La minería con sus emojis

Como suele ser habitual, siempre queda algo en el tintero. Sin embargo, el emoji del pulgar para arriba sirve para describir el ánimo del sector minero hoy. Así lo dio a entender Alberto Carlocchia, que en septiembre finalizará su primer período como presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM). El titular de la entidad habló de los objetivos cumplidos, los desafíos, la columna vertebral de la Cámara y también del PEDMA.

“Si nosotros nos ponemos a pensar en las oportunidades de producción que requiere la Argentina y que le puede dar la minería, me parece que hoy está dentro de la agenda de los ejes del potencial desarrollo del país, sobre todo por su alcance y su visión federal. La minería es una actividad que no se desarrolla cerca de los centros urbanos o de desarrollo productivo comercial comúnmente conocidos, y eso le da la amplitud de llegar a lugares donde otras actividades no llegan y, a veces, sin hablar mal de nadie, tampoco llega el Estado”, comentó Alberto Carlocchia, en el programa radial “Creación Renovable” que se emite los sábados por la CNN Radio San Juan.

En la recta final de su primera gestión encabezando la entidad madre del empresariado minero en el país, la pregunta es qué quedó pendiente. “Sería muy lindo poder contestar esto después de dos años de gestión en cierta normalidad. Los objetivos de la Cámara que nos planteamos hace dos años, algunos se han cumplido y otros fueron reemplazados por la urgencia de la pandemia. Estamos haciendo un trabajo muy serio de planeamiento estratégico, para revisar aquel que tuvimos hace dos años y que pudo cumplirse en un 75-80%, a pesar de la pandemia. Hoy, con dos años de pandemia y también de gobierno, porque esta Comisión Directiva de CAEM arrancó con el nuevo gobierno, como sector tenemos la necesidad de replantear este escenario estratégico. Una de las principales metas que teníamos para este ciclo era tener a la minería sentada en la mesa de toma de decisiones, convertirla en un eje de potencial desarrollo de la Argentina y empezar a estar más presente en la vida de los argentinos en general, y de la actividad productiva en particular, y creo que eso lo hemos logrado”, dijo Carlocchia.

“Es muy difícil hablar de desarrollo sin tener una visión desde el ambiente y viceversa. Todos los extremos son malos, o sea, el extractivismo o el desarrollismo extremo sin ninguna medida de sustentabilidad o que haga sustentable una actividad es tan malo como el no hacer nada”.

La Secretaría de Minería nacional elaboró el Plan Estratégico para el Desarrollo Minero Argentino (PEDMA) con una visión de la minería a treinta años. ¿El sector confía en que este Plan garantizará reglas de juego claras para las próximas tres décadas? “Si uno pierde la esperanza, la verdad que mejor no levantarse de la cama. Arrancando por ahí, diría que es un trabajo muy importante, muy duro y, lo más importante, multidisciplinario. En la forma en que se ha organizado y desarrollado, los actores que intervinieron y las voces escuchadas, hay un gran trabajo y una excelente iniciativa de la Secretaría de Minería nacional y de todos aquellos que pusieron compromiso y voluntad para hacerlo. La sustentabilidad que pueda tener un proyecto minero, en el desarrollo a corto, mediano y largo plazo, desde lo ambiental, institucional y social principalmente, radica en la posibilidad de que ese proyecto sea competitivo. Si no lo es y no existe una sustentabilidad económica-financiera para que el proyecto pueda desarrollarse, todo lo demás es difícil que ocurra”, respondió.

Según Carlocchia, “tenemos que ver esto de manera integrada y los distintos ejes que han sido expuestos en el Plan Estratégico son fundamentales, y la competitividad es el que debe traccionar, como la locomotora del tren, al resto de los vagones. Tenemos confianza, pero depende no solamente del Plan, sino de que se lleve a cabo, y ahí ya no depende únicamente de lo que quiera o vea el sector privado en su conjunto, sino también de lo que pueda generar el Estado a partir de esto. La verdad es que no podemos hablar de un sector fuera del contexto general de un país. Tengo la agradable sensación de que, en este dialogo que tenemos permanentemente, tanto con la Secretaría de Minería de la Nación como a través de sus gestiones, hay un entendimiento y una comprensión de la situación por parte del Gobierno Nacional que da la posibilidad de discutir, con las herramientas que tenemos en la Argentina de hoy, cómo podemos usarlas para mejorar esta competitividad y, de a poco, ir subiendo peldaño por peldaño hasta llegar a lo que todos conocemos que debe ser el ideal. Ni los funcionarios de Gobierno ni el sector privado están cómodos con la situación y las medidas con las que hoy estamos trabajando. A veces digo que lo ideal es enemigo de lo bueno y tenemos que, paso a paso, ir llegando a un escenario de mayor competitividad y apertura que le dará al país lo que necesita, que es la llegada de inversiones”.

