaciones de fusión se anunciaron en rápida sucesión. Barrick Gold anunció su fusión con un rival mucho más pequeño, pero con mejores resultados: Randgold Resources.

Por su parte, Newmont se fusionó con Goldcorp, lo que dio origen a la compañía líder en cuanto a producción global de oro, con sede en Norteamérica.

Según los analistas de Metals Focus, estas fusiones representan un intento de agitar el sector de las grandes mineras de oro, para ofrecer algo diferente a los inversores.

En el caso de Barrick Gold, la revolución se centró en su cúpula directiva, con la incorporación del “incontrolable” (según la consultora) Mark Bristow, ex CEO de Randgold y nuevo CEO de Barrick.

En el caso de Newmont, la novedad radicaba en las grandes sinergias derivadas de la combinación de sus activos, que permitían a los inversores esperar una mejora de los resultados gracias al aumento de la productividad y a la más acertada inversión de capital.

Aunque aún es pronto para valorar ambas operaciones, los resultados del primer semestre del año pueden ofrecer algunas ideas sobre lo que les espera a ambas compañías y la diferencia con respecto a ejercicios pasados.

La consultora Metals Focus realiza cada trimestre un análisis de un grupo escogido de compañías mineras de oro que rivalizan en el sector. El correspondiente al segundo trimestre de 2019 revela que Newmont Goldcorp supera a las demás en apenas 150.000 onzas (4,66 Tm) de producción equivalente de oro.

Barrick, en cambio, lidera el grupo en términos de costes en efectivo, mientras que los costes de Newmont en el segundo trimestre del año se han disparado por encima de la inflación.

Sin embargo, los analistas de Metals Focus proponen otro término comparativo: el coste en efectivo por accionista. Y en esta magnitud, las cosas cambian: Barrick obtiene una modesta cifra de 1.281 dólares la onza, ligeramente por encima del trimestre anterior; sin embargo, en el caso de Newmont, esta magnitud ha crecido cerca de un tercio, hasta los 1.365 dólares la onza.

Y es que antes de la fusión, Newmont estaba generando muchos ingresos, que le permitieron reducir su deuda en cerca de 2.500 millones de dólares en menos de tres años. Ahora, los inversores esperan un nivel similar de generación de ingresos por parte de la nueva Newmont Goldcorp.

La última comparación de magnitudes dentro de este grupo de empresas rivales que se incluye en el informe de Metals Focus es la deuda neta. La de Barrick se mantenía en 3.600 millones de dólares a finales del pasado mes de junio, mientras que la de Newmont subió de 500 a 4.200 millones de dólares.

En ambos casos, las compañías se fijarán como prioridad para los próximos años la reducción de estos niveles de deuda, por lo que se espera que se desprendan de diversos activos.

Otra cifra que maneja el informe de Metals Focus es la ratio de producción de oro por acción, muy elevada en el caso de Randgold Resources antes de que fuera absorbida por Barrick Gold. Aún es pronto para verificar esta ratio en las compañías resultantes de las megafusiones, aunque en el futuro será sin duda una de las principales piedras de toque para la comparación.

Por último, está el precio de las acciones. Entre principios de enero y finales de junio, las acciones de Barrick y de Newmont han subido un 16 y un 11%, respectivamente. Sin embargo, hay que tener en cuenta el favorable entorno de precios, que ha propiciado que las fusiones hayan sido mejor valoradas que lo hubieran sido en un entorno menos favorable.

Oroinformación

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com