Compañías de litio siguen adelante pese a contracción de precios


El precio del litio, después de alcanzar su máximo nivel a principios de 2018, se desplomó por debajo de los US$10.000/t como consecuencia de las tensiones comerciales a nivel mundial y la reducción de los subsidios a los vehículos eléctricos en China, factores que han convertido 2019 en un año difícil para algunas empresas.

“Los precios más bajos del litio han diezmado los valores de las acciones de casi cualquier productor, desarrollador o explorador de litio. Probablemente existen demasiadas compañías de litio en la actualidad y creo que este número disminuirá en los próximos meses», dijo a BNamericas Chris Berry, estratega en metales energéticos de la consultora House Mountain Partners, con sede en Nueva York.

SQM, el segundo mayor productor de litio del mundo, informó recientemente una caída interanual de 47,5% en las ganancias netas del 2T19, a US$70mn, frente a los US$134mn del 2T18; sin embargo, la empresa chilena no fue la única compañía afectada.

«Hemos visto crecer la oferta de litio más que la demanda en los últimos trimestres, ejerciendo presión sobre los precios», dijo el gerente general de SQM, Ricardo Ramos, en un comunicado.

Después del anuncio de resultados de SQM, sus acciones en la bolsa de Santiago cayeron 6,6%, mientras que los papeles de la rival Albemarle lo hicieron en 4,4% en la bolsa de Nueva York.

La ganancia neta de la firma australiana Orocobre bajó a US$24,8mn para el año fiscal finalizado el 30 de junio, en comparación con los US$25,7mn obtenidos en el mismo período del ejercicio 2018.

Aun cuando los precios siguen cayendo, la demanda de electromovilidad y energías renovables está aumentando, y en Sudamérica hay varios proyectos de litio que avanzan en las etapas de construcción y producción.

“La demanda de litio debería ser de aproximadamente 1 millón de toneladas para 2025-2026, por sobre las 300.000t de este momento. Ningún otro commodity está creciendo a este ritmo y todavía se necesita un gran capital”, dijo Berry.

Este año Orocobre y Toyota Tsusho han gastado US$40mn de unos US$285mn en la expansión fase 2 en el salar de Olaroz, en la provincia argentina de Jujuy, mientras que Lithium Americas y Ganfeng Lithium han inyectado US$163mn en la construcción de Cauchari-Olaroz, en la misma provincia.

En Chile, SQM anunció una inversión de US$360mn para aumentar la producción anual a 120.000t durante el segundo semestre de 2021 y a 160.000t para fines de 2023.

A principios de este año, el directorio de Albemarle aprobó US$100mn adicionales para la planta del salar de Atacama en Chile que permita usar nueva tecnología para aumentar la producción de litio sin incrementar el nivel de extracción de salmueras, pero este mes el directorio optó por reducir la inversión prevista para el país durante los próximos cinco años y retrasar los planes tendientes a aumentar la producción anual en 125.000t.

Mientras tanto, el Gobierno boliviano contempla sacar provecho de su potencial en litio, por lo que planea otorgar US$2.000mn a las industrias minero-metalúrgicas para 2020.

Según Berry, el litio tiene un futuro brillante, y su mercado podría ser testigo de más fusiones y adquisiciones a medida que se consolida, pero se avecinan tiempos difíciles mientras no se recuperen los precios.

“Si bien Bolivia todavía es considerado un lugar peligroso para invertir, Chile y Argentina continuarán siendo líderes mundiales en la producción de litio debido a sus perfiles de bajos costos y tecnologías de procesamiento comprobadas. Los sectores público y privado deben trabajar juntos en estos países para garantizar el éxito de todos los participantes”, agregó Berry.

BNamericas

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com