Comunidades fuertes, con herramientas para crecer


El Grupo Orocobre hace más de diez años que tiene como meta el acompañar y ayudar a que las comunidades cercanas a sus proyectos mineros se vean beneficiadas a través de la “creación de valor”. Un valor que no solo representa el crecimiento económico para estas comunidades de Jujuy  y Salta, sino que además les brinda herramientas para desarrollar negocios y emprendimientos que sean rentables en torno a las operaciones de la mina o fuera de ella.

La visión de “Valor Compartido”, tal como la resalta Silvia Rodríguez, Gerente del área en el Grupo Orocobre, se diferencia de la clásica y tradicional visión de “Responsabilidad Social”, ya que se trabaja sobre el concepto de crear valor para satisfacer las necesidades de las comunidades, pero con la finalidad de que puedan crecer y tengan un buen vivir, tomando como experiencia u oportunidad el hecho de que la empresa minera esté en la zona.  Con el empujón de la compañía, las comunidades se nutren de herramientas que luego le permiten generar sus propios negocios y de esta manera ser visionarios, considerando que la minería tiene una vida productiva que se acabará en algún momento.

“Nuestro objetivo es que a la par del crecimiento de la empresa, también crezcan las comunidades”, sostiene Silvia. Es en este marco que  han implementado diferentes programas tanto internos como externos para que ese valor fuera creado de manera tangible y prospere en el trascurso del tiempo.

Desde el Grupo Orocobre analizan detenidamente como desarrollar los nuevos negocios inclusivos para que los emprendedores se conviertan en empresas proveedoras de la mina, pero también tengan la capacidad de reconvertirse a medida que la empresa vaya cambiando. Uno de los ejemplos que pueden mencionarse es el desarrollo de una empresa de transporte, que fue surgiendo desde el momento de la construcción de Sales de Jujuy. La empresa evidenció lo importante que sería trasladar al personal de las comunidades aledañas de pueblos originarios hacia el proyecto y para esto no recurrieron a la búsqueda de transporte externo, sino que le dieron la oportunidad a personas de la comunidad que crearan su propia empresa y puedan brindar este servicio de manera directa.

“Si bien la etapa de construcción duró más de dos años y concluyó, nosotros nos sentimos responsables en esta creación de valor y no podemos dejar que las empresas que nacieron con una finalidad para el proyecto se acaben. Es en este momento donde tuvimos que redefinir la empresa para que no desaparezca. Considerando hacia donde iba la producción del carbonato de litio y que este material tiene que ser trasladado, hemos redefinido el transporte original de empleados en un medio de transporte internacional, constituido por miembros de comunidades aborígenes, dando lugar al “Transporte Internacional de Comunidad Aborigen”, quienes actualmente realizan el traslado del carbonato de litio hacia la zona de comercialización”, sostiene Silvia Rodríguez.

Mujeres emprendedoras

Dentro de los negocios inclusivos, otro de los casos de éxito en los que acompañó el Grupo Orocobre se encuentra el Servicio de Lavandería que fue desarrollado y conformado por mujeres de la comunidad. En vista de que los hombres comenzaron a tener trabajo durante la etapa de construcción y luego fueron incorporándose a la compañía o a empresas contratistas, desde la Gerencia de Valor Compartido vieron que podían incorporar y trabajar con un sector de la población a través de la generación de emprendimientos productivos. A tal punto que un grupo de mujeres fueron creciendo y aprendiendo el negocio de Lavanderías y hoy cuentan con su propio estímulo económico.

Además también se han impulsado emprendimientos relacionados con la hotelería, creando hospedaje y contribuyendo al desarrollo de nuevos circuitos turísticos.

Educación y salud

Uno de los vértices fundamentales al trabajar con comunidades y en este programa de “generar valor” se encuentra el Gobierno, ya que debe acompañar al trabajo que las empresas privadas realizan, facilitando y dando herramientas para que estos proyectos puedan llevarse a cabo.

En este sentido, Silvia nos comenta que en muchos casos han tenido que caminar en algunas situaciones donde la empresa tomó decisiones directamente, pero que en temas como Educación y Salud, que son responsabilidad neta de los Gobiernos, es indispensable el acompañamiento mutuo.

“En muchos casos fuimos facilitadores de acercar una necesidad  y darles respuestas a esas necesidades, involucrando a organismos o sectores propios del Gobierno. Es el caso de nuestro programa de salud, hemos creado junto con una Fundación, un programa de prevención en el cual han participado los Hospitales locales de Susques en Jujuy y de San Antonio de los Cobres en Salta”.

En Jujuy, por ejemplo, este programa de prevención en salud tiene como finalidad llevar  un servicio o atención médica de ciertas necesidades en odontología, ginecología o cardiología, acompañando proyectos que se implementan desde el Gobierno, como ser la prevención del cáncer de cuello de útero o mamas. Desde el Grupo Orocobre el objetivo es acompañar en este proceso y concientizar a la población de la importancia de los controles médicos periódicos y las consultas al médico.

En el caso de Educación, la empresa minera también actúa como un nexo entre el Ministerio de Educación y las comunidades, ya que a veces es difícil concertar audiencias. En el caso de la comunidad de Olaroz Chico, por ejemplo, se pudo implementar una Escuela Secundaria virtual y para que esto ocurriera, fue fundamental el compromiso de Sales de Jujuy, ya que se necesitaba contar con una estructura adecuada y la mantención de equipos para el funcionamiento del aula, como ser la colocación de internet y la remodelación total del lugar para que esté apto para el estudio.

