La dedicación y fuerza de la mujer gana terreno en la minería

Rosa Anahí del Carmen Quispe tiene 32 años y trabaja como operaria en el Proyecto Pastos Grandes de Lithium Américas.

Nacida en San Antonio de los Cobres, la oportunidad para Rosa en la minería llegó cuando trabajaba como receptora municipal en Santa Rosa de los Pastos Grandes, oportunidad en la que conoció a personas de la empresa que tiempo después la sumaron al equipo.

«Me llamaron porque consideraban que tenía cualidades para el trabajo y querían abrirme las puertas porque creían que esto iba a marcar un precedente para otras mujeres», recordó Rosa, y dijo que para ella fue un gran desafío: «Tenía mucha alegría porque era una gran oportunidad y decidí que iba a poner todo de mí y me dediqué a aprender más de lo necesario para crecer».

Hoy Rosa se ocupa de la máquina de purificación del agua e interviene en la etapa final del proceso de salmuera de litio. «Soy la única mujer en mi turno en planta, pero hay otra chica en el turno que sigue», explicó a El Tribuno.

«Para mí fue un cambio radical en mi vida, en primer lugar económicamente, pero también cambiaron mis conocimientos y mi actitud», indicó, y dijo que «antes era una ama de casa que solo veía por las tareas del hogar; hoy tengo otra vida, ya no me dedico solo a mis hijos, aprendo cada vez más».

Rosa hoy se inscribió para cursar la carrera de Ingeniería Química que dicta virtualmente la UNSa. «Tomo todo tipo de cursos y ahora me inscribí en esta

carrera porque quiero ascender en la empresa y tener una profesión», afirmó.

El Tribuno

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2024. Huella Minera. Derechos Reservados.

mega888