Vidal: “La Argentina debe seguir desarrollando la industria petrolera”

El titular del Sindicato del Petróleo y Gas Privado, Claudio Vidal, analizó los pormenores de la paritaria que concluyó el viernes pasado y adelantó que seguirán discutiendo algunos puntos sensibles con las operadoras.

Las empresas petroleras, las cámaras del sector (en particular la CEOPE) y las empresas de servicios ingresaron a la negociación paritaria con la premisa de que en la Cuenca del Golfo San Jorge era necesario prescindir de 8300 trabajadores, aunque en las reuniones sostenidas en Buenas Aires algunos se animaron a decir que en realidad eran 20.000 puestos de trabajo los que sobraban en la Patagonia.

Después, las Cámaras y empresas bajaron de intensidad y buscaron reducir las jornadas laborales de los trabajadores de torre y otros trabajos especiales. En el medio, algunas operadoras redujeron equipos de producción, lo que generó malestar entre los trabajadores y una merma de la producción de crudo, cercana al 12 por ciento en lo que va del año.

Según la interpretación de los sindicatos, el Gobierno se había corrido de la discusión al considerar que el conflicto petrolero era un asunto “entre privados”. Sin embargo, hace una semana decidió intervenir, al redactar tres resoluciones que daban por concluida la paritaria y abría un procedimiento de discusión sobre nuevas condiciones laborales, tal como habían solicitado las empresas desde el comienzo de la paritaria.

Los sindicatos petroleros de Santa Cruz, Chubut y Tierra del Fuego lograron rechazar las tres resoluciones, a diferencia del gremio de Neuquén, que sí había aceptado las resoluciones de Trabajo.

Finalmente, el viernes por la tarde las partes -sindicatos y empresas- llegaron a un acuerdo paritario (Ver Recuadro). La única Cámara que no firmó fue la CEOPE.

En un reportaje con TiempoSur, el titular del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz, Claudio Vidal, analizó los resultados de la paritaria, la visión del Gobierno nacional sobre la industria y los desafíos por venir.

“La verdad es que fue una negociación paritaria más que complicada. Hubo una pelea muy fuerte con las empresas, por grandes diferencias, estábamos muy disconformes con las resoluciones que le hicieron firman al Ministerio. Pero por suerte conseguimos una recomposición salarial del 30 por ciento para todos los trabajadores del sector y no como había dictaminado el Ministerio, cuyo aumento era solamente para un grupo de trabajadores, donde quedaban afuera 1400 trabajadores. Ahora el aumento es para todos, aunque todavía queda mucho por discutir. El otro día (Jorge) Triaca nos decía que no hubo mala intención de ellos en firmar las resoluciones. Nosotros decimos que hubo una mala influencia de las Cámaras. Desde el Gobierno nos escucharon y llegamos a un buen puerto”, sostuvo Vidal.

¿No cree que fue parte de la estrategia que viene desarrollando el Gobierno en distintas áreas?

-Las empresas ejercieron su influencia y mandaron al Ministerio informes incorrectos con intención maliciosa. Las compañías del sector operan de esta manera, mandaron informes que no correspondían y en base a eso se armaron las tres resoluciones.

¿Las operadoras siguen con la intención de modificar el régimen laboral, a partir de la reducción de horas?

-Sí, pero de eso no firmamos nada. No será la primera vez que discutamos algo así, no le tenemos miedo al debate pero no podemos aceptar una reducción abrupta de los salarios en base a una menor cantidad de horas trabajadas. Quizás tengamos que acceder a algunas cuestiones para que no haya despidos pero de ninguna manera a costa de las conquistas de los trabajadores del sector.

Al día siguiente de que se informara sobre la existencia de las tres resoluciones impuestas por la cartera laboral, el primer gremio en aceptar las condiciones fue el que conduce el neuquino Guillermo Pereyra, también senador de la Nación. ¿A qué intereses cree que responde Pereyra?

-No fue solamente él quien aceptó esas condiciones. Creo que sería un error criticar su accionar, ya que no es lo mismo la realidad de Neuquén que la de Santa Cruz. Nosotros tenemos la mitad de trabajadores que ellos pero con grandes problemáticas. En Santa Cruz el costo de vida es más elevado, en las provincias del norte de la Patagonia el costo de vida es inferior, por eso con una recomposición salarial menor les alcanza para vivir bien. Nosotros siempre estamos condenados a dar una pelea mayor, ya que pagamos más por la canasta de alimentos, alquiler y otros bienes.

La pregunta es por qué cree que el Sindicato de Petroleros de Neuquén aceptó la unilateralidad del Ministerio de Trabajo, teniendo en cuenta además que esas resoluciones fueron difundidas el domingo por la noche, cuando aún no había terminado el partido de Argentina.

-El domingo estábamos en un plenario con la Comisión Directiva, gremial y colaboradores. Sucedió que nos encontramos con las resoluciones notificadas a través de medios digitales, ni siquiera de manera oficial. Quizás no fue lo correcto acatarla ni que hayan sido difundidas un domingo. En otras épocas lo hubieran verificado con los gremios pero logramos modificarlo con este nuevo acuerdo que es extensivo para todos los trabajadores de la industria. Para lograr el bienestar general de las provincias patagónicas se necesita la actividad petrolera, que paga regalías y eso llega en forma de salario a los estatales de la provincia, a los municipales, a los docentes. Nuestra tarea beneficia a todos. Nuestros salarios quedan en los quioscos, en los comercios, en los materiales que se adquieren para construir una vivienda.