“La llegada de inversiones implica un sistema desde lo económico y esencialmente desde lo cambiario, que le permita tener ciertas seguridades y garantías al inversor”.

Los desafíos del sector

“Día a día, la minería tiene nuevos desafíos. De un tiempo a esta parte, la minería está trabajando en un cambio de paradigma en su relación con la sociedad. Me parece que ahí está la clave, esta relación con la sociedad y un escuchar más de lo que decimos es importante para saber dónde aprieta el zapato. Es decir, donde está la preocupación de la gente. Este abrir la cabeza, abrir las orejas, escuchar y entender más, y tener la posibilidad de generar esta empatía para que juntos con la sociedad podamos abordar los temas que más preocupan, creo que es un desafío del día a día”, dijo Alberto Carlocchia con relación a cuáles son los desafíos que todavía tiene el sector minero.

Además, destacó que le gusta decirles a las comunidades que el desarrollo comunitario depende mucho más de lo que decida la comunidad que de lo que pueda brindarle cualquier empresa minera que llegue al lugar “porque ese desarrollo local se hace en conjunto y nadie se lo debe imponer a ninguna comunidad”.

Un hito en puerta

Consultado sobre la percepción que tiene el mundo minero de la próxima puesta en marcha del Proyecto Josemaría, en la Provincia de San Juan, el titular de CAEM lo calificó de “hito muy importante”.

“Estábamos esperando y trabajando la posibilidad de traccionar, de la mejor manera, para que un nuevo proyecto minero de la envergadura de Josemaría se ponga en acto. Esto va a dar la posibilidad de que, a partir de ahí, podamos traccionar otros más. Desde el punto de vista del proyecto minero propiamente dicho, de lo que le va a dar al país y a la provincia de San Juan, en cuanto a su nivel de producción y de exportación, desde el punto de vista laboral, de la cadena de valor y de la sustentabilidad social, parece que un proyecto de esa envergadura no hace más que generar oportunidades”, comentó.

“Estamos preparados para trabajar con el gobierno que sea, no tenemos una preferencia ni mucho menos. Al contrario, son cuestiones en las que nunca nos hemos metido ni deberemos meternos en el futuro. La inseguridad jurídica en Argentina no distingue partidos ni gobiernos. La hemos tenido en todos los gobiernos desde que yo me acuerdo”.

La columna vertebral

Alberto Carlocchia mencionó los tres programas implementados en la Cámara Argentina de Empresarios Mineros y que son “la columna vertebral de la gestión de la Cámara, sea quien fuese que esté al frente de la misma. Éstos hacen a la sustentabilidad, la transparencia y la inversión social. La sustentabilidad lo hacemos a través del programa HMS (Hacia una Minería Sustentable) y la finalidad es trabajar los temas más importantes que hacen a la sustentabilidad del sector, a través de determinados protocolos de calidad, desarrollo y de control, con una mesa de contralor que está conformada por la sociedad civil”.

“El 90 % de las operaciones mineras en la República Argentina han adherido al HMS y logramos que sea condición de membresía dentro de la Cámara. No tenemos en vista agregar otro protocolo más de los que tenemos, pero la idea es empezar a mostrar resultados con las verificaciones externas de aquellos proyectos que hoy estén en condiciones de hacerlo”.

Respecto a la trasparencia, el empresariado está trabajando con el EITI (Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas), en conjunto con el gobierno nacional y el sector de hidrocarburos. “El otro es la Inversión Social, un programa interno a través del cual no solamente trabajamos a partir de lo que cada uno de los proyectos pueda hacer, sino también de lo que la industria minera en general puede hacer para el prójimo. A mí no me entra en la cabeza que haya algún argentino que no quiera que otro argentino esté mejor. Con estos tres programas cubrimos una importante cantidad de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y eso para nosotros es una de las principales herramientas”, señaló Carlocchia.

Cámara Minera de San Juan

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2021. Huella Minera. Derechos Reservados.