mega888 mega888 Río Turbio, una ciudad casi fantasma, entre la euforia y el desgaste - Huella Minera

Río Turbio, una ciudad casi fantasma, entre la euforia y el desgaste

Por muchos años la plazoleta central de Río Turbio (Santa Cruz) estuvo dedicada a albergar una oficina de Turismo. En su interior abundaban los folletos invitando a recorrer la provincia y en especial las minas y el Museo Minero, como parte de un singular tour grabado en carbón. Justo al lado, un baldío sin utilidad precisa hacía las veces de parque de entretenimiento para chicos.

Hoy ambos espacios han desaparecido. En su lugar funcionan dos estacionamientos donde abundan las camionetas 4×4 y los automóviles modelo 2015/2016. Brillantes, atractivos, recién sacados de las concesionarias de Río Gallegos.

Ni siquiera en la década de los 70 y principios de los 80, en los mejores momentos de explotación de las minas que rodean la localidad, se observó este desfile de coches de lujo. Río Turbio es una localidad en donde las casas valen menos que los autos que descansan en sus garajes.

La mayoría de los que llegan a esta geografía desolada lo hace arriba de un colectivo soñando con que más temprano que tarde se marcharán a sus provincias en un Honda Civic o una Toyota Hilux. Lo de la galería del automóvil es un fenómeno con unos 10 a 12 años de existencia, los años que el kirchnerismo gobernó en el país y dejó su huella subsidiaria en la zona.

Los sueldos que hicieron posible este milagro capitalista en una aldea del fin del mundo comenzaron a germinar con el anuncio de la construcción del proyecto de la Mega Usina.

Siempre se ha dicho que Néstor Kirchner quiso consolar a los rioturbienses de la tragedia que se llevó las vidas de 14 mineros el 14 de junio de 2004 con una noticia espectacular: la construcción de una fuente de energía que funcionaría únicamente a carbón y que iba a cambiar la matriz energética del país.

Lo cierto es que el anuncio de inversión, estimado entonces en 300 millones de pesos, ocurrió antes que el brutal incendio en una galería que acabó con la vida de los mineros. Los números posteriores retrucaron hasta los pronósticos más osados de Kirchner. Hay estimaciones que indican que el gasto parcial en el proyecto todavía inconcluso supera los 3.000 millones. Para tener un idea de cómo cambiaron las cosas: entre 1971 y 1982 se vivió la época más productiva en la mina que en 1979 superó el millón de toneladas anuales. YCF tenía contratados a unos 5.000 operarios, de los cuales alrededor de 2.000 eran de origen chileno. El sueldo minero era considerado en toda la región como una entrada más que digna para familias de escasos recursos. La peligrosidad del empleo no estaba en discusión. Entre 1970 y 2004 se cuentan cerca de 50 muertes en las galerías subterráneas. El pago, dependiendo del cargo y las obras extras, oscilaba entre 800 y los 1000 dólares actuales. La era de la usina termoeléctrica trajo al pueblo salarios iniciales que superaron los 30.000 pesos por mes. Un soldador llegó a obtener 40.000 pesos. Un capataz, unos 50.000.

Entre 1970 y 1982 Río Turbio aspiró a convertirse en algo más que una villa minera. Aunque no existen registros oficiales, se estima que la población alcanzó en los 80 un pico de 20 mil pobladores. Por estos días, sumando la localidad de 28 de noviembre, superaría los 30 mil. En esos años, la empresa tuvo que construir edificios de departamentos donde concentró a miles de obreros. La estructura industrial, despojada y gris, albergaba monoambientes. Largos y oscuros pasillos conducían hacia la cocina y los baños compartidos.

Antes de la llegada de Carlos Menem al poder y de la gestión privada de Sergio Taselli -entre 1994 y 2002, cuando YCF pasó a ser YCRT-, a quien se lo ha señalado como el autor del vaciamiento de la empresa y, por esto mismo, responsable de las muertes de los 14 mineros que trabajaban con paupérrimas condiciones de seguridad, la mina de Río Turbio iniciaba su declive. La privatización fue su tiro de gracia. Por primera vez su sentido estrictamente productivo fue puesto en jaque.

