Salta y la Puna de Atacama

En 1900 se creó la Gobernación de los Andes durante la segunda presidencia de Julio Argentino Roca (1843-1914). Fue luego de haber recuperado el territorio de la Puna gracias a un laudo arbitral con Chile que favoreció a la República Argentina

De alguna manera el citado laudo respetaba la línea de altas cumbres como límite arcifinio, el que coincidía con la Cadena Volcánica Occidental. Esa cadena contiene, por otra parte, el conjunto de volcanes más altos del mundo.

Al enterarse Salta que se estaba gestando un nuevo territorio nacional y que el mismo incluía territorios históricamente salteños, dejó claramente asentada su protesta.

Para ello el gobernador de Salta, Pío Uriburu (1844-1920), protestó formalmente mediante un telegrama que se conserva en el Libro Copiador de Telegramas, N´ 41, 1898-1904, folios 126 y 127 vuelta.

El telegrama está dirigido al entonces excelentísimo Ministro del Interior, el Dr. Felipe Yofre (1848-1939), y lleva fecha del 25 de noviembre de 1889.

Dice allí Uriburu: «Anuncian los diarios de esa Capital un decreto del Poder Ejecutivo Nacional creando la Gobernación de la Puna de Atacama y como los derechos de la Provincia de Salta a una gran parte de ese territorio son incuestionables pienso que no puede prescindir V.E. antes de dar el decreto, de consultar la voluntad de la Legislatura de la Provincia, pues de otra manera, importaría desconocer derechos que están fuera de discusión». O sea deja en claro los derechos incuestionables de Salta sobre el territorio que están fuera de toda discusión.

Además pide que el tema lo trate la legislatura provincial. Luego señala: «Me permito presentar a V.E. esta observación con el ánimo de evitar discusiones posteriores y en salva guarda de los intereses y derechos de la provincia a mi mando».

La postura era dejar asentado el reclamo salteño para evitar discusiones posteriores. Discusiones como las que se arrastran desde la desmembración de la Gobernación de los Andes en 1943 y que ponen en disputa territorios del sur de la Puna que fueron y son salteños.

Pío Uriburu puso también en conocimiento de la situación al senador nacional Francisco Uriburu y los diputados nacionales Eliseo Outes, Arturo L. Dávalos y Rafael Usandivaras. En el telegrama remitido les expone la situación y comienza diciendo: «Los derechos de la provincia a una gran parte de la Puna de Atacama son incuestionables, pues hemos ejercido jurisdicción hasta San Pedro de Atacama, siendo el último Teniente Gobernador D. Román Tejada, nombrado por el Gobierno de Salta». La cuestión sobre San Pedro de Atacama y Cobija ha sido tratada por numerosos historiadores salteños (Gregorio Caro Figueroa, Atilio Cornejo, María I. Garrido de Solá, Gabino Ojeda Uriburu, Ercilia Navamuel, etcétera) y especialmente por María Silvia de la Zerda en su libro «Argentina Bioceánica: Un Nuevo Desafío. Pérdida del Puerto sobre el Océano Pacífico (1816-1825)» (Mundo Gráfico Editorial, 2011, 184 p., Salta).

Continúa Uriburu su telegrama al senador y a los diputados nacionales diciendo: «Al formar la Gobernación que se proyecta se deben salvar de alguna manera estos derechos, dejando para más tarde la delimitación jurisdiccional de la Provincia y consignándolo así en el decreto creando la Gobernación». Y apunta: «Sería lamentable que perdiéramos los derechos que tenemos a esa rica zona, cuyo porvenir se diseña por el interés que despiertan sus inmensos yacimientos borateros». Téngase presente que Pío Uriburu conocía el tema minero por haber actuado como empresario en proyectos auríferos de la Puna jujeña. Además durante su gobierno impulsó la llegada de capitales para el desarrollo de la actividad minera. Termina su telegrama a los hombres políticos salteños con la siguiente recomendación: «Me permito insinuar a Uds., la necesidad y conveniencia que hay de que apersonándose al Ministerio del Interior, expongan los antecedentes del caso en salvaguarda de los derechos que tenemos a ese territorio».

Los protagonistas

Resulta de interés recordar la biografía y el calibre intelectual de aquellos hombres políticos que reclamaron ante nación los derechos incuestionables de Salta al futuro territorio enmarcado como Gobernación de los Andes.