Ya que habló de industria, ¿cuál cree que es el rumbo de este gobierno?

-Voy a hablar como argentino y trabajador. Necesitamos que la Argentina siga desarrollando la industria petrolera, ya que el país presenta una gran demanda de energía para consumo interno. Creo que si se acomodan algunas cosas, vamos a estar en condiciones de generar más energía. Quiero creer que no es más que una excusa que el aumento de las naftas es sólo para pagar salarios, sino que también hay planes de inversión detrás. Por un lado, el Estado nacional sigue sosteniendo la actividad con un precio sostén pero por el otro no controla a las empresas y les permite que traigan crudo desde afuera. El Estado provincial tampoco controla las inversiones en algunos yacimientos.

Desde el punto de vista político, ¿cómo evalúa los movimientos de Juan José Aranguren, ministro de Energía?

Sinceramente, ha cometido algunos errores en sus decisiones y los va corrigiendo sobre la marcha (N.d.R.: el propio Aranguren reconoció este “aprendizaje” sobre la marcha durante su último paso por la Cámara de Senadores). Yo asumí hace tres años y al principio también cometí errores. Hay que darles tiempo. Si nos metemos en una pelea política, nadie saldrá beneficiado.

En algún momento de la negociación paritaria los funcionarios del Gobierno nacional indicaron que había que dejar de “subsidiar” el trabajo de los petroleros. ¿Cómo han sido estos primeros seis meses para los empleados del sector?

-Es más que obvio que este proceso inflacionario afectó el poder adquisitivo de todos los trabajadores. Por eso nosotros dimos un claro ejemplo de lucha. A todos nos cuesta más ir al supermercado, al quiosco o alquilar una vivienda. Nos cuesta más sobrevivir. Es una situación difícil y compleja. Pero tenemos que seguir para adelante.

Luego de este acuerdo, ¿cómo seguirán las negociaciones?

-Vienen peleas importantes. Ya hemos  denunciado públicamente que si la CEOPE (Cámara Empresarial de Operaciones Especiales) o alguna de sus empresas no quieren reconocer este acuerdo salarial, vamos a frenarle todas las empresas. La CEOPE tiene que trabajar seriamente y respetar lo acordado en el Ministerio. Nuestra gran pelea comenzó cuando esta Cámara quiso imponernos los procedimientos de crisis, despedir trabajadores, reducir los salarios de los compañeros. Hoy están avisados. El que avisa no es traidor. Van a tener que cumplir con el acuerdo paritario.

Claves

*La recomposición salarial fue del 30 por ciento para todos los trabajadores del sector

*La medida incluye a los trabajadores de la Patagonia, Cuyo y Norte del País

*Además, como retroactivo cobrarán 20.000 pesos divididos en dos cuotas.

*El acuerdo incluye el compromiso de las partes de “minimizar” el impacto de la crisis en el sector.

*En este contexto, las partes mantendrán canales de diálogo para seguir sosteniendo la producción de crudo y gas.

*Según Vidal, la Argentina debe seguir apostando por la industria petrolera, ya que los recursos que se producen se vuelcan al mercado interno.

*En este contexto, sostuvo que las autoridades nacionales deben bregar para que las empresas cumplan con un plan de inversiones.

Producción patagónica

*Si se toma la producción acumulada de Chubut para el período enero-marzo (2.240.084 metros cúbicos de crudo), la baja en relación al mismo período del año pasado fue del 1,8 por ciento (2.282.603).

*En el caso de la Tierra del Fuego, el descenso fue mayor, de un 10 por ciento. Entre enero y marzo de este año se produjo 101.431 metros cúbicos, mientras que en el mismo período del año pasado fueron 113.199 metros cúbicos.

*En el caso de Santa Cruz, en el trimestre analizado la producción tuvo una ínfima suba del 0,01 por ciento. Sin embargo, la información consolidada hasta mayo indica que en los primeros cinco meses del año, la producción de crudo en la provincia cayó un 12 por ciento.

Negativa

La única negativa al acuerdo paritario provino de la Cámara Empresarial de Operaciones Especiales (CEOPE). Desde esta organización habían impulsado el plan de reducir de 12 a 8 horas la jornada laboral de los trabajadores de torre. En Santa Cruz, tal decisión podía afectar a 1200 trabajadores, aproximadamente. En las resoluciones que había firmado de manera unilateral el Ministerio de Trabajo, las empresas nucleadas en esta Cámara quedan afuera del acuerdo. Por eso Vidal sostuvo en el reportaje que se publica en estas mismas páginas que ahora el acuerdo “alcanza a todos los trabajadores”.

La CEOPE se retiró de la reunión del viernes pasado antes de que concluyera el encuentro. No es la primera vez que sucede así. Quien sí firmó fue la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH), que en la práctica son las organizaciones que cubren las paritarias de los trabajadores. La advertencia hacia la CEOPE no corrió solamente por cuenta de Vidal, sino que el titular del gremio de Petroleros Privados de Chubut, Jorge Avila, también manifestó sus críticas hacia la actitud de la Cámara. “Si no se pagan los días caídos, que también son parte del acuerdo, la empresa se paraliza y si la CEOPE insiste con desconocer lo acordado, también se parará y algunas empresas de ellos tendrán que armar las valijas para irse a su casa”, sostuvo Avila luego del encuentro del viernes. Al retirarse, la CEOPE sostuvo que solamente reconocerán lo acordado con el Gobierno.

 

TiempoSur

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2023. Huella Minera. Derechos Reservados.