En tres semanas, la capacidad de las caleras creció en 339.000 toneladas

Dos empresas encendieron hornos nuevos y con esto superan la demanda nacional y externa.
Calidra encendió en los primeros días de junio su quinto horno Maerz para producir cal y con esto incorporó a su capacidad 219.000 toneladas de cal anuales. Esto se incorpora al hito de otra empresa, Caleras San Juan, que incorporó el tercer sistema de este tipo hace menos de un mes, que produce 120.000 toneladas anuales. Así, aseguró el presidente de la Cámara de Caleros, Raúl Cabanay, la provincia puede cubrir la demanda actual y además tiene un resto para cuando se sumen más requerimientos. Esto indica que están preparados para una expansión del litio y el cobre nacional, además de las exportaciones a Chile, que también están en alza.

Las dos inversiones de privados, que en total suman unos U$S 40 millones, están muy vinculadas a las expectativas que tiene el sector calero de incorporar más compradores. Es que este insumo tiene, desde hace algunos años, un nuevo gran comprador en la producción de litio del NOA, que requiere cales de gran calidad.

A esto se suma que Chile demanda cada vez más cales para su industria del cobre, metal que acumula alzas en el precio y la demanda internacional por la transición energética. El país vecino también desarrolló su sector del Triángulo del Litio y las cales sanjuaninas son de las de mejor calidad, lo que las hace muy atractivas. Otro objetivo que tienen en vista los caleros son los proyectos de cobre del país. En este caso, para producir cada tonelada del metal conductor, son necesarias 3 toneladas de cal. Por eso las dos empresas tienen un plan de expansión para el que están invirtiendo hace algunos años.

El último anuncio fue el de Calidra, que comunicó que ya terminó su quinto horno Maerz. Este tipo de tecnología permite obtener un producto de mayor pureza a través de un sistema con menos consumo de combustible. Funcionan a gas y una de las ventajas de la tecnología es que parte de la energía que utilizó en el proceso de horneado anterior, se usa en el siguiente. Son más eficientes y tienen una huella de carbono menor.

El horno de Calidra es el más grande de Sudamérica. Tiene capacidad para producir 219.000 toneladas de cobre por año, alrededor de 600 por día. Es el quinto de este tipo que instala la compañía, que en la actualidad ya supera la capacidad instalada de 920.000 toneladas anuales. El valor de esta inversión sería de alrededor de 25 millones de dólares.

En el caso de Calera San Juan, la empresa encendió el pasado 28 de mayo su tercer horno importado, que costó 15 millones de dólares. El proyecto para incorporar esta tecnología empezó en 2019 y el objetivo final es tener cuatro funcionando en simultáneo. Para esto ya están construyendo uno más y hasta anunciaron que plantearán hacer un gasoducto para tener la provisión de gas necesaria.

Raúl Cabanay, quien además es vicepresidente de la Cámara Minera de San Juan, aseguró que las inversiones tienen el mismo destino el mediano y largo plazo: estar listos para cuando haya un incremento en la demanda. “Por el momento, los hornos pueden estar funcionando a mitad de su capacidad, pero hoy San Juan ya está preparado para el futuro”, aseguró. Además, la incorporación de la tecnología también permite reemplazar otras formas de producción.

En la actualidad el sector calero está generando alrededor de 1.300.000 toneladas anuales de cal, que se venden a distintas industrias. Para exportación, destinan cerca de 500.000 toneladas cada año, el resto es para mercado interno. Pero para la producción minera de litio y cobre, es necesario ofrecer producción de muy alta pureza. Por eso, las grandes industrias incorporan hornos de este tipo: en parte les permite aumentar su tonelaje, pero también irán de a poco apagando hornos criollos y otros sistemas, para ofrecer solo la producción que tiene el nivel necesario para exportar o vender a la industria.
Inversión
40 millones de dólares costaron ambos hornos, que son de origen europeo y antes de instalarse requieren de una obra civil en la zona donde funcionarán.

Gasoducto para el Sur
Además de ser las encargadas de ampliar la capacidad productiva de cal, tanto Calidra como Calera San Juan trabajan juntas en un proyecto para aportar fondos para un gasoducto en Sarmiento, que luego quedaría como infraestructura para la zona.

Personal
180 a 200 personas trabajan en el proceso para construir la base y luego montar cada uno de los hornos. La operación es en gran medida digital y más segura que un horno tradicional.

Fuente: Diario de Cuyo

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2024. Huella Minera. Derechos Reservados.

mega888