Minería de San Juan: ¿Un papelón de la ONU?

El periódico Tiempo Argentino publicó el 15 de enero pasado una entrevista
exclusiva con el Relator Especial de la ONU sobre las implicaciones para los
derechos humanos de la gestión y eliminación ecológicamente racionales de las
sustancias y los desechos peligrosos, Marcos Orellana, quien contestó preguntas
desde su oficina ubicada en Washington DC.

En el encabezado opinó que el accionar en la mina Veladero de San Juan «está
poniendo en grave peligro a las comunidades y al medio ambiente». También
criticó la «falta de acción del Estado nacional y provincial».
En el extenso reportaje menciona el derrame de agua cianurada desde la mina
Veladero hacia un tributario de la cuenca del río Jáchal, ocurrido el 13 de
septiembre de 2015.

También alude a otros tres derrames, sobre los cuales hemos visto constancias
oficiales solamente de uno que afectó al interior del establecimiento pero no
impactó en el entorno. Sobre los otros dos realmente no hay constancia oficial de
que se hayan verificado.

Por la relevancia de la Organización de las Naciones Unidas y por la repercusión
pública de los dichos, que implican serios cargos contra la empresa, los
organismos de la Administración Pública y la Justicia, vale la pena reproducir
algunos párrafos .


….»Me parece preocupante que, según la información recibida, la compañía que
opera la mina no ha comunicado de manera transparente y puntual los derrames
que se han podido ocasionar en la mina. En cuanto a medidas urgentes, tanto el
gobierno como la compañía deberían realizar un monitoreo de los ríos y suelos
que podrían estar potencialmente afectados, comunicar estos resultados al
público de manera pronta, y proceder a la recomposición ambiental si fuera
necesaria. El Gobierno también debería llevar a cabo un monitoreo para evaluar
los posibles efectos de los derrames sobre la salud de las personas en las
comunidades cercanas».
…»Es deber del Estado proteger a las personas en contra de las violaciones de
los Derechos Humanos cometidas en su territorio por terceros, incluidas las
empresas. A tal efecto, el Estado nacional y provincial deben adoptar las medidas
apropiadas para prevenir, investigar, castigar y reparar todo abuso mediante
políticas adecuadas, actividades de reglamentación, medidas de fiscalización y
sometimiento a la justicia».
…»Deseamos expresar nuestra grave preocupación por la afectación sobre los
Derechos Humanos ocasionada por derrames de cianuro, arsénico, mercurio y
otras sustancias peligrosas de la mina Veladero. La falta de respuesta efectiva del
Estado agrava estos impactos».

Es evidente que el funcionario de la ONU da a entender que hay una falta de
acción del Estado Nacional y del Provincial, ausencia de comunicación, de
políticas adecuadas, de reglamentación, de monitoreo y hasta de sometimiento a
la justicia y de respeto a los derechos humanos.
No es nuestra intención defender a la empresa Barrick Gold ya que en varias
oportunidades calificamos el accidente del 2015 como un hecho grave.
Pero debemos informar que ese hecho motivó dos denuncias y la intervención
judicial inmediata. El Juez Letrado de Jáchal suspendió la actividad de la mina y
procesó a nueve operarios por negligencia, todo ello dentro de la causa N°
33550/15 y acumulados N° 33551/15, del Juzgado Letrado de Jáchal, Provincia
de San Juan, a cargo del Dr. Pablo Oritja. Por su parte, el Gobierno de San
Juan aplicó a la empresa la multa más alta prevista en su legislación, que fue
de $145.696.000.-. La empresa solo pudo reanudar la actividad cuando las
autoridades pertinentes comprobaron que las fallas detectadas habían sido
solucionadas.

En ese contexto es importante destacar lo informado por el Juez de Jáchal a la
prensa:
…»En lo que concierne a la contaminación, el Juez informó que se había
afectado desde la mina hacia abajo el río Potrerillos, el río Taguas y el río de la
Palca, una zona que carece de poblaciones. Además, confirmó que no se
detectó cianuro en los ríos Blanco y Jáchal, y que los valores de los demás
elementos analizados por la Policía Federal Argentina no mostraban ninguna
alteración con respecto a los valores de la respectiva línea de base» (Diario de
Cuyo, 11/03/16).
Toda la información oficial hecha pública, incluyendo las referencias a los varios
estudios ambientales realizados, fue relatada con bastante detalle en más de
veinte páginas del libro «MINERÍA: PERÓN Y DESPUÉS» (edit. Dunken, 2021) y
vale la pena destacar que todos esos estudios coincidieron con las conclusiones
del Juez de Jáchal. Aquí es necesario aclarar que la UNCuyo, citada por el Sr.
Orellana, no hizo ningún estudio ambiental: solamente hizo análisis de rutina
sobre algunas muestras de agua y entregó los resultados.
Tal vez la distancia existente entre Washington y San Juan podría justificar que el
Sr. Relator de la ONU desconozca nuestras normas y las intervenciones
judiciales y administrativas realizadas, pero sus afirmaciones hechas públicas a
través de la prensa y que nos pintan como un país sin normas y sin autoridades,
tendrían que ser debidamente contestadas por las respectivas autoridades de
aplicación provinciales y nacionales.

Pero el desconocimiento del Sr. Relator de la ONU es más severo porque ignora
que la UNOPS (United Nations Office for Project Services), un organismo de la
ONU, venía realizando auditorías en los establecimientos mineros en el marco
del «Proyecto AuMin San Juan», y fue el encargado de llevar a cabo el estudio
ambiental más extenso y pormenorizado sobre los efectos del derrame de la
mina, titulado

…“Estudio sobre la Calidad de los Cuerpos de Agua en el área de influencia de
la mina Veladero posterior al incidente ambiental del 13/09/15” (ECCA Veladero

  • http://auditoriaambiental.org/ecca-veladero/ .
    El informe final concluyó que la afectación por el derrame solo fue constatada
    en los ríos Potrerillos y Taguas, en las cercanías de la mina, pero no hubo
    impacto ni daño aguas abajo, en la cuenca del río Jáchal.
    Es decir que el Sr. Orellana, que se presenta como Relator de la ONU, no
    sabía que otra oficina de la misma ONU había hecho las auditorías y se había
    encargado de realizar el estudio ambiental más completo del incidente. Y lo
    más grave es que las conclusiones de ese estudio, lisa y llanamente, dicen
    todo lo contrario a lo expresado por él en sus respuestas al periódico Tiempo
    Argentino.
    Eddy Lavandaio
    Geólogo Matrícula COPIG 2774A
    Miembro de la Asociación Geológica de Mendoza

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2023. Huella Minera. Derechos Reservados.