Josemaría acaparó las miradas femeninas

En lo que fue la primera visita de periodistas, nueve mujeres estuvieron en el corazón del proyecto cuprífero que este año cumplirá dos décadas. Tras pasar una noche en el campamento Batidero, al día siguiente recorrieron la zona del yacimiento, dónde estará emplazada la planta de proceso y el dique de colas, y vieron el avance del campamento que albergará a 4.500 personas.

Quince mujeres salieron rumbo al Proyecto Josemaría, haciendo el primer tramo, hasta Guandacol (La Rioja), a bordo de un colectivo de larga distancia y los kilómetros restantes en un atego.  El proyecto está a unos 500 km de la capital sanjuanina, y a unos 200 del pueblo riojano. El viaje dura alrededor de diez horas.

Nueve de ellas, entre las cuales tres son del departamento Iglesia, integraban la primera comitiva de periodistas que pisó el proyecto. Las demás mujeres forman parte del equipo de Josemaría. El traqueteo del atego interrumpía el sueño de las periodistas que vivían la experiencia casi como una aventura. Algunas de ellas nunca habían subido a un proyecto minero y el paisaje las cautivaba, mientras que la mayoría no sabía lo que era pasar una noche a más de 4.000 msnm. Lo que tenían en común es que solo conocían Josemaría por fotos y eso les disparaba una adrenalina ignorando cualquier cansancio. Eso sí, circulaban blíster de Dramamine porque si algo tenían claro es que no querían perderse nada por culpa del apunamiento.

De repente, mensajes entraban en algún celular. ¿Quién tiene señal? se escuchaba a modo de coro. Nadie, excepto una o dos privilegiadas. Fue en “La Paila”, la hermana de “La Cobriza” (Iglesia) pero en Guandacol, el único lugar donde hubo Wifi antes de llegar a Batidero que tiene internet libre. “La Paila” y “La Cobriza” son los nombres de las oficinas comunitarias del Proyecto Josemaría.

Las mujeres en la puerta La Paila
Las mujeres en la puerta de La Paila

Hoy por hoy, no queda otra que acceder al Proyecto Josemaría yendo por La Rioja porque en San Juan no existe infraestructura vial. Un cartel que dice “Bienvenidos a la Reserva Provincial San Guillermo” es el que indica el ingreso al departamento Iglesia, del lado sanjuanino. La empresa planea construir el “Corredor Norte” que será el camino para entrar directamente desde San Juan. Tendrá aproximadamente 220 km de longitud desde la localidad de Rodeo.

“Es un tremendo proyecto, lo cuidemos. No ha cambiado, Lundin Mining quiere hacer Josemaría”, fue la frase que dijo Carolina Laumann, gerente de Comunicaciones de Josemaría, durante la introducción que incluyó la línea de tiempo del proyecto que iniciará la era del cobre en la Provincia de San Juan. Alentadora noticia, hay que decirlo. En medio de los rumores de que el Proyecto había quedado frizado.

La introducción, de la que participaron unas veinte personas pertenecientes a Josemaría, fue posterior al control médico en la Enfermería y a que las mujeres se instalaran en sus respectivas habitaciones que estaban en el sector de Gerencia y ocuparon individualmente.

Este es el año en que Josemaría cumple dos décadas desde el inicio de la exploración y, tras haber recibido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) en abril del 2022, actualmente está en etapa de preconstrucción en la cual se están haciendo obras tempranas. Durante la introducción, que se hizo en el campamento Batidero por más de una hora, remarcaron la importancia de que la compañía destinó US$ 400 millones para este año y reconocieron que la suba de costos los obligó a hacer una revisión para determinar cuánto será el incremento de la inversión inicial estimada en US$ 4.100 millones. “Para hacer más sólido el proyecto”, dijeron, prevén hacer algunos cambios dentro de poco. Mientras tanto, y con miras a la construcción, en febrero comenzará la campaña de exploración geotécnica que demandará unos ocho meses y permitirá afinar más la ingeniería de la futura mina.

6 am arranca el desayuno en el comedor que tiene una capacidad para 806 trabajadores y hoy lo ocupan unos trescientos. Esto sucede en el campamento Batidero que tiene 558 habitaciones en 15 módulos, de los cuales dos ocupan mujeres. Por el momento, este campamento cuya terminación definitiva fue en mayo del 2022, tiene alojadas 1048 personas lo cual representa el 70% de ocupación. Es el primer campamento del lado sanjuanino de la Cordillera de Los Andes que tiene planta baja y primer piso.

Fin del desayuno. De vuelta al atego. Cada una llevaba puesta la campera, el calzado y los elementos de seguridad que son casco y lentes. Venía la parte más jugosa. En el transporte amarillo a todo terreno estaban subidos Fernando Cola, gerente de Ambiente, y el geólogo egresado de la Universidad de La Plata, Martín Tami, ambos designados para guiar y explicar cuál era cada sitio donde bajarían las mujeres. El tour por Josemaría, que comenzó a las 8 am, duró cuatro horas.

“No hay glaciar descubierto en la zona donde va a operar Josemaría”, dijo Fernando Cola, mientras señalaba el Glaciar El Potro que está del lado riojano. Una parada fue en el sector donde estará construida la planta de proceso y otra en un punto panorámico, en el límite entre La Rioja y San Juan con el Río Blanco detrás. Al frente se podía ver el yacimiento Josemaría desde donde se extraerán los minerales de la roca. Justo en ese sitio estará el pit y de allí saldrá el cobre que marcará un antes y un después en la minería provincial.

No faltaron las fotos y las preguntas de toda índole que venían del grupo de periodistas. Antes de conocer el campamento Josemaría, que está en plena construcción, el atego llegó a la zona donde estará el muro principal del depósito de colas y donde irá a parar el resto de los materiales que no tienen concentración o a los que no se le saque toda la cantidad de minerales. Dicho depósito tendrá tres muros de contención. Las colas se distribuirán estratégicamente logrando estabilidad de los materiales y permitiendo recuperar grandes cantidades de agua, para ser enviada al proceso con el objetivo de su reutilización.

David Delgado, con vasta experiencia en el Proyecto Lama (lado argentino del binacional Pascua Lama), Veladero y un proyecto de litio al norte del país, es el gerente de Construcción y fue el anfitrión del campamento Josemaría que tendrá terminada su primera etapa a fines de abril o comienzos de mayo y contempla 488 camas para 1250 personas, casi la cuarta parte de la capacidad total que tendrá al finalizarse.

Un comedor, gimnasio, cocina y habitaciones, todo reluciente, mostraba Delgado con el pecho hinchado. Y no es para menos. Él, junto al equipo de trabajadores que lidera, avanzan día a día trabajando doce horas por jornada para dejar en condiciones las estructuras que albergarán unas 4.500 personas.

Esa fue la última postal retratada por las periodistas que subieron al atego que, tras tantas horas de viaje, ya le habían tomado cariño. Hicieron una mini escala en Batidero abandonando el Proyecto pasado el mediodía.

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2023. Huella Minera. Derechos Reservados.