El Dr. Eliseo Outes (1843-1905), fue un abogado, periodista y político salteño, graduado en leyes en la Universidad de Montevideo (Uruguay). Casó con Felisa Tamayo Gurruchaga. Fue electo dos veces diputado nacional, entre 1873 y 1875, y más tarde entre 1898 y 1902. Fue Ministro de Gobierno de los gobernadores Miguel Francisco Aráoz, Juan Solá y Antonino Díaz y también Ministro de Hacienda del Dr. Miguel S. Ortiz. Asimismo se desempeñó como profesor y vicerrector del Colegio Nacional de Salta por quince años. En periodismo escribió en los diarios «Democracia» y «La Reforma». El Dr. Arturo León Dávalos (1851-1900), era hijo de Ascensión Isasmendi de Dávalos, la primera empresaria minera de Salta y dueña de minas de borato en el salar de Hombre Muerto. Dávalos estudió abogacía en Buenos Aires donde se doctoró.

Ejerció la literatura junto a sus cófrades y amigos Miguel Cané, Rafael Obligado y otros de su generación. Casó con Isabel Patrón Costas y tuvo cinco hijos; el primogénito el famoso escritor salteño Juan Carlos Dávalos y sus hermanos María Luisa, Julia Paula, Ana Ascensión y Margarita Dávalos Patrón Costas.

Fue diputado nacional en dos oportunidades, la segunda entre 1896 y 1900. Fue presidente de la Corte de Justicia y algunos años después presidente del Consejo General de Educación. Al crearse la Gobernación de los Andes, fue designado como su secretario. Fue electo senador provincial, presidente de la Cámara de Senadores, y al igual que su padre falleció en ejercicio del cargo. Conocía la actividad minera por la rama familiar y en el censo minero de 1901 aparece con propiedades mineras a su nombre.

No se cuenta con información biográfica de Rafael Usandivaras, salvo que fue diputado nacional por Salta en la transición de los siglos XIX y XX. El senador Francisco Uriburu (1837-1906), se sabe que fue un autodidacta y políglota que llegó a poseer una vasta cultura que lo llevó a destacarse en forma brillante durante su actuación parlamentaria.

Dedicó su vida a la política y desde los 35 años hasta su muerte a los 69 años ocupó muchos cargos públicos. Fue diputado nacional por Salta, convocado por el presidente Miguel Juárez Celman para desempeñarse como titular del Ministerio de Hacienda. En 1898 fue electo senador nacional por Salta y falleció en Buenos Aires mientras ejercía el cargo por lo cual recibió los honores póstumos correspondientes. Entre otras realizaciones se lo cuenta como fundador y propulsor del Patronato Nacional de la Infancia.

Corresponde también hacer mención a los hombres que acompañaron como ministros a Pío Uriburu en su gobierno. Uriburu contó con el acompañamiento de los ministros Andrés de Ugarriza y Gaspar J. Solá, primero y luego de Julio Cornejo y David Saravia Castro, en Gobierno y Hacienda respectivamente. Andrés de Ugarriza (1838-1917) se graduó de abogado en Buenos Aires y tuvo una destacada actuación como juez federal, camarista y diputado nacional. Fue Ministro de Relaciones Exteriores del presidente Mitre.

No se cuenta con mayor información biográfica de Gaspar J. Solá.

Julio Cornejo (1874-1935) se graduó de abogado en Buenos Aires. Casó con Lucía Linares Uriburu. Ocupó numerosos cargos públicos y privados, entre ellos la dirección del Ingenio San Isidro. Fue diputado provincial, diputado nacional y en 1928 gobernador de Salta, cargo que no completó por la revolución de 1930. David Saravia Castro (1872-1954) se graduó de abogado en Buenos Aires. Casó con doña Micaela Linares Fowlis y fue el padre de la poetisa salteña Clara Saravia Linares de Arias. Se destacó como juez, diputado provincial, diputado nacional, entre otros cargos.

Fue uno de los fundadores del Instituto San Felipe y Santiago de Estudios Históricos, donde publicó numerosos ensayos.

Encargó al escribano de gobierno Waldino Riarte el censo minero con las propiedades otorgadas hasta 1899 que legitiman los reclamos de Salta sobre el sur de la Puna Argentina. Uriburu, Ugarriza y Solá firmaron el mapa de Feliciano Lavenás de 1900 donde quedaron reservados los derechos de Salta sobre la Puna.

El Tribuno

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2021. Huella Minera. Derechos Reservados.