Chubut: Cámara de Proveedores se oponen a los argumentos de la UNPSJB

“No nos oponemos a que la universidad quiera aportar al desarrollo productivo de Chubut y de la Meseta en particular, pero esos aportes deben tener una correspondencia con la realidad y con las necesidades que urgen”, dijeron desde la CAPEM. Y agregaron: “No queda claro cuáles son, cómo se financiarán y cómo serán los pasos para la implementación” de los proyectos mencionados por la casa de estudios.

La Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros del Chubut (CAPEM) manifestó su oposición a los argumentos planteados por el Consejo Superior de la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco” (UNPSJB) que, en la sesión del 17 de agosto último, rechazó el proyecto de zonificación minera en la Meseta que, desde hace varias semanas, tiene estado parlamentario en la Legislatura del Chubut a partir de una iniciativa de los presidentes comunales de la región.

En primer lugar, la CAPEM planteó: “No nos oponemos a que la universidad quiera aportar al desarrollo productivo de Chubut y de la Meseta en particular, y nos parece positivo que lo plantee”, pero, indicó, “esos aportes deben tener una correspondencia con la realidad y con las necesidades que urgen en una región castigada por la falta de oportunidades desde hace décadas y que sufre un fenómeno de despoblamiento alarmante”.

 

Actividades profesionales

Además, añadió, “la universidad debería demostrar mayor respeto hacia las actividades productivas en las que están involucrados profesionales como geólogos, ingenieros o geógrafos, entre otros, que vienen trabajando desde hace años en el ámbito minero en distintas provincias”.

Cabe recordar que la UNPSJB, a través del pronunciamiento del Consejo Superior, ofreció “al gobierno de la provincia la posibilidad de organizar y desarrollar estudios científicos multidisciplinarios en la región de la Meseta, con el fin de hacer un análisis riguroso e integral que permita encontrar alternativas de desarrollo económico y social basado en actividades productivas no extractivas, sustentables a mediano y largo plazo”.

Para ello, afirmó la casa de estudios, “la institución universitaria ya cuenta con trabajos de investigación sobre los acuíferos subterráneos y técnicas de forestación, en conjunto con el INTA, y estudios antropológicos e históricos referidos a los pueblos de la Meseta”.

Ante ello, la CAPEM, que preside el geólogo Gerardo Cladera, planteó: “Mientras que el desarrollo minero en la Meseta es una posibilidad cierta, basada en estudios de factibilidad que ya pasaron por procesos de aprobación tanto a nivel nacional como provincial; la universidad propone recién ahora comenzar a trabajar en iniciativas que, al menos en el pronunciamiento del Consejo Superior, no queda claro cuáles son, cómo se financiarán y cómo serán los pasos para su implementación”.

“Como es sabido, la universidad y los centros científicos cuentan con procesos administrativos y de gestión propios. Por ello, en el caso de que se inicie en estos días un proceso de investigación para el desarrollo productivo en la Meseta Central, la aplicación no será en el corto plazo y tampoco en el mediano, en el mejor de los escenarios”, dijo la CAPEM.

“La comunidad debe saber que elaborar un proyecto, realizar el concurso pertinente, ganarlo y buscar inversores llevará, al menos, unos 20 años, suponiendo que se cuente con el financiamiento para llevar adelante todos estos trabajos y también para su posterior implementación, si es que se logra hallar una alternativa productiva que genere el desarrollo y los puestos de empleo que necesita la Meseta, y que la minería está en condiciones de dar por un plazo de, por lo menos, 30 años”, indicó la Cámara.

De manera complementaria, la CAPEM se preguntó: “¿De dónde proviene el conocimiento de las aguas subterráneas al que alude la universidad? Se trata de los mismos estudios realizados durante varios años por parte de organismos provinciales y nacionales, a partir de los cuales se concluye que la Meseta cuenta, en la Cuenca de Sacanana, con recursos suficientes en calidad y cantidad para llevar adelante, sin problema alguno y sin afectación del entorno, en principio el Proyecto Navidad”.

 

Intolerancia

La Cámara cuestionó también “la contradicción entre el marco de intolerancia que la universidad demuestra al pensamiento distinto y al principio científico de la geología, en un centro de estudios que tiene como uno de sus pilares fundamentales la libertad de cátedra y el respeto por el pensamiento contrario, con lo cual se hace caso omiso al espíritu reformista que tanto se reivindica”.

“Por último, debemos mencionar, ante el pronunciamiento universitario, que la redistribución del ingreso en una provincia como Chubut, fragmentada social y geográficamente, requiere de la actividad privada, necesariamente, y no puede depender solo del Estado”, finalizó.

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2024. Huella Minera. Derechos Reservados.

mega888