¿Con qué objetivo producía si no para mantener vivo a Río Turbio? Fue la pregunta política y económica de aquel tiempo que, años más tarde, Kirchner intentó responder con el proyecto de la usina. De los 5000 empleados quedaron 750. Los sueldos perdieron volumen y atracción. Entre 1994 y el 2000, unas 10 mil personas dejaron la villa. El pasado parece morderse la cola. Los habitantes de Turbio estiman que con la suspensión de los trabajos en la turbina, la migración volverá a ocurrir.

Ya hay señales de que esto podría suceder alimentando así un círculo de euforia y desgaste. Las escuelas primarias y secundarias alertaron que desde noviembre del 2015 se comienza a evidenciar una notoria deserción en los colegios. Son los hijos de los casi 1000 empleados despedidos desde esa fecha hasta hoy. Sumando a ellos y sus familias se sospecha que entre 3000 y 4000 personas han partido en los últimos cuatro meses.

En febrero de 2016, el gobierno de Mauricio Macri congeló las actividades de la empresa Isilux Corsán para someter su desempeño a una auditoría de 100 días en la que se evaluará la calidad y las formas administrativas de una gerencia que ya venía siendo cuestionada hace un par de años. En la estructura de la usina quedaron 150 personas. La usina, según se asegura en el pueblo, lleva un retraso de tres años en su construcción total dispuesta en dos módulos. Ahora corre el riesgo de convertirse en una pirámide. “Mucha gente siente que la usina jamás se va a terminar. Que este proyecto no va a ser. La usina le había dado un motivo a la mina de Turbio y al Turbio mismo y ahora toda esa expectativa se perdió”, dice Federico Galván, operario de YCRT de 35 años de edad.  Hasta diciembre de 2015 el alquiler de una pieza costaba en Turbio 6500 pesos. Una casa pequeña de una habitación, entre 10.000 y 11.000 pesos.

Durante más de una década todo precio inmobiliario, alimenticio o de servicios tuvo su correlato en los ingresos de los empleados de la usina. Un remisero podía ganar 30.000 pesos por mes. Sin embargo, en Río Turbio era un secreto a voces que la usina finalmente no iba a revitalizar a la mina. El proyecto estaba en marcha, la ex presidenta Cristina Fernández lo promocionaba dándole minutos extra, pero la realidad demostraba que la estructura minera se había quedado clavada en el tiempo.

El parque de camiones no fue renovado, los talleres mecánicos dejaron de recibir repuestos, el sistema de seguridad no fue profundamente mejorado a pesar de la tragedia de 2004, los edificios administrativos y los dormitorios del personal pedían a gritos su mantenimiento. “El plano maestro de la mina incluía desde el principio una red de gas, el carbón era una pantalla”, le dijo a Clarín un ex empleado, con llegada a la gerencia, que asegura haber visto los diseños originales en la casa de un directivo.

La usina funcionaba como un tesoro al final del arco iris. Los viejos mineros se preguntaban cómo iba a hacer aquella estructura de museo para producir el 1.5 millón de toneladas de carbón anual que requería el proyecto. “Nosotros no podemos bajar los brazos. Por eso estamos evaluando cuánto podría producir de máxima la mina en caso de ser necesario. Algunos dicen 400 mil toneladas, otros 600 mil. Lo otro que estamos haciendo es mantenimientos en las galerías y mejoras en la seguridad”, explica Ricardo Bordón, antiguo trabajador de YCF. Bordón cree que el éxodo es inevitable mientras la mina y la usina estén paradas. “Sin un proyecto no hay nada”, reflexiona.

En el presente, la empresa carbonífera tiene 3300 empleados. Pero en un alto porcentaje permanecen en espera. A 3000 kilómetros de allí se decide su destino. Como fantasmas, como personajes dignos de Shakespeare, caminan por las galerías, rondan los pasillos de los talleres y los edificios. Ya no se escucha el chirrido metálico de los vagones que viajan al centro de la tierra. El taladro se ha apagado. ¿Para siempre? Nadie lo sabe por estos rumbos.

Clarín

 

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2024. Huella Minera. Derechos Reservados.

mega888