Actualmente también se está dando inicio a la nueva Escuela Secundaria de Olaroz Chico que cuenta con un acompañamiento muy importante de Sales de Jujuy.

 

internet-escuela-susques

La Escuela de Susques cuenta con Internet

Capacitaciones

Otro de los puntos fundamentales que desarrollan desde el Grupo Orocobre es la capacitación tanto desde el plano interno de la compañía como externo.

Los operadores de la mina, por ejemplo, que son de las mismas comunidades aborígenes, si bien se han capacitado en algún momento en un área específica, luego del ingreso a la empresa siguen siendo capacitados, primero a través de trabajo permanente que realizan, el acompañamiento de sus supervisores, pero también tienen un lugar dentro del proyecto para terminar sus estudios primarios o secundarios.

El Grupo Orocobre ha firmado un convenio con el Ministerio de Educación que le permite contar con una Escuela Secundaria dentro del proyecto minero Sales de Jujuy, con la finalidad de que sus operarios destinen parte de su tiempo libre a poder terminar sus estudios sin tener que salir de la operación. De acuerdo  a lo que nos señala la Gerente de Valor Compartido, el año que viene este programa comenzará a evidenciar sus primeros frutos, ya que se contarán con los primeros egresados.

Asimismo junto con la Universidad Nacional de Jujuy y con distintas Gerencias de la compañía que han sido involucradas se ha ideado un programa de capacitación específica en matemática y química, con la finalidad de que los operadores puedan entender el por qué de la operación minera,  pero desde un sentido académico. Al respecto Rodríguez nos señala que: “Esta capacitación dio muy buenos resultados y fue muy bien aceptada, y por esta razón la hemos implementado hacia afuera, a las comunidades. Hace cuatro meses se dio inicio de este modelo de capacitación a los pobladores de las distintas comunidades, junto con un profesor de la Universidad. Tenemos pensando que los mejores promedios en matemática y química, van a ser considerados para los futuros ingresos de nuestra empresa”.

Empleados de Sales de Jujuy pueden terminar sus estudios en la operación

La recepción de las comunidades

Trabajar con comunidades y el desarrollo de las mismas no es una tarea fácil. Se debe conocer el lugar, su idiosincrasia, se debe tener mucho respecto a sus costumbres y manera de vivir, por lo cual los logros son concebidos como casos de éxito e impulsan a empresas como el Grupo Orocobre a seguir trabajando y cooperando con las comunidades aledañas.

Silvia Rodríguez nos dice que las necesidades y las pretensiones actuales de las comunidades con las que trabajan, son muy distintas a las que tenían hace diez años atrás cuando la empresa recién se acercaba a ellas. En un primer momento se donaban útiles escolares o computadoras, pero hoy la población ya tiene un sustento económico como para poder comprarlos ellos. Es decir que el cambio es evidente, ya que tienen una mejor condición de vida.

“Hoy las necesidades residen en tener acceso a la Educación primaria, secundaria y terciaria en la zona, poder contar con Internet y telefonía, así como cualquier otra herramienta que les permita estar en contacto con el mundo”, enfatiza.

Esta mejor calidad de vida ha posibilitado además que el crecimiento demográfico de las comunidades sea notorio, debido a que la gente comenzó a tener oportunidad laboral en su lugar de original y volvió a radicarse en su comunidad.

Objetivos 2017

Para el próximo año la empresa se pone algunas metas que implican seguir acompañando a las comunidades, como ser el caso de Talleres para emprendedores que hace seis meses que iniciaron el camino  y se dictan en todas las comunidades. Allí se han identificado posibles negocios y debe realizarse vinculaciones con distintas Instituciones del Gobierno para poder acompañarlos con microcréditos y poder hacer realidad los negocios. “Nuestro principal objetivo será trabajar para que estos negocios puedan ser rentables y permitirles a estas familias poder sostenerse”, manifiesta Silvia.

De igual forma tienen contemplado seguir realizando diagnósticos en la parte educativa para acompañar a la población en sus estudios terciarios o universitarios y luego ser tenidos en cuenta para futuros puestos de trabajo.

Otro desafío será trabajar con los productores locales de llama y vicuña, para desarrollar sus negocios, potenciarlos, pero sobre todo conocer las necesidades que tienen.

En el caso de la comunidad de Santa Rosa de los Pastos Grandes en Salta, donde está involucrada la empresa Bórax Argentina, se ha comenzado con un taller de carpintería para la fabricación de muebles a través de la utilización de pallets. “Algo que comenzó como un pasatiempo, hoy se convirtió en un grupo que proyecta llevar su negocio a la comercialización en la región” y no se detiene allí, porque tienen pensado crear un taller de tapicería y sumar otras materias primas típicas de la región para su elaboración.

“Queremos lograr un proyecto productivo que pueda involucrar a distintos productores, hacer realidad el circuito turístico y dar a conocer a la población que se puede hacer minería con turismo y una producción diversificada”, enfatiza Silvia.

Mina Sijes, Bórax Argentina

pallettaller-de-pallets-saltas3

Taller de Pallets en Santa Rosa de Los Pastos Grandes

Olaroz, Sales de Jujuy

Noticias relacionadas

Dejanos un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Todos los derechos reservados a Huella Minera.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com