Las contratistas de Casposo podrían echar hasta 80 trabajadores


 

Según el presidente de la Cámara de Servicios Mineros de Calingasta, la situación se veía venir pero contaban con la llegada de nuevas inversiones, algo que quedó en el freezer tras la crisis a nivel nacional y la vuelta de las retenciones. Ahora, peligran aun más puestos de trabajo.

La mina de oro calingastina Casposo anunció su cierre y todo el departamento cordillerano quedó convulsionado por la noticia. Es que lo primero que calcularon fue que las 200 personas que trabajan en la mina quedarían sin trabajo. Con el pasar de los días, también surgió otro número negativo: el de los 80 trabajadores tercerizados que también perderán sus fuentes de trabajo.

El presidente de la Cámara de Servicios Mineros y Afines de Calingasta, Alfredo Amín, confirmó en Radio Sarmiento que tanto él como otros empresarios no podrán mantener su planta de trabajadores una vez se haya terminado por completo el trabajo en la mina. «Hay una calma, o una expectativa, a la espera de que nuestros obreros puedan ser ocupados en otro lado», explicó.

A pesar de esto, los privados ya pusieron el grito en el cielo porque la empresa a cargo de Casposo no ha regularizado todavía los pagos a los integrantes de la cámara. «Tenemos prestadores con tres o cuatro meses de demora en el pago por parte de la empresa y otros que más. Nos llegaron versiones de que van a usar recursos de una mina chilena y con esto se sentarán a negociar con nosotros», aseguró.

Si bien la actualidad es complicada, no llegó como una sorpresa a los empresarios calingastinos. «Teníamos claro que la mina venía agotando sus recursos», afirmó Amín. Es que desde hace tiempo el emprendimiento cordillerano obtenía cada vez concentraciones más bajas de oro de la roca y esto, sumado a los costos nuevos de las retenciones a la exportación, dejó los números del emprendimiento en rojo.

El contexto nacional, que no ayuda para nada al sector de minería metalífera, también significó un duro golpe para el futuro del sector minero calingastino. Es que si bien en el departamento hay varios proyectos en vista, desde hace tiempo que no hay exploraciones ni empresas que se ofrezcan a trabajar en yacimientos como es Azules, un proyecto que hasta agosto de 2018 tenía una exploración avanzada pero que en la actualidad está frenado. «Ahora tenemos al menos 5 años sin proyectos nuevos», adelantó Amín.

Este parate presenta un duro panorama para el sector en Calingasta, que tras los 9 años de trabajo de Casposo tiene todo un sector preparado para intervenir en proyectos mineros de mediana y gran escala. «El problema más grave es el efecto cascada que se produce en una localidad cuando se pierde un trabajo, más uno bien pago como son los de minería. Es una cadena de valor que se pierde», aseguró el empresario.

Ahora, la esperanza está puesta en los esfuerzos que el Gobierno provincial aseguró que hará para reubicar a los trabajadores mineros en los proyectos del Dique El Tambolar y la planta solar calingastina. Incluso, la Cámara de Servicios Mineros Calingastina ya se reunió con el intendente y prevén que en los próximos días tendrán un nuevo encuentro con funcionarios de Minería y con el gobernador Sergio Uñac para analizar las opciones para las 280 familias que quedarían sin un ingreso muy importante.

Tiempo de San Juan

 

 

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com