Usina Río Turbio nuevamente detenida y con reclamo de sus trabajadores

 

La Usina Térmica de Río Turbio, una de las grandes promesas energéticas del ex ministro de Planificación Julio De Vido, vuelve a ser foco de un conflicto. El personal de la UOCRA a quienes les adeudan cinco quincenas y el aguinaldo, decidió tomar desde ayer la planta que estuvo poco tiempo en obra por el mismo problema financiero y las deudas constantes con los trabajadores por parte de la firma española Isolux, que a su vez reclama al Gobierno nacional el pago correspondientes a las certificaciones de obra.

Con un 93% de avance de la obra civil, la mega obra que deberá generar 240 Mw no logra retomar su ritmo de actividad. Sólo se concluyó la primera caldera que funcionó unos pocos meses y el 30 de noviembre de 2015 a raíz de la falta de carbón, tuvo que apagarse. Durante los meses siguientes no logró reactivarse la obra que incluye la terminación de la segunda turbina y una instalación del sistema dual de gas. Rodeada de reclamos por la falta de pago de salarios, quincenas y aguinaldos, la empresa constructora Isolux Corsán, tuvo que despedir cerca de 1.000 trabajadores, quedándose para esta etapa final de obra con 200.

La UOCRA reclama el pago de cinco quincenas más el aguinaldo. Según pudo saber Clarín a la fecha la empresa reclama $ 300 millones  en concepto de certificación de obra,  fuentes oficiales señalaron a Clarín que no se entró en mora aún «porque no se excedió el mes desde que se presentó el certificado». El objetivo es pagar las correspondientes certificaciones para que se retome la obra.

Antes de dejar el ministerio de Planificación, De Vido dejó una deuda por encima de los $ 700 millones que se fue saldando después de diciembre, aunque restan aún $ 100 millones por pagar. La obra había logrado retomarse hace unos meses, pero con la acumulación de quincenas adeudadas a 241 jornaleros y los salarios de los 89 trabajadores de planta, los conflictos volvieron a la Cuenca Carbonífera.

En este complejo escenario, la UOCRA decidió que hasta que no se abone todo el dinero adeuda, no permitirán el acceso a la Usina paralizando el trabajo que se concentra en la segunda caldera básicamente y la provisión de energía para Yacimiento Carbonífero Río Turbio (YCRT), para la extracción de carbón.

La obra quedó bajo la órbita del ministerio de Energía que dirige Juan José Aranguren, y es el área que deberá decidir si la Usina Térmica se finalizará para funcionar 100% a carbón como se planificó originalmente cuando licitó por 700 millones de dólares, o si finalmente realizarán la instalación de un sistema dual incorporando una red de gas para el encendido de las turbinas y casos de emergencia.

De adoptar esta última propuesta, restaría por delante una erogación de $ 3.950 millones. Sino, con las dos calderas funcionando únicamente a carbón exigiendo que YCRT produzca 112.320 toneladas mensuales para alimentar la Usina, quedarían pendientes $ 1.000 millones para concluir la puesta en marcha de la termoeléctrica.

El Gobierno analiza el plan de negocios de la Usina para determinar el «camino más viable económicamente», además se analizan los costos, los fondos ya aplicados a la obra y también la proyección de carbón que se requerirá. Aún no se decidió si se adoptará el sistema dual que exigirá la construcción de un gasoducto.

Julio De Vido está denunciado por presunta malversación de $ 21.600 millones, fondos que el Estado destinó a la mina de YCRT los últimos doce años y que según una revisión de la actual gestión, «nada se destinó al mejoramiento y modernización de YCRT», como se resalta en la denuncia penal.

Clarín

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2023. Huella Minera. Derechos Reservados.